APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

Ya se habla de XD, XE, XF y XS - 9 de Abril de 2022 - Nota vista 241 veces

Covid recombinante: cómo son las nuevas variantes que podrían llegar al país

Qué se sabe de las nuevas versiones recombinantes llamadas XD, XE, XF y XS, y por qué sugieren que al menos una de ellas, llegará al país. Crece el interés mundial por el rápido crecimiento de casos en algunos países.

El covid tiene una pata afuera de las noticias, pero nadie se anima a cantar victoria: el endemoniado patógeno que frenó al mundo sigue mostrando nuevos rostros. A continuación (nobleza obliga), qué se sabe de las nuevas versiones recombinantes llamadas XD, XE, XF y XS, y por qué el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, sugirió que al menos una de ellas, llegará a la Argentina.

La terminología es importante: XD, XE, XF y XS no son formalmente variantes de covid. Son recombinantes genéticas, es decir, “hijas” de un proceso particular (la recombinación, justamente), diferente del ya conocido proceso de mutación.

Las mutaciones -vale la pena recordarlo- se generan por errores aleatorios en la replicación del genoma viral. Más replica el virus entre nosotros, más chances hay de que las copias que el virus haga de sí se produzcan con errores de “copiado”.

Si esos cambios le son beneficiosos al virus, podrían prosperar, dando lugar a nuevas variantes.

Las recombinaciones involucran un proceso distinto. Un ejemplo “amable” de recombinación somos nosotros: los hijos del entrecruzamiento cromosómico proveniente de dos seres humanos.

Pero en los virus la recombinación es diferente.


Ómicron por dos

Clarín le pidió a Jorge Quarleri, bioquímico experto en virología, investigador principal del Conicet en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (INBIRS), que describiera el proceso que origina estas enigmáticas recombinantes virales.

Lo explicó de modo muy accesible: “Cuando dos virus de ‘color’ diferente infectan una misma célula, puede ocurrir una recombinación”.

El proceso es simple y fascinante: “La enzima del virus que se encarga de hacer las copias del genoma que se llevarán los virus ‘hijos’, tiene dos moldes para tomar como modelo. Al hacerlo, eventualmente podría copiar en algún ‘genoma hijo’ un poco de cada genoma parental, lo que daría lugar a un mosaico genético”.

¿Quiénes son los “padres” de cada una de las recombinantes de covid que protagonizan estas líneas?

La que más titulares se está llevando por estas horas (en especial en Europa) es la XE, dada el alza de secuenciaciones genéticas detectadas en países como el Reino Unido.

XE es “hija” entera de Ómicron; una recombinación de las subvariantes BA.1 y BA.2.

Aunque ambas subvariantes fueron detectadas en la Argentina, no hay secuenciaciones -ni en Argentina ni en toda América latina, confirmó este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS)- de la novedosa XE.

En tanto, XD, XF y XS son recombinantes (con distinta proporción) de las variantes Delta y la subvariante de Ómicron BA.1.

Si bien no hay evidencia de una mayor transmisibilidad o virulencia, Quarleri sugirió que, si tuviera que arriesgar a cuál prestarle un poco más de atención, pondría los ojos sobre XD.


Las partes y el todo

Dada la poca evidencia disponible, sobresalen las explicaciones (todavía escuetas) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de su filial regional, la OPS.

En su conferencia de prensa semanal, autoridades de la OPS explicaron que están rastreando cada una de estas recombinantes y aclararon nada sugiere por ahora que reviertan mayores complicaciones.

Sin embargo, de a poco crece el interés mundial en el tema, dada el alza de casos en algunos países.

El 25 de marzo, de hecho, la agencia de seguridad sanitaria inglesa (UK Health Security Agency) publicó un reporte (“SARS-CoV-2 variants of concern and variants under investigation in England”) donde pusieron especial énfasis en las recombinantes, en especial la XE, de la que dijeron que tiene transmisión comunitaria dentro de Inglaterra, aunque actualmente es menos del 1 % del total de casos secuenciados”, concluía el documento.

Si bien la OMS y las autoridades inglesas coinciden en poner el acento en una potencial mayor transmisibilidad de XE, que podría tener una tasa de crecimiento casi un 10 % mayor que BA.2, ambos organismos destacan que ese crecimiento no vino siendo del todo consistente, por lo que se requieren más observaciones.


Proteína S

Si bien no es correcto despertar una alarma por estas recombinantes, Quarleri, con la cautela que lo caracteriza, dejó claro que a XD le sumaría un asterisco... una nota al pie, por decirlo de algún modo.

Al igual que XF, XD combina un “pedacito” de Delta con otro de Ómicron (BA.2), pero con una particularidad: en XD, la famosa proteína S o Spike (la zona del virus adonde apuntan las vacunas que usamos) deriva de Delta y no de Ómicron.

Delta, para quien no lo recuerde, es una variante del SARS-CoV-2 bastante menos “amable” que Ómicron (famosa por su preferencia por las vías respiratorias superiores).

“¿Qué tan preocupados deberíamos estar por estos y otros recombinantes?”, se preguntó Quarleri, y respondió: “Es bastante probable que los recombinantes que contienen Spike y proteínas estructurales de un solo virus (como XE o XF) actúen de manera similar a sus virus parentales, los que habían dado origen al recombinante”.

Sin embargo, “XD es quizás un poco más preocupante. Se ha encontrado en Alemania, en los Países Bajos y en Dinamarca, y contiene las proteínas estructurales de Delta”.

En definitiva, si alguno de estos recombinantes pudiera actuar de manera diferente a sus parentales, dijo el experto, “podría ser XD”.


Pandemia sincrónica

Quarleri recordó lo que tantas veces se dijo: la única forma de frenar el surgimiento de nuevas variantes y recombinantes de covid es evitar todo lo posible la proliferación del virus. Es decir, frenar los contagios y estimular la vacunación.

Lo mismo que recordó, en conferencia de prensa, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós: “Pasamos una pandemia que tuvo un primer momento europeo y un segundo momento en las Américas. Sabíamos por anticipado lo que nos iba a pasar, pero con Ómicron esto desapareció y ahora tenemos una pandemia sincrónica”.

En este sentido, si bien aclaró que la XE es una subvariante de Ómicron y no hay evidencia de que tenga una diferencia significativa en relación a las subvariantes BA1 y BA.2, enfatizó: “Es lógico pensar que las variantes que vayan a circular en el futuro vengan a nuestro territorio”. Fuente: (Clarín)

Contenido Relacionado