APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Economía

13 de Agosto de 2022 - Nota vista 484 veces

"El año terminaría con 90% de inflación, en el mejor de los casos"

Maximiliano Montenegro aseguró que Sergio Massa se encuentra ante una disyuntiva y busca evitar "que la inflación no se descontrole aun más"

Maximiliano Montenegro analizó el índice de inflación de julio que dio a conocer el Indec, que trepó al 7,4%, y advirtió que es "el dato mensual más alto desde abril de 2002, con la diferencia de que en 2002 venías de la salida de la convertibilidad, donde el dólar saltó de 1 a 4 pesos, una suba del 300%; mientras que acá estás teniendo un salto inflacionario muy importante sin que el tipo de cambio oficial se haya disparado".

Esa línea, señaló que si uno toma los últimos 12 meses, la inflación anual está en el 71%, que es el nivel más alto desde 1990. "Estamos con un registro inflacionario que no se había visto nunca en las últimas tres décadas, que hay que remontarse de manera previa a la convertibilidad para ver estos niveles", recordó.

Sin embargo, el panorama no es alentador. "Este 71% de inflación irá mes tras mes acelerándose. Si en agosto da 6%, vamos a estar con un 77 o 78%; y así mes a mes. Todo indica que aun en el mejor escenario, si se lograra estabilizar la situación cambiaria, que es el tema clave en este momento, el año terminaría en el mejor de los casos con 90% de inflación", anticipó el economista.

Al respecto, consideró que esta situación "pone al Gobierno ante una disyuntiva porque está en escenarios muy complejos". "El ministro Sergio Massa está tratando de estabilizar la inflación en estos niveles, que la situación no se descontrole aún más y que pueda finalizar el año con 90%", afirmó.

Qué disparó la inflación

Maximiliano Montenegro analizó los distintos factores que desencadenaron en una inflación más elevada. El primer elemento es que desde junio, pero más aún en julio con la salida de Martín Guzmán, se acentuó el cierre del pago de importaciones. "El Banco Central se quedó sin dólares y, ante esa situación, viene frenando fuertemente el pago de importaciones al cambio de tipo oficial", indicó.

Para el periodista especializado, eso disparó la brecha cambiaria, otro tema sensible. "Antes de que se vaya Guzmán saltó el dólar a 240 pesos y cuando se fue Guzmán saltó por arriba de los 300 pesos. La falta de dólares oficiales y la brecha disparada generó que empiecen a remarcarse muchos precios de la economía a los dólares libres", sostuvo.

Por otra parte, dijo que a eso se le debe sumar la expansión fiscal y monetaria que venía descontrolada en el primer semestre, que ha generado que el FMI planteara que el gasto público creció 11 puntos por encima de inflación, hecho que hay que ajustar en la segunda parte de este año.

"Además, veníamos con tasas de interés reales negativas. Había muchos pesos dando vuelta y, ante esa situación de consumo elevado, empezó una remarcación que se aceleró", agregó.

Para el economista, el otro elemento clave es la "incertidumbre política". "Hemos tenido tres ministros de Economía en un mes; la salida de Guzmán fue eyectarse del Gobierno, sin plan B; llegó Batakis planteando el ajuste fiscal y monetario que era necesario en el acuerdo con el Fondo pero sin ningún respaldo político; y después tuvo que llegar como tercera instancia Sergio Massa para plantear en las últimas dos semanas el ajuste fiscal, que se supone que tendrá otra espalda política", analizó.

Ajuste

Para Maximiliano Montenegro, Sergio Massa debe encarar medidas de ajuste para evitar males mayores. "No sólo es una quita de subsidios muy fuerte a partir de septiembre para un 30% de los usuarios de luz y gas, que va a repercutir con este nivel inflacionario; sino que también recortes en sectores de la obra pública, transferencias a provincias y topes de gasto para todos los Ministerios", sostuvo.

Por otro lado, indicó que habrá un ajuste monetario. "Hemos tenido una suba muy fuerte en la tasa de interés en los últimos 15 días. La última suba llevó la tasa efectiva anual para un plazo fijo al 96,5%. Eso compite contra el dólar libre. Es una medida de emergencia total para tratar de frenar la corrida cambiaria que todavía sigue en curso", consideró.

En otro orden, señaló que el gran interrogante es cuándo aparecen los dólares. "El Banco Central sigue sin reservas y mientras no aparezcan, vamos a tener precios muy elevados. Es muy difícil desacelerar fuerte la inflación porque van a seguir las remarcaciones de muchos sectores que se van a cubrir respecto de una posible devaluación del tipo de cambio oficial", anticipó. (Ahora)

Contenido Relacionado