APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Gastronomía

7 de Marzo de 2022 - Nota vista 519 veces

La mejor hamburguesa de EE.UU. es argentina y bien de barrio

El porteño Dany Cocchia se llevó el premio del público -5 mil dólares- en el South Beach Wine and Food Festival, en Miami.

Ganar el premio a la mejor hamburguesa es un hito para cualquier hamburguesería, pero hacerlo en Estados Unidos, la cuna de ese sanguche, claramente tiene otro sabor. Y cuando el trofeo se lo lleva una receta made in Buenos Aires, más precisamente en Boedo, es la argentinidad al palo, el sueño del pibe hecho realidad.

“Nos deja sensaciones increíbles, competir en este lugar tan icónico para la hamburguesa y ganar el premio… Todavía no lo podemos creer, estamos casi sin dormir desde que nos entregaron el trofeo”, dijo a TN Dany Cocchia, dueño de la cadena La Birra Bar, que abrió su primera sucursal en Miami hace seis meses.

Fue una de sus hamburguesas, la Golden -una hamburguesa de ternera con queso americano, cebollas rojas y salsa casera- la que obtuvo el visto bueno de miles de personas en el South Beach Wine and Food Festival (SOBEWFF), un evento a beneficio de la Universidad Internacional de Florida que organiza desde hace 20 años The Food Network y que reúne a más de 65.000 personas.

La hamburguesa de Cocchia ganó lo que para ellos es el mayor reconocimiento: el People Choice Award, el premio que vota la gente que asiste al evento.

“Este es un sueño hecho realidad. Algo con lo que soñamos hace años cuando empezamos a planear venir a EE.UU.”, escribió Cocchia en las redes de su restaurante. “Seguíamos el evento todos los años desde Argentina, pensando, deseando…'Un día…' Y ese día llegó”.

“The winner is… La Birra Bar”, gritó finalmente un conductor del SOBEWFF, antes de que Cocchia y su equipo invadieran el escenario para buscar el trofeo -con forma de hamburguesa- y comenzara el agite.

“Es un negocio familiar, de padre e hijo”, destacaron al momento de entregar el premio y un enorme cheque de 5000 dólares a Cocchia.

En el “Burger Bash” competían cerca de 40 hamburgueserías de todo EEUU, entre ellas la famosa cadena neoyoquina Shake Shack. Es la primera vez que una marca argentina recibe este galardón, remarca Cocchia.

“Tenemos una confianza ciega en nuestro producto, pero cuando se transforma en el reconocimiento del público en forma masiva, con un premio tan grande, nos llena de orgullo”, dijo Cocchia a TN. El emprendedor afirma que la marca, que tiene 12 locales en la Argentina, va conquistando su lugar en la escena gastronómica de North Miami Beach. “No paramos de crecer, tuvimos una muy buena recepción inicial del turista argentino y paulatinamente se empezó a acercar el público local. Hoy representa casi el 80 % de nuestra clientela. El boca a boca se genera día a día. Hubo una buena aceptación del producto y del formato”, opinó.

Seis meses en el mercado estadounidense también le dejaron enseñanzas sobre las diferencias entre los comensales en una y otra punta del continente.

“La diferencia más notoria con la Argentina es que los estadounidenses están acostumbrados a pedir mucha comida y llevársela a casa, piden más de lo que pueden comer. Los puntos de cocción son más jugados que en Buenos Aires, y el público es más impaciente, necesita mucha celeridad en el servicio”, dijo el gastronómico.

Ahora Cocchia tiene los ojos puestos en su próximo paso: la apertura de un decimotercero local en CABA y, sobre todo, el desembarco en Europa con restaurantes en España y Portugal.

“Entre abril y mayo abrirán nuestros dos primeros locales en Madrid, en una zona increíble, en la Puerta del Sol y en Plaza Mayor, en lugares cercanos entre sí, pero con una gran afluencia del público”, dijo. Para Lisboa, aún están buscando un local, pero los planes siguen firmes.

De la rotisería de barrio a tener una cadena internacional, la historia de la familia Cocchia

Cocchia abrió su primer local con su esposa Roxana en Boedo un mes antes del estallido social de 2001, en un negocio ubicado justo al lado de la rotisería que tienen sus papás en la avenida San Juan.

Fue en esa rotisería -que lleva su nombre- que Daniel Cocchia hizo sus primeras armas en el mundo de la gastronomía, entre pollos, milanesas, tortillas, matambre y otros platos típicos del rubro. “Me formé allí adentro, crie a mis hijos”, explicó meses atrás a TN con cariño sobre el local que su papá sigue dirigiendo.

Sobrevivieron a la crisis y comenzaron a despegar una década después, cuando Cocchia “se obsesionó con lograr la hamburguesa perfecta”: jugosa y generosa. También eran otros tiempos, “todavía no estaba el boom actual de hamburgueserías, el mercado internacional era todo muy igual”.

Según destacó Cocchia, ofrecen un producto “100% artesanal”, desde el pan hasta el medallón de carne, algo que cree marca una diferencia con el resto.

El otro lado de su business que destaca el empresario es que lo suyo sigue siendo un negocio familiar, en el que ahora se sumó su hijo Renzo, de 26 años. “Sabíamos que el trabajo duro, la pasión, la familia y el amor nos llevaron hasta aquí y que si aplicábamos esa misma receta podríamos lograr lo que quisiéramos”, escribió en Instagram tras consagrarse en el SOBEWFF.


Contenido Relacionado