APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

25 de Junio de 2022 - Nota vista 259 veces

La paz nos espera, vayamos a su encuentro

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo (Argentina) y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)

La violencia parece no tener fin en el tiempo ni conocer límites geográficos. En ningún lugar del mundo se escapa al riesgo de ver el derecho a la vida vulnerado.

La guerra en Ucrania se sigue extendiendo en un tendal de destrucción y muerte.

El lunes fueron asesinados dos sacerdotes Jesuitas en México, Joaquín y Javier, y un laico llamado Pedro. No fue algo casual sino un proceso sistemático de avance del crimen organizado. En un mensaje que publicamos el viernes desde el CELAM expresamos que “rechazamos y condenamos este infame crimen que enluta e indigna a toda la nación y a la Iglesia católica de nuestro continente, y lo hacemos abrazando y denunciando todas las múltiples expresiones de violencia, abuso y opresión que siguen teniendo lugar en toda nuestra región, las cuales lastiman siempre más a los más vulnerables y quienes caminan con ellos”. En varios países de América Central las pandillas delictivas controlan las calles. Deciden quién vende y quién compra, y a qué precio. Quién vive y quién muere. En otros lugares de la región los padres prostituyen a sus hijas adolescentes por comida.

En la Argentina estamos teniendo niveles crecientes de inseguridad. Ciudades y barrios en los cuales no se puede andar solo por la calle después que empieza a bajar el sol, ni tampoco a la hora de la siesta. El miedo a salir se ha vuelto un sentimiento demasiado frecuente.

Durante el tiempo de confinamiento y encierro debido a la pandemia ha crecido la violencia en el interior de la familia, siendo la amplísima mayoría de las víctimas mujeres y niños.

Un grito tan ensordecedor como contenido clama “¡¡¡queremos la paz!!!”.

“En paz abrazando a los que sufren” se titula el mensaje de la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina, con ocasión del 26 de junio, Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

Uno de los sufrimientos que angustian a cuantiosas familias es la adicción a las drogas. En este mensaje, al que hemos adherido desde el CELAM, nos comparten: “Nuestras acciones son bien concretas ante tanta complejidad: estar ahí, abrazando las vidas rotas con compromiso de amor, andando los pasos que nos llevan a la edificación de comunidades que generan vínculos de confianza y superación, espacios donde es posible vivir mejor y donde nadie queda afuera. Le damos siempre lugar a la esperanza”.

“En este 26 de Junio miremos y escuchemos con ternura a quienes padecen adicciones. Seamos instrumentos de paz y reparación encarnando en gestos concretos la presencia de Jesús ante el sufrimiento que causan las drogas en tantas vidas de nuestro mundo, de nuestro continente, de nuestros países y comunidades barriales”.

El Cardenal Jorge Bergoglio insistía en la actitud necesaria de “recibir la vida como viene”, sin estereotipos ni exclusiones. Se trata de tocar la carne sufriente de Cristo en el pueblo pobre y oprimido. No podemos ser indiferentes.

El viernes se celebró el nacimiento de San Juan Bautista, Patrono de nuestra Arquidiócesis. Pidamos a Dios nos conceda la valentía para denunciar las injusticias, y claridad para mostrar a Jesús como Salvador.

Contenido Relacionado