APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Ecología

Es un soporte más ecológico, ya que reduce el uso de tinta y no se talan árboles - 16 de Abril de 2022 - Nota vista 765 veces

El papel que viene de las piedras

En estos momentos, la mayoría del papel que consumimos está fabricado mediante el prensado de fibras de celulosa para formar hojas y posteriormente secarlas. Estas provienen de la pulpa de madera en la mayoría de las ocasiones, aunque también se usa el algodón, el cáñamo y el lino.

Pero, y con el objetivo de mejorar la sostenibilidad del planeta, existe una alternativa: el papel piedra, una opción completamente no tóxica y biodegradable. Es decir, que para su elaboración no es necesario hacer una tala de árboles ni se utiliza agua. Todo esto provoca que su fabricación sea de bajas emisiones de carbono. Un proceso en el que, además, no intervienen ácidos o lejía durante la producción, dado que el color del papel piedra es originalmente blanco, por lo que no requiere ningún proceso de blanqueo posterior.

De esta forma, elaborar una tonelada de papel piedra permite, en comparación con realizar este mismo proceso con el papel tradicional, evitar la tala de 20 árboles, ahorrar 900 kg de emisiones de CO2, 60.000 litros de agua y 150 kg residuos sólidos evitados.

Además, cabe señalar que este material está preparado para poder usarse en muchos tipos de impresión, incluida la litografía offset y la serigrafía. De hecho, al no tener ningún tipo de fibra, no absorbe tinta como lo hace el papel de pulpa de madera tradicional. Esto permite que sea más ecológico, ya que hay que utilizar entre un 15% y un 20% menos de tinta durante la impresión en comparación con el papel de pulpa de madera.


¿De qué está hecho?

El papel de piedra se compone principalmente de carbonato de calcio, una sustancia que se encuentra en las rocas (de ahí su nombre). En su elaboración no hay rastro de ningún tipo de árbol.

Una tonelada de papel piedra evita la tala de 20 árboles y ahorra 900 kg de emisiones de CO2 a la atmósfera

Debido a su alta densidad, los productos de papel de piedra también conservan su forma con el tiempo. En cualquier caso, este tipo de papel piedra se degradará de forma segura, sin el agotamiento de los gases nocivos, y desaparecerá por completo en 9 a 12 meses si se deja en la naturaleza a la exposición de la luz. También se puede quemar fácilmente sin la liberación de gases nocivos.

Además, se trata de un material resistente, prácticamente imposible de rasgar y que, además, es resistente al agua, lo que permite que en caso de que caiga sobre un objeto realizado con este tipo de papel se pueda limpiar fácilmente sin dañar sus hojas ni su contenido. Como curiosidad, cabe destacar que, al no tener fibras, también repele mejor la grasa, por lo que en sus hojas no quedan marcadas las huellas dactilares al pasar estas.


¿Por qué este material?

Cuento de Luz es una editorial de textos infantiles cuyos libros están impresos en este tipo de material. Ana Eulate, fundadora y CEO de esta empresa, conoció este soporte a través de una amiga norteamericana, que les habló de «un tipo de papel mineral innovador» y que estaba producido con carbonato cálcico, «uno de los minerales más abundantes en nuestro planeta». Esta frase les llamó poderosamente la atención, «ya que siempre hemos apostado por la innovación».

Así pues, en el año 2017 comenzaron a imprimir todos sus libros en papel de piedra. «Somos la primera editorial en Europa en incorporarlo de forma sistemática», asegura Eulate.

Esta misma responsable asegura que la sostenibilidad y el uso responsable de los recursos naturales se encuentran «entre los principios que nos guían».

Por eso, el hecho de que, según sus datos, el uso de energía en el proceso de fabricación del papel de piedra sea un 50% menor que el del papel convencional, lo que genera un mínimo impacto ambiental, era algo que «encajaba perfectamente con el compromiso social y medioambiental que forma parte de la filosofía de Cuento de Luz, que además es empresa certificada B Corp desde el 2015».

Para quien nunca haya tenido un libro hecho con papel piedra entre sus manos, Eulate explica que, al ser un papel mineral producido sin fibra de la madera, sin agua y sin cloro, es «resistente, impermeable y de tacto muy suave y aterciopelado. No produce cortes como las hojas de papel tradicional». Además, asegura que a los lectores de su libros «les encanta acariciar las páginas».

La fundadora de esta editorial destaca también el hecho de que este material sea «un aislante natural de la humedad, la grasa, los hongos, muy apto para bibliotecas y escuelas».

En el caso de estos libros, poseen en la contraportada el logotipo que señala que el material del que están hechos es este papel de piedra. Según Eulate, la sostenibilidad influye cada vez más en las decisiones de compra del consumidor. «Los lectores y seguidores de Cuento de Luz en las diferentes redes sociales saben que el uso del papel de piedra es algo que nos caracteriza y que es una gran elección que tiene múltiples beneficios. A niños y adultos les encanta saber que este tipo de papel no contamina manantiales ni ríos y que su uso contribuye a salvaguardar nuestros bosques».

Por eso, no les importa tener que pagar más. De hecho, Eulate reconoce que el precio de este material es «elevado» y «mucho más caro que el papel convencional». Sin embargo, considera que «la impresión sostenible con este tipo de papel es una apuesta innovadora, un compromiso social y medioambiental que forma parte del ADN de Cuento de Luz».

ABC

Contenido Relacionado