APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

NECESIDAD DE LA CARTA ORGÁNICA MUNICIPAL Y EL MEDIO AMBIENTE - 25 de Noviembre de 2021 - Nota vista 600 veces

Comencemos a debatir en Concordia nuestro futuro como ciudad ambientalista

En el aula virtual "Sobreviviendo al Caos: “O qué esperar do pós-pandemia”, el filósofo Leonardo Boff brindó su visión de una actualidad caótica y de un futuro negro, pero evitable si desde el presente mismo se acciona políticamente en función de una armonía universal, que debe empezar por uno mismo como expresión humana de un ser social organizado.

Dice Boff: “…El caos que estamos sufriendo ahora (CoVid19), no es caótico, tiene una dimensión caótica porque destruye una cierta realidad que ya no funcionaba, pero, va a ser una destrucción para poder “libertar el nuevo orden”, y va a ser salvador, va a permitir más vida, más esperanza… Casi ningún analista habla del contexto en que apareció el coronavirus, casi nadie habla de la naturaleza… el virus apareció por un contexto de irresponsabilidades de los seres humanos, hablan del virus, pero no hablan de la naturaleza. Científicamente se llama antropocentro, una era en la que el ser humano se transformó en un gran amenazador de la naturaleza y en los últimos cincuenta años de una manera intensísima”.

 Si a este pensamiento lo aplicamos a nuestro territorio y comunidad, espacio sobre el cual podemos actuar, estaremos haciendo un aporte por un futuro de vida y esperanza por un “nuevo orden” de mayor relacionamiento con la naturaleza.

 Aquí entonces la política local debe, necesariamente, comenzar una etapa de elaboración de la Carta Magna Municipal que, conforme reforma constitucional de 2008, debe hacer cada municipio de primera, y que evidentemente es la herramienta necesaria para ir camino hacia ese futuro de armonía con lo natural.

 Efectivamente, el pacto social local, que rija los destinos de armonía entre comunidad y naturaleza para lo que resta del SIGLO XXI, es hoy una necesidad insoslayable.

 En este entendimiento realizar jornadas preparatorias tiene una extraordinaria función constructiva desde lo histórico-social y, asimismo, en la estipulación del contexto económico-social y medioambientalista que da sustento a toda comunidad organicidad sostenida y sustentable.

  En tal sentido los más importantes constitucionalistas de la República Argentina por caso el Dr. Arturo Sampay, eximio constitucionalista principal pensador redactor de la Constitución Nacional y Popular de 1949, como asimismo el Dr. Alberto González Arzac, desarrollan las fases histórico sociales de toda organización cívica que determinará el nacimiento de una carta orgánica. Ello es el sustento teórico de las necesarias jornadas que en la práctica se proponen como primer escalón de todo trabajo futuro.

  a) Organicidad Primigenia: Los nombrados enseñan que se debe realizar un exhaustivo análisis sobre las bases histórico-sociales, económicas y agrego “medioambientales” que dieron lugar a la composición de una comunidad. Allí entonces habrán de exponer los historiadores locales, enseñando y refrescando como ha sido la construcción de nuestra ciudad a lo largo del tiempo. El porqué de un puerto que a la vista resalta como de una importancia capital para una época de oro de nuestra ciudad o por qué en algún momento los viñedos que cubrían grandes extensiones de nuestro entorno rural dejaron de existir.

  Ello resulta así, porque esa ilación histórica-social, económica y medioambiental desembocará necesariamente en un estado de situación actual respecto de la conformación política local.

  Si bien no debemos dejar de tener en cuenta que los municipios se enmarcan en una conformación histórico-socio-cultural-económica constitutiva de grado mayor establecida por la constitución de la provincia de Entre Ríos y ésta a su vez en la de grado ascendente dada por la Constitución de la Nación Argentina, una carta orgánica local para los municipios con más de 10.000 habitantes (art.231 de la constitución entrerriana) y máxime en una ciudad como la nuestra que está pronta llegar a los 200.000 habitantes, requiere desempolvar sus formas de primitiva organización para llegar a establecer sólidos antecedentes que den sustento a los institutos que pudieran ser incorporados a un futuro cuerpo legal constituyente en lo local.

  b) Estructuración social y económica real: Los citados constitucionalistas han desarrollado in-extenso la parte medular de toda organización comunitaria.

  A ella se refieren con la estructuración social y económica real, ello implica estudiar las relaciones de poder que giran en torno de la economía real de un determinado lugar para establecer a partir de su íntegro conocimiento, cuáles son y cuáles serán las interacciones sociales con base en aquella actividad económica.

  Para los autores los grupos económicamente poderosos establecerán las herramientas necesarias para ser los controladores de la vida de relación dentro de la comunidad. Aquí es necesario el discernimiento de las actuales circunstancias mundiales, nacionales, provinciales y municipales para establecer una justa composición de intereses entre los económicamente poderosos y el pueblo en su expresión de conjunto autodefensivo de sus propios intereses de cuerpo social.

  La constitución real está compuesta por la clase dominante, por las estructuras de poder mediante las cuales esta clase ejerce el predominio, el fin que efectivamente persiguen tales estructuras de poder, las maneras de obrar que tienen estas estructuras y la actividad creadora y distributiva de bienes que también establece y ordena en lo fundamental, la clase dominante. En suma, según asevera Aristóteles con frase tajante, “el sector social dominante es la Constitución” (cfr. Aristóteles, Política 1278 b-10,1289 a 15-18, Arturo Enrique Sampay, “La Constitución como objeto de ciencia”, en Sampay, Constitución y Pueblo, 2° ed. Buenos Aires,1974, p.60-62)

Queda dicho así, que la clase social dominante es la que compone la estructuración social y económica mediante su propio armado de poder, de donde esta clase ejerce un predominio sobre el resto del conjunto social. No obstante en las actuales circunstancias de la evolución, el tema “ambiental” tratado y reglamentado en base a una norma constitutiva, actuará como morigerador del desenfreno capitalista, sumado al concreto hecho que las clases sociales medias y bajas han adquirido innumerables cantidad de derechos, cuya resultante es la necesaria justa composición de intereses en la futura conformación de la Carta Orgánica municipal.

c) La Carta Orgánica escrita: Finalmente habremos de llegar a la letra fija como código superlegal que será sancionado por el conjunto de la sociedad en una justa composición de intereses que arrime los de las clases económicamente dominantes, los de los sectores medios y bajos que por efecto de los nuevos paradigmas de estructuración social han adquirido derechos a participar de la totalidad de los bienes, y de la naturaleza como sembradío celestial para todos, y no como botín para pocos.

Fdo. Dr. Fabio Ramiro D´Angelo. (faradfrd@hotmail.com – cel.3454932466)

Contenido Relacionado