APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

29 de Mayo de 2022 - Nota vista 725 veces

La Alianza Francesa: Sus comienzos en Concordia

SU FUNDADORA En julio de 1883, en París, un pequeño grupo de hombres inquietos por la educación y la cultura francesa, entre los que estaban Jules Verne, Louis Pasteur y Ernest Renan, decidieron fundar la Alianza Francesa, con la finalidad de enseñar la lengua y, a través de ella, la cultura francesa.

La langue francaise est nôtre «patrie commune», decía Albert Camus, porque ella pertenece a todos los que la hablan, los que la escriben, los que la viven. Hablar francés, también, es una manera de concebir el mundo: es la lengua de la Declaración de los Derechos del Hombre. Desde París se difundió rápidamente hacia los demás continentes.

Así, en Buenos Aires, en 1928, la Alianza tuvo su edificio propio en la Avda. Córdoba, lugar donde permanece actualmente. En Concordia, en noviembre 1932, Madame Suzanne Fuchs Vallon, fundó la primera filial del interior y obtuvo su aprobación desde París el 31 de enero de 1933. Nacida en Creusot, Francia, en septiembre de 1883, estudió allá en un Liceo del que egresó con el título de “institutrice”, o sea, maestra. Llegó a Concordia en 1908, con su marido, George Charles Fuchs. Ella fue preceptora de hijas de varias familias de Concordia. Nacieron aquí sus hijos, un varón y dos niñas. Cuando su esposo decidió participar en la Primera Guerra Mundial, quedó sola a cargo de su familia que ya contaba con los dos hijos mayores, Jorge y Susanne. A su regreso, en 1918 nacería la tercera, Edda.

Aficionada a la aviación, trabó amistad con el Jefe de la Aeropostal, línea en la que trabajaba Saint-Exupéry. Esto facilitó su relación con el escritor, cuando él llegó, en 1929, accidentalmente a un campo de polo muy cercano al palacio San Carlos, donde habitaba en esa época, la familia Fuchs Vallon. El reconocido escritor fue su huésped mientras arreglaban el avión. Amante de la naturaleza, en todas las casas que habitó siempre hubo variedad de animales, y hasta víboras. Sus tres hijos se criaron en ese ambiente natural y agreste.

Fue, además, una persona muy culta y muy relacionada con argentinos y franceses importantes. Era concertista de piano y enseñaba música en su domicilio. Fundó en nuestra ciudad una filial del Instituto Williams, de Bs. As. Por eso, cada año, venían profesores de allá a tomar exámenes a sus alumnos.

Se preocupó especialmente por difundir la lengua francesa en nuestro medio a través de la Alianza Francesa de Concordia. Ella se hizo cargo del alquiler de tres habitaciones que se utilizaban como aulas en el Centro de Comercio, en calle 1°de Mayo 134. Allí, en diferentes horarios, funcionaban el Instituto Williams y la Alianza Francesa, dos entidades culturales que dejaron gran impronta en nuestra ciudad.

Manejando su viejo auto, llegaba también al Colegio Nacional, donde era Profesora de Francés en la década del '50 y desde esa escuela, al terminar, se trasladaba a la Alianza, con algunas alumnas que también estudiaban allí. Llegaba, así, avanzada la tarde, a la sede de 1° de Mayo, para hacerse cargo de sus funciones.

La fiesta de la primera promoción de las alumnas de la Alianza fue ofrecida por Don Alcides Zorraquín, en una quinta. Entre las egresadas: Norah y Marta Zorraquín, Suzanne y Edda Fuchs. El servicio estuvo a cargo de la Confitería del Gas. Varias profesoras colaboraron con Mme Fuchs: Marta Méndez de Barbieri, Gladys A. de Ledesma, María del C. Pérez Suárez de Braghini y Gloria Pérez Suárez.

Los principios de la Alianza Francesa de propagar la lengua francesa en el mundo; agrupar a los franceses y amigos de Francia a fin de mantener en unos y desarrollar en los otros el culto de la lengua y el pensamiento francés fueron cumplidos ampliamente durante su gestión tan personal y a la que se dedicó en forma exclusiva.

Fue su primera directora y presidió las celebraciones del 14 de Julio, en la Alianza, hasta su fallecimiento, el 5 de noviembre de 1962.

Contenido Relacionado