APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

26 de Febrero de 2014 - Nota vista 2812 veces

Las cualidades del mate

Esta infusión es típica de Argentina y es Entre Ríos la mayor consumidora de yerba mate. El mate se puede beber amargo, con azúcar o con cáscara de limón o naranja. Lo cierto es que esta hierba es muy buena para el cuerpo por que posee dos propiedades:tónico y depurativo. Esto se debe a que tiene una gran capacidad diurética, sumado a la cantidad de agua que se bebe.
A su vez, posee cualidades antioxidantes, pudiendo reducir el colesterol «malo» (o LDL) y promover el aumento del colesterol «bueno» (HDL). El mate induce a las enzimas a trabajar más y a proteger al cuerpo de los ataques cardiovasculares. También aporta altos niveles de xantinas, muy buenas para el bienestar general. En los sitios donde el agua no es potable, el mate sirve como un purificador de bacterias y parásitos, por ejemplo. Favorece la atención y las actividades intelectuales, es antidepresivo, no es adictivo, contiene menos cafeína que el té, el cacao o el mismo café y permite hacer diuresis más rápido, eliminando las toxinas que se acumulan en el cuerpo.
Hay que tener en cuenta que la yerba mate no está indicada en aquellas personas ansiosas, con trastornos del sueño o enfermedades renales agudas. A su vez, un estudio reveló que muchos pacientes que lo bebían padecían problemas en el esófago, debido a la temperatura del agua no al mate en sí. Y hay casos en los que beber mate en ayunas trae como consecuencia acidez estomacal. Si bien todos coinciden en que el «mate tradicional» es amargo y con el agua antes de entrar en ebullición, lo cierto es que hay otras formas de consumir esta infusión: Amargo: como se decía, es la forma más típica de beber el mate y es la elegida en casi todo Argentina. Se lo conoce como «cimarrón» por el caballo que acompañaba al gaucho, principal bebedor de esta infusión. Dulce: los tradicionalistas dicen que no es el verdadero mate. En cada cebada se introduce azúcar, stevia o edulcorante, sobre todo bebido entre mujeres y niños en Buenos Aires. Esta variación tiene mucho que ver con la inmigración, porque españoles e italianos quisieron dar su toque distintivo a la bebida de la región. De leche: en lugar de colocar agua, se le añade leche con azúcar. La leche debe estar tibia. Con hierbas: se les dice popularmente «yuyos» y se le incorporan a la infusión encima o entre la yerba mate para que tenga un sabor diferente o aprovechar las bondades medicinales. Por ejemplo: manzanilla, eucalipto, menta, boldo o tilo. De té: no se coloca yerba, sino un saquito de té. Es popular entre los adolescentes y niños. Se puede usar una taza también.
Tereré: es tradicional de Paraguay y la Mesopotamia Argentina, donde habitaban los guaraníes. En vez de agua, se le coloca zumo (como ser de naranja o pomelo), hierbas (sobre todo menta peperina o cedrón) y hasta rodajas de limón. Se prepara en una jarra y se va volcando en el mate. Mate cocido: es una infusión que viene en saquitos como el té o bien en hebras. Se prepara como un té común, pero tiene gusto a mate. Es común en Argentina y Uruguay.
Para limpiar el organismo bebiendo mate, simplemente debes optar por cualquiera de las «versiones» que propone esta infusión y beberla a diario. Los expertos dicen que si se consume mate por las mañanas aumentan sus cualidades y beneficios para el organismo. Muchos prefieren beber mate como el desayuno, con galletas o pan (o también los bizcochos de grasa) y están los que después de la primera comida que consta de café con leche, medialunas o galletitas, a media mañana toman algunos mates. Si piensas que no tiene rico sabor, puedes probar endulzándolo o aprovechar la alternativa del tereré con zumo durante los días cálidos de verano.
Imposible negar que el mate es la bebida más estimulante y refrescante que cualquier otro jugo de consumo mundial.

(Colaboración,Adolfo Daniel Badaracco)
  • TEMAS DE LA NOTA:

Contenido Relacionado