APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

14 de Mayo de 2022 - Nota vista 258 veces

La gripe estacional es una descendiente directa del virus de la pandemia de 1918

La pandemia de 1918 costó la vida a entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo

El virus de la gripe actual, la estacional H1N1, es un descendiente directo de la cepa de gripe de 1918 que causó una pandemia mundial de gripe. Lo sugiere un artículo publicado en «Nature Communications» que ha llevado a cabo un exhaustivo análisis genómico de muestras que se recogieron en Europa durante la pandemia de 1918.

Esta nueva teoría contradice otras hipótesis que han sostenido que la gripe estacional actual surgió a través de diferentes virus que compartían su código genético.

«El virus de la gripe estacional que siguió circulando después de la pandemia podría haber evolucionado directamente a partir del virus pandémico por completo», explicó el investigador principal Sebastien Calvignac-Spencer, del Instituto Robert Koch en Berlín (Alemania).

Se estima que la pandemia de 1918 costó la vida a entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo.

Hasta ahora, explicaron los autores de la investigación, nuestra comprensión de su propagación y momento se basaba en registros históricos y médicos, que indican que el pico máximo de la pandemia se produjo en otoño de 1918 y se mantuvo hasta el invierno de 1919.

Sin embargo, hubo que esperar a la década de 1930 para confirmar que el responsable había sido un virus y unos más para determinar que se trataba del virus de la gripe A del subtipo H1N1. El análisis genómico del virus de 1918 es difícil debido a la rareza de las secuencias virales de ese período.

Lo que ha hecho ahora el equipo de Sébastien Calvignac-Spencer es analizar 13 muestras de pulmón de diferentes individuos almacenados en archivos históricos del Museo de Historia Médica de Berlín y el Museo de Historia Natural en Viena, Austria, recogidos entre 1901 y 1931, que incluían 6 muestras recolectadas en 1918 y 1919.

A partir de estas pudieron secuenciar dos genomas parciales recogidos en Berlín en junio de 1918 y un genoma completo recolectado en Múnich en 1918.

Aplicando un modelo de «reloj molecular», un método que permite estimar escalas de tiempo evolutivas, los investigadores compararon la genética de la gripe de 1918 con la de la gripe estacional actual.

Así han visto que los virus estacionales H1N1 y 1918 se agrupan, lo que indica que la cepa inicial de gripe continuó evolucionando por sí sola en humanos, aves y mamíferos en lugar de combinarse con otros virus, convirtiéndose finalmente en una de las principales cepas de influenza de la actualidad.

Por ejemplo, «se sabía que la gripe de 1918 ingresó a la población de cerdos durante esa pandemia y se mantuvo como una cepa de gripe que solo afectó a los cerdos», explicó el coinvestigador Thorsten Wolff, del Instituto Robert Koch (Alemania). En 2009, «esa cepa volvió a los humanos, creando el brote de gripe porcina de ese año», comentó Wolff.

El riesgo de una pandemia de gripe es más que real

Los expertos matizaron que, aunque hay evidencia de que la gripe de 1918 evolucionó durante las sucesivas oleadas de esa pandemia, al igual que lo ha hecho el SARS-CoV-2. El virus que causa el coronavirus, se trata de dos familias de virus completamente diferentes y no relacionadas, por lo que es difícil extraer lecciones directas de lo que sucedió en 1918 en comparación con la actualidad.

Por último, comentaron que una pandemia con una mortandad tan elevada sería complicada que se produjera, «gracias a la inmunidad de la vacuna y de la circulación de otras cepas no estamos tan naive como en 1918», pero advirtieron que el resigo de una pandemia de gripe es más que real, aunque «nadie sabe cuándo será y cómo de grave». Pero, para ello, dijeron, hay que estar preparados.

(ABC,Salud)

Contenido Relacionado