APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

8 de Enero de 2022 - Nota vista 935 veces

El Corán señala que la Tierra es redonda

El hecho de que la Tierra sea redonda no sorprende hoy a nadie. Pero no siempre fue así. Una vez que la Tierra se consideró plana, y la afirmación sobre una Tierra redonda se consideraba una completa tontería, que incluso podría llevar a la ejecución de quien se atreviera a expresarla en la Europa medieval. Sólo a finales de la Edad Media, bajo la presión de los descubrimientos geográficos, la “tierra redonda” recibió el derecho a ser mencionada. Sin embargo, el Corán, enviado a la humanidad hace más de 1.400 años, ya contenía información sobre la forma esférica de la Tierra.

Por lo tanto, el Corán dice sobre el cambio del día y la noche:

“¿No has visto cómo hace Dios que la noche entre en el día y el día entre del flujo suave de la luz del día a la oscuridad y viceversa. Un fenómeno similar solo puede ocurrir si la Tierra es una esfera, pero no un plano, ya que de lo contrario el cambio de día y noche se produciría instantáneamente en la noche y ha sometido al Sol y a la Luna, haciendo que cada uno de ellos se mueva hacia un plazo establecido, y que Dios está bien informado de lo que hacéis?” (31:29)

“Él ha creado los cielos y la Tierra con la Verdad. Él hace que la noche cubra al día y que el día cubra a la noche. Y somete el Sol y la Luna. Cada uno fluye en su curso el tiempo establecido”. (39:5)

Estos versículos describen el proceso del flujo suave de la luz del día a la oscuridad y viceversa. Un fenómeno similar solo puede ocurrir si la Tierra es una esfera, pero no un plano, ya que de lo contrario el cambio de día y noche se produciría instantáneamente.

Por lo tanto, no es sorprendente que incluso en el siglo IX los eruditos musulmanes estuvieran convencidos de que la Tierra tenía una forma esférica. En los siglos IX-X, los hermanos Banu Musa calcularon la longitud de la circunferencia de la tierra. Un astrónomo del siglo XI, Muhammad al Biruni, mostró que el planeta gira sobre su eje y alrededor del sol. El científico pudo calcular el área de la superficie terrestre. El método aplicado en este caso se conoce en Europa como la “regla Biruni”.

¿Cómo se recopiló el Corán?

El Sagrado Corán fue revelado al Profeta Muhammad en partes durante 23 años. Habiendo recibido una revelación, él ordenaba escribirla inmediatamente.

La primera persona que escribió el Corán en La Meca fue Abdulá bin Saad. En Medina, este honor fue otorgado a Ubayy bin Kaab. Entre los que escribieron las revelaciones se encontraban, entre otros, Zubair bin al Awam, Janzal bin ar Rabi, Shurahbil bin Hasan, Abdalá bin Rawaha y otros. En total, el Corán fue escrito a partir de las palabras del Profeta (PB) por alrededor de cuarenta de sus compañeros.

Durante la vida del Profeta Muhammad, los versos del Corán fueron escritos en hojas de palmera datilera, piedras planas, trozos de piel, etc. El Profeta (PB) explicó en qué sura y dónde exactamente deben inscribirse los versos revelados. El escriba se lo leía al Profeta y, bajo su guía, este corregía los errores, si los había.

Para garantizar la seguridad del Corán, el Profeta animó a los Compañeros a memorizarlo. Muchos musulmanes se sabían todo el Corán de memoria.

El Corán fue escrito en su totalidad durante la vida del Profeta. Esto se evidencia en muchos hadices. Por ejemplo, en un conocido mensaje del Profeta a Amr ibn Hamzu se dice: “Que nadie toque el Corán, excepto el que ha realizado una purificación religiosa” (Malik, Nasai). Estas y otras historias similares confirman la presencia entre los Compañeros en la época del Profeta de un Corán escrito en muchas copias. Gracias a esto, en la era del Profeta (PB) el Corán ha sido honrado con una preservación completa en ambos sentidos: preservación en el corazón y preservación en la escritura.

Sin embargo, aún no se había recopilado en un solo libro. Esto no se hizo debido a muchas circunstancias.

En primer lugar, en la era del Profeta Muhammad no había necesidad de reunir el Corán en un solo libro. La necesidad surgió durante el reinado de Uzmán, que recopiló el Corán en un solo libro e hizo copias de él. En ese momento, muchos compañeros que habían aprendido el Corán estaban falleciendo y era preciso que hubiera una versión fidedigna del Libro.

En segundo lugar, el Corán no se envió por completo de una sola vez, sino que, por el contrario, el envío de las revelaciones duró 23 años.

Contenido Relacionado