APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

12 de Enero de 2022 - Nota vista 438 veces

El calendario de arte que trae el 2022

El calendario de exposiciones artísticas para este año contará con varios puntos álgidos como la primera muestra de arte inmersiva en el país y la presentación al público de la pintura “Diego y yo” de Frida Kahlo.

La muestra inmersiva dedicada al pintor holandés Vincent Van Gogh, con una tecnología nunca antes vista en Argentina, que inaugura en febrero en La Rural, y la presentación al público en septiembre en el Malba de la pintura “Diego y yo” de Frida Kahlo -la más cara en la historia del arte latinoamericano- prometen ser los hitos internacionales de un 2022 que en materia de exposiciones volverá a mirar hacia adentro y revalorizar las colecciones propias y argentinas, a tono con las nuevas reglas de juego que impuso la pandemia.

Si bien en tiempos de coronavirus es difícil que las obras de arte -especialmente las de mayor valor cuyos traslados siempre han sido onerosos- viajen de un sitio a otro, los principales highlights que depara Argentina en el año que comienza tienen que ver con dos artistas foráneos. Pero para todo hay explicación: de Van Gogh no se verán las obras auténticas, sino más de tres mil imágenes de ellas en altísima resolución. Mientras que la Frida que veremos en Malba fue adquirida por el argentino Eduardo Costantini para su colección personal, y se exhibirá al público en el museo que fundó hace veinte años.

Hay que decir que el calendario de exposiciones artísticas 2022 alcanzará un punto alto muy difícil de igualar, cuando el 16 de febrero abra sus puertas en La Rural “Imagine Van Gogh”, la primera muestra de arte inmersiva que desembarca en Argentina, con más de 60.000 entradas ya vendidas, un espectáculo a tono con tiempos de Covid-19, ya que permite -en el inmenso predio- el distanciamiento social, tal como contó el productor Daniel Grinbank, responsable de esta llegada. Por otra parte, es posible pensar este espectáculo inmersivo como el primero de muchos que, con probabilidad y suerte, podrían ir llegando al país.

Para ver a “Diego y yo”, icónica obra de la mexicana Frida Kahlo, adquirida por una suma millonaria, habrá que esperar hasta septiembre, cuando se presente una nueva puesta de la Colección permanente del Malba que incluirá las obras maestras pertenecientes a su acervo. Pero antes, el 11 de marzo, el museo de la Avenida Figueroa Alcorta dará inicio a sus exposiciones temporarias con Yente (Eugenia Crenovich) y Del Prete, una selección de 180 obras de esta pareja de artistas durante 50 años, que nunca antes expusieron juntos.

Luego, en abril, será el turno de la muestra “Episodios del arte textil en Paraguay”, que reunirá trabajos de Claudia Casarino, Mónica Millán, Feliciano Centurión, entre otros.

Un clásico para visitar, el Museo Nacional de Bellas Artes comenzará con una temporaria de joyas bautizada “Dibujos antiguos”, con trabajos de artistas como Guido Reni, Federico Barocci, Parmigianino, Giorgio Vasari, Giovanni Lanfranco, Pieter Paulus Rubens y Giuseppe Cades, entre otros.

Ese mismo mes será el turno del escultor Juan Carlos Distéfano en la muestra “Memoria residual”, con curaduría de María Teresa Constantín y en agosto la exposición “Carmelo Arden Quin y la trama del arte constructivo” abordará las transformaciones de la producción plástica y las vinculaciones que fue tejiendo a lo largo de su trayectoria con los artistas constructivos, entre ellos, el uruguayo Joaquín Torres García, la brasileña Helena Vieira da Silva y el uruguayo Rhod Rothfuss.

Octubre será un mes especial en el Bellas Artes con el homenaje a Raquel Forner, “Ciclo espacial” una exposición curada por Marcelo Pacheco que incluirá pinturas, dibujos y grabados, organizados en las series “La luna”, “Astrotauros”, “Astronautas”, “Los terráqueos”, “Grandes mutantes”, “Apocalipsis en el planeta Tierra” y “Encuentro con Astroseres en Ischigualasto”.

En fecha a confirmar, pero en la segunda mitad del año, se presentarán obras del italiano Museo Arqueológico de Taranto, una de las colecciones que ilustran un período histórico fascinante: de la Prehistoria a la Edad Media.

Fuera de su sede de Avenida del Libertador, el museo presentará exposiciones de su patrimonio en otros espacios públicos, como el Centro Cultural Kirchner, donde se verá a partir de mayo, en la Gran Lámpara, “Escenas contemporáneas”. Será ahí mismo, en el CCK donde habrá además una sala inmersiva con 15 proyectores de última generación que envolverán el ambiente, con un homenaje al maestro Astor Piazzolla.

Luego de la exitosa exposición dedicada al centenario del nacimiento de Fellini, el Museo Nacional de Arte Decorativo arranca la temporada en abril con la muestra “Casa tomada”, la primera retrospectiva del artista Gaspar Libedinsky, una selección de obras emblemáticas interactivas e inmersivas elegidas para intervenir (“tomar”) cada ambiente del museo resignificándolo a partir del diálogo entre arte, diseño y patrimonio.(I:TELAM)

Contenido Relacionado