APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

16 de Septiembre de 2021 - Nota vista 634 veces

Los gobernadores, ante la crisis política, guardan silencio

Desde la tarde de ayer, cuando se conocieron las renuncias de varios miembros del gobierno, todos ellos allegados a la vicepresidenta Cristina Fernández, el periodismo y la gente hablan de una crisis pos paliza electoral. En verdad la crisis política existe desde el mismo momento en que Cristina, nomina a un presidente con quien tenía serias diferencias después que éste públicamente la había vapuleado por sus acciones políticas y también por su situación con la justicia.

Es decir que estamos ante un gobierno que comenzó debilitado, con el paso del tiempo, eso fue público, llegando a interrumpir un discurso de Alberto para que ella aclare el concepto que el presidente no podía o no sabía comunicar. La derrota electoral del domingo desató lo que estaba contenido a fuerza de guardar silencio, ahora parecer ser que están dispuestos a medir fuerzas y pelear por el poder.

Con ese escenario, no resuelto, los gobernadores pasan a tener un peso fundamental en esta crisis, hasta la noche de este miércoles los líderes provinciales, aunque algunos de ellos fueron llamados por Alberto Fernández para saber dónde se van a parar en este conflicto institucional, nadie salió a decir nada todavia.

Aunque si prestamos atención, Gustavo Bordet tiene antecedentes de poca simpatía con Cristina, hace mucho tiempo manifestó que el tiempo de la poderosa mujer había finalizado: “Cristina ya fue”.

En la tarde de ayer, el Senador Edgardo Kueider, en medio de urgentes reuniones en Buenos Aires en favor de uno u otro, elucubraciones de sucesores en los ministerios, el senador entrerriano emitió un comentario público respaldando al presidente Alberto Fernández; Kueider en esta crisis, no hablaría por su boca, lo que dice el senador concordiense siempre es lo que piensa Bordet.

Aquí está claro que estamos ante una pelea inédita en la historia política, no comparable con la renuncia de Alvarez a De la Rua, Alvarez era el y su mujer y el radicalismo ingenuamente le había entregado el 50 % del gobierno, aquí el que está vacío de poder es Alberto, quien aceptó esta situación desde el mismo día que fue nominado por ella, situación sin antecedentes en el mundo.

 Bordet está en silencio como todos los gobernadores, pero ya mandó un mensaje a través de su hombre confiable desde siempre.

El clima es muy preocupante, esperemos el amanecer del jueves, cuando ya se anuncian marchas y movimientos en favor de Alberto Fernández y seguramente veremos a Sergio Massa tratar de sacar alguna “ventajita” de esta situación muy preocupante que está viviendo el país. Las peleas internas en el peronismo fueron muy violentas siempre y se cobraron vidas. Esperemos que la historia no se repita.

Cuando ya cerrada la presente edición de El Heraldo, los gobernadores empezaron a manifestarse, entre ellos Gustavo Bordet.

Contenido Relacionado