APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Educación

Quedó sin efecto - 13 de Mayo de 2022 - Nota vista 363 veces

Anularán la medida del CGE que prohibía calificar con menos de 4

Gustavo Bordet confirmó que le ordenó a Martín Müller del CGE que deje sin efecto dicha resolución y ordenó remover a los funcionarios que tomaron dicha disposición.

El gobernador Gustavo Bordet confirmó que deja sin efecto la resolución del Consejo General de Educación -CGE- que prohibía en las escuelas secundarias calificar con menos de 4. Así lo hizo conocer este jueves, tras la polémica generada en los ámbitos educativos.

“Voy a contestar, no como gobernador sino como docente al frente del aula durante 14 años que he sido. No comparto en absoluto la medida. Nadie me la hizo conocer antes de publicarla y le he dado expresas instrucciones al presidente del CGE (Martín Müller) de que anule esta medida y que remueva a los funcionarios responsables de haberlas implementado”, expresó el primer mandatario.

En ese sentido, Gustavo Bordet explicó su postura: “No estoy de acuerdo como docente frente al aula. Entendemos que hay que ir hacia una calidad de excelencia, que no se logra con este tipo de medidas. Cuando hay alumnos que tienen problemas con las calificaciones hay que tener un abordaje integral, no una medida que simplemente significa un paliativo”.

Vale recordar que el grupo denominado Padres Organizados Entre Ríos, emitió una carta abierta al gobernador Gustavo Bordet y al presidente del CGE Martín Müller.

En la misiva, desarrollaron observaciones en torno al presente de la Educación y la decisión de no calificar con menos de cuatro a las evaluaciones. En este sentido, consideraron que “el mayor aporte que podemos realizar como generación es brindar esperanza y esa esperanza toma forma de futuro. La educación en nuestra provincia ya presentaba niveles alarmantes pre pandemia.

Con niveles de deserción escolar y repitencia altísimos y dificultad para incorporar los contenidos mínimos básicos, la escuela entrerriana mostraba todas las alertas.

La gestión de la pandemia y el cierre injustificado y prolongado de las escuelas llevó a la educación entrerriana al abismo: estamos frente a una tragedia educativa que compromete presente y futuro”.


En el texto, Padres Organizados agregaron que “no alcanza con eufemismos que pretenden tapar la realidad. “Continuidad pedagógica” para no decir que perdimos dos años y no tenemos ningún plan efectivo para recuperar contenidos.

‘‘Tampoco alcanzan los maquillajes: no poner notas menores a 4 en alumnos de secundaria para que las estadísticas no den tan mal: ¿De verdad pretenden tapar la realidad con medidas que solo profundizan la desidia y estafan a miles de estudiantes entrerrianos?”.


La resolución de la polémica

La directora de Educación Secundaria del CGE, Natalia Garnier había indicado que la medida, aprobada por Resolución 1565/22 “viene a ampliar la normativa vigente en referencia a la calificación, no a modificarla”. Por ello, se da por hecho que será una de las autoridades del organismo que preside Martín Müller que deberá abandonar su cargo.

“La calificación del primer trimestre estará comprendida entre 4 y 10”, indicaba la normativa del CGE que Gustavo Bordet ordenó revocar. Y lo argumentaba “debido al impacto subjetivo que la ponderación entre 1 y 3 pueden generar, obturando además la trayectoria a realizar durante el año desde el inicio del proceso de aprendizaje”.

En parte, la medida se justificaba por la dificultad que le provoca al alumno obtener una nota de 1, 2 o 3 en vistas del objetivo de aprobar el ciclo lectivo completo, lo que exige un mínimo de 6 como promedio anual.

Al calcular al final del año el promedio entre las tres notas de los trimestres, partir desde el número 4 como piso hace más posible alcanzar el promedio final pasar de año. Si un estudiante arranca el año con un 1 en el primer trimestre, deberá obtener sí o sí 9 en cada uno de los dos trimestres restantes, porque si no perderá el año en la materia correspondiente.

Por otra parte, la Resolución del organismo que preside Martín Müller mandaba que “la calificación de los y las estudiantes no aprobados será acompañada de un informe descriptivo donde constarán los saberes/capacidades pendientes de acreditación”.

Y explicaba que “este informe permitirá a los estudiantes y sus familias, tutores o encargados, conocer las particularidades de los procesos de aprendizaje, sus fortalezas y sus debilidades, a los fines de tomar decisiones para disminuir o superar dichas dificultades”.

Contenido Relacionado