APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Educación

7 de Febrero de 2014 - Nota vista 787 veces

“ El error lo cometimos porque le facilitamos a mas gente el acceso a la escuela estatal”

Esteban Bullrich justificó así la falta de vacantes para los establecimientos educativos porteños, que tendrán al menos 7000 chicos sin lugar en 2014.
"Más allá que lo reconocí y pido disculpas, obviamente que Mauricio tiene a disposición mi renuncia permanentemente porque él es el que me nombró. Está claro que el error fue dentro de lo que fue la cantidad de inscripciones, por ser la primera vez y que está dentro de lo que se podía esperar de errores. Además de reconocerlo, lo hemos corregido. Entonces por eso entiendo que Mauricio no me pide la renuncia." La frase pertenece al ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, en su raid mediático el día después de admitir que habrá entre 7000 y 9000 chicos que se quedarán sin vacantes en escuelas públicas de la ciudad para este año, tras inscribirse en el sistema online, definido como "un éxito" por el titular de la cartera educativa. En total son más de 12 mil los que aún no tienen vacante, pero unos 5000 –dicen– serán resueltos "a más tardar" el 14 de febrero, según el gobierno porteño, la mayoría por ser de salas de 4, 5, primario y secundario. En esos niveles "van a tener todos vacantes", prometió, a pesar de que la Constitución local obliga a dar lugar a los chicos a partir de los 45 días, sin excepción.

"El error lo cometimos porque le facilitamos el acceso a mucha más gente a la escuela estatal", justificó el funcionario, que se niega a recibir a padres de forma grupal, sólo individualmente. Tal como informó ayer, unos 4000 casos son chicos que obtuvieron en un principio una vacante, y luego se la quitaron para dársela a otro que le correspondía por reglamento escolar, variable que el sistema informático no tuvo en cuenta.

Bullrich comunicó el lunes a los legisladores que resolvió 5000 de los 17.600 chicos que no tenían vacante hace un mes. Sin embargo, gran parte de esos solucionados son en escuelas alejadas o que no fueron elegidas por los padres. La hija de Gisela Cattinari, Manuela, padece cinetosis, "común en muchos chicos: vómitos y mareos al viajar en auto o colectivo", cuenta. La anotó en el preescolar Florentino Ameghino de Av. La Plata y Alberdi, a tres cuadras de donde viven. Tiene otra nena de un año y medio que la lleva a la guardería de su oficina. "Estoy en lista de espera desde un primer momento, nunca recibí un llamado y las escuelas que me proponen me quedan a más de 30 cuadras", graficó.

Según el asesor tutelar ante la Cámara, Gustavo Moreno, el gobierno porteño aún no oficializó las cifras ante el juez Osvaldo Othegy, con todos los casos resueltos, como se había comprometido en acta judicial el 30 de diciembre: "Se les hizo un pedido de intimación." A su vez, 200 casos sobre un total de 320 presentados de la Defensoría General, también siguen sin resolverse.
Bullrich endilgó culpas a los padres que eligieron sólo una opción de escuelas para sus hijos, un 78% del total que no tienen vacantes, aunque el programa informático no establecía un mínimo de escuelas alternativas a señalar, por lo que el que quisiera anotar una sola podía hacerlo. Igualmente hay miles de afectados que propusieron varios establecimientos posibles y que tampoco recibieron resultado positivo. Noelia Díaz anotó a sus mellizos de 3 años en tres escuelas, todas dentro de su radio. "Y no tengo vacante. Hice todos los reclamos por todas las vías y jamás tuve ningún tipo de respuesta", comentó.

Tampoco se solucionaron todos los casos prioritarios por reglamento escolar, que según el ministro tienen ya sus vacantes asignadas: Gloria Fernández es docente, anotó a su hija en la escuela donde trabaja y a pesar de que tiene ingreso directo, no obtuvo vacante. Camila, hija de Lautaro Lemlich, debía cursar en el Lenguitas por tener un hermano en esa primaria, pero le quitaron la vacante el 24 de enero, y hasta ahora no se la retribuyeron.

Bullrich destacó que la informatización de la inscripción fue importante porque se logró sumar "5000 nuevas familias al sistema educativo", y agregó: "Lo más importante es haber logrado algo que pocos países desarrollados lo hicieron y es que niños de 4 y 5 años de la Ciudad de Buenos Aires tengan cobertura en la escuela inicial; países como Dinamarca, Suecia, Italia e Israel no lo lograron". (I: T:A)

Contenido Relacionado