APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

Delfina Macdonald Geobiología Aplicada- Feng Shui - 5 de Marzo de 2022 - Nota vista 512 veces

Feng shui y proyecto arquitectónico

¿Cuál es la relación entre el terreno y la vivienda a construir? No existe una “Ciencia de Feng Shui” para las casas, pero sí existen conceptos que se pueden aplicar en oportunidad de seleccionar un terreno e iniciar un proyecto.

La evaluación del entorno externo y las características naturales de sus elementos son poderosos factores que determinarán el feng shui del lugar, ya que contienen la energía de la naturaleza y son difíciles de cambiar. Si portasen demasiada energía destructiva, deberemos respetarlos y no enfrentarlos, ya que su eliminación sería contraria a la ética del feng shui. Desde esta óptica hay tres temas básicos: búsqueda de apoyo y protección, alejarse de la energía destructiva y recibir energía beneficiosa.

En un entorno urbano, será preciso identificar los equivalentes adecuados de los elementos naturales, ya sea en los edificios vecinos, como en las calles, parques y jardines. Por ello y, a modo de ejemplo: a) son benévolas las estructuras redondas, que se divisen cúpulas o edificios con formas circulares, b) las formas de las calles serán benévolas o destructivas, atendiendo a su configuración y a su situación relativa con respecto al lugar; si la configuración es beneficiosa -en cuadrícula, laberíntica o mixta- podrá recogerse la energía de la tierra y canalizarla hasta la casa; si la calle es empinada, la energía baja rápido y se torna destructiva, c) el flujo del tráfico, podrá conducir, recoger o dispersar la energía, d) examinar, en las proximidades, los objetos que portan energía destructiva: edificios con bordes afilados, líneas de alta tensión, antenas parabólicas, antenas emisoras.

Una vez satisfecho del feng shui que rodeará tu casa, podrás continuar con el paso siguiente: el entorno interno, la planta y sus elementos arquitectónicos. Y aquí también considerar tres temas básicos: estabilidad, equilibrio y uniformidad.

El terreno es inamovible, pero la energía que llega está en movimiento. La casa es un campo de energías tangibles e intangibles, un patrón energético con buen FENG SHUI, requiere “buen asiento” y “buen frente”: estar bien asentada, pues el fondo yin dará estabilidad y la fachada deberá ser “inconfundible, es el lado yang de la casa. El proyecto deberá tener el “ritmo” acorde a los tiempos.


Contenido Relacionado