APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

3 de Mayo de 2021 - Nota vista 931 veces

CARLOS Y URIEL BUSCH 2 músicos jóvenes muy talentosos

Se podría decir que son isleños pero nacidos en otro pago. Estos hermanos son de Gualeguaychú, se fueron trepando a la vida primeramente en Perdices de aquel Departamento entrerriano. Allí vivían con su familia, el papá de profesión peón de campo encargado de un establecimiento y su madre ama de casa. Concurrían a la Escuela nº 64 Juan José Milán y buscando mejor bienestar como todos en esta vida, su padre consigue trabajo y de esa manera llegaron a “las Islas de Ibicuy”, más precisamente al Establecimiento “El Guasuncho”, distante 10 kms. de Villa Paranacito.

Uriel comenzó la escuela primaria en la Nº 3 Tempe Argentino de Arroyo Sagastume y su hermano Carlos en la Secundaria Nº 2 “Islas del Ibicuy” de Villa Paranacito. Allí en la zona debieron adaptarse enseguida a otra vida, la de las sudestadas, las lanchas, las botas de gomas, la creciente, los mosquitos, pero se llenaron de la paz que abraza y que no suelta. Pero a ese silencio isleño le hacían falta canciones y entonces arrancaron Carlitos con la guitarra y Uriel con el teclado.

Nos contaba Carlitos: "las canciones que recuerdo de la primaria son las clásicas, como Merceditas, Juan del Gualeyán, Zamba de mi esperanza, Tren del cielo y otras más dentro de las clases de música que seguramente cantábamos de todo un poco, pero son las que más se quedaron, ya que me llamaba mucho la atención ese género musical, porque en mi casa siempre se escuchaba música como chamamés, payadas, zambas y algunas chacareras, a pesar de que en la familia no hay ningún músico, pero le cuento que el silencio de las islas nos hacía falta la música y acá estamos”.

Dice Uriel: “Recuerdo que a mi hermana mayor cuando cumplió sus 15 años le regalaron una guitarra, yo tenía 11 años y fue la primera vez que tuve en mis manos una guitarra, con la emoción tan grande de un niño a esa edad. Ella se ponía a tratar de sacar algo y a veces me la prestaba, pero no pude sacar un acorde, una nota, NADA.

En esos tiempos que le cuento se carecía de internet y era muy difícil comenzar de cero sin que alguien nos ayude. La guitarra duró poco ya que la vendió y yo ya no sabía cuando iba a tener otra.

Al año, y con mucho sacrificio, y con algunos ahorros logré comprar una, que aún conservo y a partir de ahí ya había comenzado el colegio secundario y con mi profesor de música JAVIER MACIAS aprendí algunos acordes y rasgueos. El primer tema fue el vals “Quiero ser tu sombra” un pedacito de la introducción y lo tocaba todo el día, pero no quería que me escucharan en casa, me daba mucha vergüenza cuando practicaba. Un tiempo después conocí al profesor HUGO MENA (que era el profesor de mi hermano en la primaria) es un genio, me abrió la cabeza su manera de explicar y fue él quien me invitó a tocar la chamarrita “Juan del Gualeyán” para el CD Buenas Notas y le aseguro que desde ahí en adelante perdí la vergüenza que tenía y comencé a sentirme seguro en lo que hacía musicalmente, gracias a los amplios conocimientos que me ofreció Hugo".

Su hermano nos dice: "yo comencé cantando en la escuela primaria con el Prof. Mena y una vez me convocó a grabar y canté en un disco un rasguido doble que se llama "Que más puedo pedir” y salió re lindo y luego encontrarme con el teclado me cautivó muchísimo”.

Cuando le pregunté qué significa que tu voz y tu nombre también ahora estén grabados en el trabajo discográfico del Profesor Hugo Mena como en “Buenas Notas” y “Ecos del río 1 y 2", junto a muchos chicos de Islas del Ibicuy, escenario de los sueños junto a Roberto Romani. Me miró tan distinto que se podía ver que trasmitía una gran alegría en sus ojos para contestarme: "No hay palabras para explicar lo que siento al ver mi nombre en los CD del profesor Hugo Mena. Una emoción inmensa ya que nunca pensé que iba a tener la experiencia de grabar un CD tan importante. Es un orgullo enorme poder hacerlo junto a tan grandes artistas como son HUGO MENA Y ROBERTO ROMANI. Luego de esta experiencia mis proyectos son seguir aprendiendo y superarme día a día… poder dedicarme de lleno a la música y vivir de la música y hasta soñar con viajar y conocer muchos lugares”.

"Actualmente estoy en un grupo de chamamé, ya hace 6 años. Empecé a ir a sus ensayos gracias a un amigo y cuando un integrante dejó el grupo me llamaron y ahí estoy conformado con 2 acordeones, 3 guitarras y yo hago bajo eléctrico. Hemos tenido varias actuaciones y eso me permitió perder el miedo a los escenarios y ser conocido en esta profesión. Este grupo ya me permitió conocer por ejemplo un país vecino, como la Rca. O. del Uruguay”.

Uriel nos decía que su referente sin dudas sigue siendo Hugo Mena ya que escucharlo tocar a él, a uno le dan ganas de hacer lo mismo, aunque estoy muy lejos de eso, porque el Profe Hugo “es un virtuoso”.

Luego de la charla y antes de despedirnos nos mostraron el CD de su trabajo “Ecos del río 2” donde allí ejecutan un tema instrumental “Quiero ser tu sombra” y al contarnos se observa lo importante que es ser parte de algo, estar dentro y ser protagonista. Nos despedimos y Carlitos le dice a Uriel “tenés otro disco en tu casa?” entonces le regalo este si, sí Carlitos dale, y ellos también se despidieron, uno rumbo a Gualeguaychú y el otro a Paranacito, con la humildad que caracteriza al hombre que sufre y desea superarse en lo que le gusta, teniendo condiciones naturales muy elevadas y mientras se alejaban pensé ….que pena que en jóvenes talentosísimos como ellos no se valore en el talento que tienen, ellos deberían vivir de la música y no tener que hacer otro trabajo donde no le permite el tiempo completo de dedicación a prácticas, que como todos sabemos son muy importantes y además en otras tareas sus manos se deterioran y pierden flexibilidad en técnica que es fundamental en interpretación. Qué lástima!


 Por Comisión Homenaje Permanente a “Linares Cardozo" de Cdia . Rosita Ramat- Ferré Registrada en INAMU nº 7333


Contenido Relacionado