APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

25 de Mayo de 2022 - Nota vista 546 veces

Uno de cada ocho pacientes hospitalizados con covid-19 sufre miocarditis

Un estudio sugiere que es la gravedad de la propia infección por Covid-19 la que está más estrechamente correlacionada con la gravedad de los síntomas a largo plazo.

Una de cada ocho personas que fueron hospitalizadas por Covid-19 entre mayo de 2020 y marzo de 2021 fueron diagnosticadas posteriormente con miocarditis, o inflamación del corazón, según una investigación sobre los efectos clínicos a largo plazo de Covid-19 publicada en Nature Medicine.

Se trata del mayor estudio de este tipo realizado hasta la fecha que ha llevado a cabo un seguimiento durante un año, en tiempo real, de 159 pacientes después de haber sido hospitalizados por Covid-19.

Los resultados muestran que los pacientes hospitalizados con Covid-19 entre mayo de 2020 y marzo de 2021 tienen una serie de problemas de salud .

Y la más frecuente es la miocarditis.

El estudio CISCO-19 (Cardiac Imaging in SARS Coronavirus disease-19) realizó análisis de sangre y tomografías y resonancias magnéticas de múltiples órganos, incluidos el corazón, los riñones y los pulmones.

Además, se valoró la percepción de los propios pacientes sobre su salud a través de cuestionarios.

También se evaluaron los resultados clínicos, como la supervivencia, los reingresos en el hospital y las derivaciones a consultas externas.

Y los autores vieron que la hospitalización por Covid-19 causaba una serie de problemas de salud a largo plazo.

Así, descubrieron que 1 de cada 8 pacientes hospitalizados por Covid-19 presentaba inflamación del corazón, mientras que la inflamación en todo el cuerpo y los daños en otros órganos, como los riñones, también eran habituales.

Estos problemas se agrupaban en individuos que apuntaban a que la gravedad general del Covid-19 era el principal motor de la enfermedad.

Asimismo, los pacientes perdieron su capacidad para hacer ejercicio y tenían una peor calidad de vida relacionada tras el alta hospitalaria, situación que fue reduciéndose entre uno y dos meses después del alta, especialmente en el caso de los pacientes con inflamación cardíaca.

Durante un periodo de 450 días tras el alta hospitalaria, uno de cada siete pacientes murió o volvió a ingresar en el hospital, y dos de cada tres pacientes necesitaron atención ambulatoria.

Se entregaron cuestionarios a los pacientes el mismo día en que se les hicieron los análisis de sangre y las exploraciones, antes de que se les dieran los resultados clínicos, para conocer realmente cómo se sentían tras la hospitalización.

De estos cuestionarios se desprende que haber sido hospitalizado con Covid-19 se asoció con una peor calidad de vida relacionada con la salud, así como con la ansiedad y la depresión.

«El Covid-19 es una enfermedad multisistémica, y nuestro estudio demuestra que las lesiones en el corazón, los pulmones y los riñones pueden observarse tras la hospitalización inicial en las exploraciones y los análisis de sangre.

Estos resultados cubren un vacío de conocimiento vital entre nuestra comprensión actual de los síndromes posteriores al Covid-19, como el Covid persistente», señala Colin Berry, investigador principal del estudio CISCO-19.

El estudio también ha analizado por qué algunos pacientes sufren enfermedades a largo plazo después de ser hospitalizados por Covid-19.

Hasta ahora se especulaba con que las condiciones de salud previas podían estar relacionadas con la gravedad de los efectos a largo plazo.

Sin embargo, este nuevo estudio sugiere que es la gravedad de la propia infección por Covid-19 la que está más estrechamente correlacionada con la gravedad de los síntomas a largo plazo.

Para Berry este es uno de los «hallazgos más importantes.

Descubrimos que los pacientes previamente sanos sufrían más complicaciones, incluida la miocarditis, después de la hospitalización».

Las razones no están claras, reconoce.

La investigación también ha visto que el sexo femenino estaba asociado a la miocarditis, que a su vez se asociaba con un menor bienestar mental y físico.

Los investigadores creen que estos hallazgos proporcionan algunas respuestas que podrían explicar las limitaciones físicas experimentadas por algunas mujeres tras la hospitalización por Covid-19.

Contenido Relacionado