APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

11 de Febrero de 2022 - Nota vista 1246 veces

Cinco de cada 100 pacientes con covid desarrollará algún problema de corazón

Mucho después de la recuperación de Covid-19, las personas se enfrentan a un mayor riesgo de problemas cardíacos como inflamación del corazón, arritmias e insuficiencia cardíaca, al mes de haber pasado la infección, señala un estudio realizado en 11 millones de personas en EE.UU.

Desde el principio de la pandemia de covid-19 se determinó que el SARS-CoV-2 puede dañar el corazón y los vasos sanguíneos mientras las personas están gravemente enfermas. Los pacientes desarrollaron trombos, inflamación del corazón, arritmias e insuficiencia cardíaca.

Ahora, el primer gran estudio para evaluar los resultados cardiovasculares 1 año después de la infección por SARS-CoV-2 ha demostrado que el impacto del virus suele ser duradero. En un análisis de los registros de salud de más de 11 millones de veteranos estadounidenses, los investigadores encontraron que el riesgo de 20 enfermedades cardíacas y vasculares diferentes aumentó sustancialmente en los veteranos que habían covid-19 un año antes, en comparación con los que no.

Dicho riesgo, que se incrementó apenas transcurridos los primeros 30 días de la infección, además aumentó con la gravedad de la enfermedad inicial y se extendió a todos los resultados que examinó el equipo, incluidos ataques cardíacos, arritmias, accidentes cerebrovasculares, paro cardíaco y más.

Incluso las personas que nunca fueron al hospital tenían más enfermedades cardiovasculares que las que nunca se infectaron.

Los datos de esta investigación son, para el cardiólogo Javier Bermejo, del hospital Gregorio Marañón de Madrid, de alguna confirman la idea que teníamos desde hace tiempo. «Sabíamos que el covid aumentaba el riesgo de muerte en personas con cardiopatías», comenta, pero ahora, «esta publicación nos dice que al mes de haber tenido covid, ya se haya estado hospitalizado o no, el riesgo de complicaciones cardiovasculares se dispara, incluso aunque previamente no había antecedentes de patología cardíaca».

Para José María Gámez, cardiólogo del Hospital Universitario Son Llatzer de Palma de Mallorca, los datos no son una sorpresa ya que existe «sospecha» de que esto esté ocurriendo. Sin embargo, no tenemos, señala, la evidencia científica de que el aumento de los casos de patología cardiovascular esté relacionado directamente con el covid. No existe, dice, esa «causalidad».

«Veíamos que esto estaba pasando», señala Bermejo, pero «ponerle número es muy importante. Y eso es lo que estamos haciendo en España con un estudio que estamos diseñando».

Lo que han hecho los investigadores del Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU. ha sido comparar las tasas de nuevos problemas cardiovasculares en 153.760 personas infectadas con el coronavirus y que tuvieron covid-19 antes de que las vacunas estuvieran disponibles, en 5,6 millones de personas que no se infectaron con el coronavirus SARS-CoV-2 y otros 5,9 millones de personas cuyos datos se recopilaron antes de la pandemia.

En promedio, un año después de su recuperación de la fase aguda de la infección, los supervivientes de covid-19 tenían un riesgo de un 63 % mayor de ataque cardíaco, de un 69 % de ritmo cardíaco irregular problemático, de un 52 % de accidente cerebrovascular, de un 72% de insuficiencia cardíaca y un riesgo casi tres veces mayor de un trombos de sangre potencialmente fatales en los pulmones en comparación con los otros dos grupos, según un informe publicado en «Nature Medicine».

Dichos riesgos, señalan los investigadores, fueron evidentes tanto en personas jóvenes y ancianos, negros y blancos, hombres y mujeres, personas con y sin diabetes y con y sin enfermedad renal, así como fumadores y no fumadores.

Los riesgos eran altos incluso en personas que tenían covid-19 leve y no necesitaban ser hospitalizados por ello.

Los datos son muy a tener cuenta, destaca Javier Bermejo. Por ejemplo, «la carga de enfermedad es de 50 por cada 1.000 individuos de la cohorte». Es decir, 5 de cada 100 personas va a desarrollar una patología cardiovascular por culpa de haber desarrollado covid en los siguientes 12 meses. Un dato altísimo».

Los resultados son «impresionantes... peores de lo que se esperaba», escribe en «Science»Eric Topol, cardiólogo de Scripps Research. «Todos estos son trastornos muy graves. Si alguien alguna vez pensó que covid era como la gripe, este debería ser uno de los conjuntos de datos más poderosos para señalar que no».

Los investigadores desconocen cómo el virus genera este daño a largo plazo, pero creen que los riesgos cardiovasculares y la constelación de síntomas conocidos colectivamente como Long Covid (que incluyen confusión mental, fatiga, debilidad y pérdida del olfato) podrían tener raíces comunes.

«Esta es una clara evidencia de daño cardíaco y vascular a largo plazo. Algo similar podría estar sucediendo en el cerebro y otros órganos que producirían los síntomas característicos de Long Covid, incluida la niebla mental», explica el autor principal Ziyad Al-Aly, epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington en St. Louis y jefe de investigación en VA St. Sistema de salud de Louis.

En España, señala Gámez, presidente de la Asociación de Cardiología Clínica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), hay un estudio realizado en personal sanitario y publicado en la Revista Española de Cardiología que ha visto que hay una mayor incidencia de inflamación, miocarditis y pericarditis, también al mes de haber pasado el covid.

La forma en que el virus causa daños a largo plazo en el corazón y los vasos sanguíneos sigue siendo un tema de debate e investigación activa. Un posible mecanismo es la inflamación de las células endoteliales que recubren el interior del corazón y los vasos sanguíneos, explica Al-Aly.

Pero los investigadores también incluyen una larga lista de posibles mecanismos, incluido el daño persistente por la invasión viral directa del músculo cardíaco; niveles elevados de mensajeros químicos proinflamatorios llamados citocinas que conducen a la cicatrización del corazón; y virus persistente en sitios que el sistema inmunitario no trata de manera efectiva. «Las supuestas vías mecanicistas todavía están en el ámbito de la especulación o la hipótesis», dice Al-Aly.

Los autores dicen que sus hallazgos sugieren que millones de supervivientes de covid-19 podrían sufrir consecuencias a largo plazo, poniendo a prueba los sistemas de salud en los próximos años. «Los gobiernos y los sistemas de salud de todo el mundo deberían estar preparados para hacer frente a la probable contribución significativa de la pandemia de covid-19 al aumento de la carga de enfermedades cardiovasculares», escriben en el documento.

En este sentido, apunta Gámez que es posible que en el futuro veamos más casos miocarditis, pero de cardiopatía isquémica o infartos, «no lo podría asegurar».

El estudio, concluye Bermejo, «pone números» a esta situación y nos dice que «prácticamente todas las enfermedades del corazón ,infarto, ictus, etc. tienen un riesgo disparados en las personas que han sufrido el covid con respecto a los que no han pasado la infección». El covid, es un factor de riesgo «peor» que otros como el colesterol, etc.

ABCes

Contenido Relacionado