APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Tecnología

10 de Abril de 2021 - Nota vista 776 veces

Spot, la plataforma que quiere que hagas las reuniones paseando para evitar la “fatiga del Zoom”

La aplicación transcribe lo que se habla en las conferencias de trabajo y elimina el ruido externo para favorecer su uso en movimiento.

La crisis del coronavirus ha desencadenado una serie de transformaciones en el mundo del trabajo que han llegado para quedarse. Una de ellas tiene que ver con las reuniones. Se suspendieron los largos encierros en torno a una mesa para debatir contenidos: ahora se imponen las videoconferencias (las calls, como son denominadas de forma coloquial). Asistir a una reunión en pijama y desde el dormitorio parecía una gran idea, hasta que estas, a su vez, produjeron otra particular pandemia, la conocida como “fatiga de Zoom”. Ahora una nueva plataforma llamada Spot pretende mantenernos conectados con la oficina de una manera más saludable: promoviendo las reuniones mientras paseamos.

Estar sentado durante horas delante de la pantalla viendo varios rostros en pequeños cuadrados termina por desbordar la capacidad del cerebro, que, a su vez, provoca una fatiga no solo mental, sino física. Cuando es la propia plataforma la que provoca un cansancio, la eficacia de las reuniones disminuye. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Stanford compara la tensión de una videoconferencia con los eternos silencios que se viven en un viaje en ascensor con un vecino. ¿Es mejor hablar? ¿Hay que mirar a la otra persona? Los asistentes en una videoconferencia suelen permanecer hieráticos al tiempo que intentan asimilar y tomar nota de lo que se está debatiendo.

Esta complicada realidad fue vivida en carne propia por Greg Caplan, un emprendedor estadounidense que por su trabajo se vio también forzado a mantener videoconferencias de forma sistemática, pero encontró una solución a esta fatiga. Caplan alternaba las videoconferencias con caminatas en las que contemplaba los árboles mientras se relajaba con el canto de los pájaros, según ha contado a la publicación especializada Wired. Comenzó a aprovechar dichos paseos para hacer llamadas y descubrió que resultaban mucho más productivas que las sesiones de Zoom. De pronto todo encajó: ¿Por qué no crear una plataforma con la que, desde el móvil, se puedan mantener reuniones en movimiento? Esta reflexión supuso el primer mimbre de Spot.

Resultaría tentador comparar Spot con una simple llamada telefónica o conferencia en grupo por WhatsApp. La plataforma se apoya en la tecnología para ofrecer un importante valor añadido respecto de otros sistemas en la celebración de las reuniones. Lo primero que hay que saber es que Spot elimina el engorro de utilizar la cámara: las reuniones serán únicamente mediante voz. Y también automatiza además parte del trabajo a desempeñar en el transcurso de una reunión.

Para empezar, la propia plataforma se encarga de transcribir, mediante un sistema basado en inteligencia artificial, lo hablado en un texto, que queda a modo de acta, para facilitar que podamos pasear tranquilamente sin la necesidad de apuntar lo que se cuenta. Los participantes podrán posteriormente reenviarse este texto o guardarlo como testimonio de lo hablado. Spot permite asimismo tomar notas en la pantalla del móvil en el transcurso de la reunión, sabiendo que todo lo anotado será privado hasta que se decida lo contrario.

La tecnología de esta plataforma cancela de forma automática los ruidos externos, con lo que no hay que preocuparse de bocinazos ni conversaciones ajenas. Todo parte desde una convocatoria que se lleva a cabo desde un calendario en la propia aplicación. Llegada la fecha y hora, los asistentes se conectan y participan en la misma caminando o no (lo del paseo, pese a ser el principal propulsor de la idea, no es obligatorio).

La conocida como ‘fatiga de Zoom’ es desencadenada por distintos factores. En primer lugar, el cerebro se ve obligado a completar la ausencia de componentes de la comunicación no verbal. No tener al interlocutor delante representa, para este órgano, un puzzle al que le faltan piezas y se esfuerza por completarlo. Por otro lado, el participante muestra su rostro permanentemente en pantalla con lo que puede sentirse observado y juzgado durante interminables minutos.

Pero, ¿por qué caminar? A diferencia de la rigidez de un mosaico de rostros en torno a una videoconferencia, una caminata sin cámaras de por medio permite al cerebro relajarse y ser mucho más creativo. Uno de los mejores exponentes de estas reuniones en movimiento era el fundador de Apple, Steve Jobs, que se trasladaba de un punto a otro de la sala de reuniones para máxima tensión de sus asistentes. Spot recoge precisamente en su web una de las citas del fundador de Apple: “Caminar es lo mejor para una tormenta de ideas, para conocer mejor a las personas y para resolver asuntos”.

Y hay una explicación científica que razona por qué el movimiento resulta tan productivo. Ken Fogel, profesor de la Escuela Profesional de Psicología de Chicago estableció un gráfico símil: al teléfono, no tienes a tu interlocutor delante y es como si tuvieras una patata caliente que no puedes pasar a nadie. En este caso, la patata son nuestras emociones y, de alguna forma, el movimiento logra transferir y disipar estas emociones en ausencia de un interlocutor físico. El servicio está, por el momento, accesible mediante invitación, aunque más adelante estará disponible para todo el mundo mediante un modelo freemium, gratuito para particulares y de pago para empresas.

(I: JOSÉ MENDIOLA ZURIARRAIN – El Pais)

Contenido Relacionado