APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

21 de Mayo de 2022 - Nota vista 751 veces

Mitos sobre los carbohidratos y la diabetes

Los carbohidratos son un nutriente clave para el buen funcionamiento del organismo, ya que son la principal fuente de energía del cuerpo, pero hay muchos mitos alrededor de los alimentos que los contienen y su consumo en los pacientes con diabetes.

Se suele hablar de los carbohidratos como un componente negativo de los alimentos. Sin embargo, la “mala fama” que tiene este nutriente es un mito, dado que aporta mucho al organismo y son necesarios para tener una alimentación saludable. Al igual que sucede con las grasas, hay distintos tipos de carbohidratos y es allí donde está la clave para incorporarlos de manera saludable.




Conocer esos mitos es esencial para derribarlos y saber cómo incorporar los hidratos de carbono en la alimentación. Veamos algunos de ellos:

Si tengo diabetes tipo II, debo eliminar los carbohidratos de la alimentación: MITO

Al igual que las proteínas y las grasas, los carbohidratos son nutrientes esenciales para una vida saludable. Incluirlos en la porción necesaria y adecuada a tus recomendaciones es la mejor manera de consumirlos.

Si ceno con carbohidratos me sube la glucemia más rápidamente: MITO

Si bien los hidratos de carbono son nutrientes que impactan de mayor manera en las glucemias, el momento del día en que se los consume no mejora ni empeora los valores glucémicos. ¿Entonces? Se debe buscar la manera de combinarlos con otros nutrientes (como la fibra de las verduras) para reducir su impacto glucémico además de hacer una buena selección de los tipos de carbohidratos a incorporar.

Hay carbohidratos “buenos” y carbohidratos “malos”: MITO

Clasificar a los alimentos como buenos y malos solo les otorga una faceta emocional que no les corresponde. Lo que si es cierto es que hay carbohidratos complejos que mejoran la calidad de la alimentación como: avena, arroz integral, legumbres, quinoa, harinas integrales o de salvado y hay carbohidratos simples que debemos consumirlos en menor medida ya que aumentan rápidamente los valores glucémicos como: gaseosas o bebidas con azúcar, golosinas, azúcar de mesa.

Debido a la gran complejidad que representan este tipo de nutrientes, es muy importante consultar con tu nutricionista para que adapte tus requerimientos según las necesidades de tu día a día, tu nivel de entrenamiento físico, tu tipo de diabetes, tu medicación habitual, entre otros factores.


Licenciadas en nutrición del equipo Integral Diabetes

Lic. Aldana, Hamm – MP CONUER N° 70

Lic. Florencia, Bailoni - MP CONUER N° 60

Contenido Relacionado