APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

La historia de Marcos Piñón - 14 de Enero de 2022 - Nota vista 361 veces

Compartió escenario con Galleguillo, en Diamante y sueña tocar con Abel Pintos

Marcos Piñón, tiene 15 años, y le gusta el folclore. En la última luna festivalera de Diamante cumplió su sueño de tocar el bombo junto a Sergio Galleguillo. Ahora tiene otra meta: compartir escenario con Abel Pintos.

Marcos Piñón tiene 15 años, vive en Paraná, y en la última del Festival Nacional de Jineteada y Folclore de Diamante, cumplió un sueño: subió al escenario y tocó junto a Sergio Galleguillo, el riojano que brindó un show imponente en el “Carlos Santa María”.

Desde muy chico, Marcos sintió amor por la música, especialmente por el folclore del litoral y forma un dúo con Sofía Drew. A los cuatro años, su abuelo le regaló su primera batería “y desde ahí me gustó mucho la percusión”.

El joven, que por una discapacidad está en silla de ruedas, contó su experiencia en el festival de Diamante y afirmó estar “muy contento” con lo vivido. “La verdad que es un sueño para mí porque me encanta Sergio Galleguillo y nunca estuve en un escenario tan lindo como el de este festival”.

Consultado sobre cómo logró subir al escenario mayor, explicó que hizo un cartel para el riojano diciéndole que quería tocar el bombo con él. “Estaba viéndolo y entonces me llamó para suba”, indicó Marcos y agregó entre risas que tuvo que pedir “prestado” el bombo al baterista, el cual después le obsequió los palillos: “es un genio”, graficó.

El joven afirma que se sabe “todos los temas de Galleguillo, por eso supe todos los cortes” y no tuvo inconvenientes para desenvolverse en el escenario y acompañar al cantante. Además dio cuenta que el riojano le preguntó qué quería tocar y Marcos no dudó: “Lo que usted diga, le dije”. Y así fue que formó parte de tres canciones del repertorio. Paso seguido, contó que admira a Galleguillo “porque en sus canciones transmite mucha alegría y energía que siempre trae desde la chaya”. Tras haber cumplido su sueño de tocar junto a Galleguillo, Marcos tiene otra ilusión: compartir escenario nada más ni nada menos que con Abel Pintos. “Lo admiro desde que él era chiquitito y siempre sueño que estoy al lado de él tocando, me gustaría tocar con él”, dijo.

Finalmente, el joven contó que además de sus sueños musicales le gustaría “tener una casa planta baja para poder moverme y hacer mi vida más fácil todavía”.


Contenido Relacionado