APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

5 de Abril de 2021 - Nota vista 789 veces

RICARDO DIMOTTA Acordeonista, músico, compositor, maestro chamamecero

Nos visitó aquí, en nuestra sede de Concordia días pasados, dueño de una personalidad muy bien definida lo que hace que logre melodías maravillosas con su acordeón de 3 hileras, en este caso como solista instrumental que realmente da placer escucharlo. Es de los que “no se cree superior” y eso me agradó mucho de él, su sencillez y su humildad muy a pesar de venir de generaciones muy importante de musiqueros.

Nos contó que terminó su nuevo trabajo discográfico hace poco (nos dejó uno de regalo) que tituló Natura, donde incluye 13 canciones. Participan con él otros artistas que lo acompañan como Juan Martín Carballo en guitarra, Valentín Cosso en guitarrón, Giselle Ojeda en voz, Diego Moglio en voz y sapucay, Luis y Gino Bertolotti ambos en bandoneón, Ricardo y Roberto Dimotta los 2 en acordeón, Virginia Sartori en flauta, Amílcar Giménez en chelo, Román Cosso en violín y Mario Delbon en voz.

Es un trabajo muy completo, bien armonizado donde incluye algunos sonidos de la naturaleza. Fue denominado de interés cultural por el Gobierno de la Provincia de Entre Ríos bajo resolución nº 00377/18 del Ministerio de Cultura y Comunicación.

Aparte de la música nos dijo: ''Estoy muy entusiasmado con un nuevo proyecto comercial que es la vitivinicultura, en sociedad con la Sra. Edit Elena Ramat, docente. Estamos armando un viñedo, donde ya hay plantadas y produciendo las uvas en una plantación importante en un campo de la zona de Lucas Sud (Dpto. Villaguay), con distintas cepas que hacen el gusto variado al degustar el vino. La bodega se llama Los Pioneros y algunos de los vinos que estamos elaborando son: Don Román y Dimotta. Le cuento que con la Sra. Edit Ramat ya terminamos de estudiar la carrera de Tecnicatura de Enología y Fruticultura que se dicta en la ciudad de San José (Dpto. Colón). Es una carrera de 3 años de duración donde se obtiene el título de enólogo, requisito indispensable para tener esta empresa que estoy dirigiendo con ella (somos socios comerciales) y de verdad que es apasionante lo que he aprendido sobre esta materia, aunque le cuento que aunque parezca extraño yo no bebo alcohol. Digo esto porque siempre en los músicos se piensa que todos son bebedores y no es así. Soy muy disciplinado y responsable de mi profesión de lo que llevo a mi espalda que me dejó mi abuelo Abelardo Dimotta, que como todos saben muy a pesar de ser él un músico autodidacta, fue el creador de la tonalidad menor en el chamamé, porque la mayoría de los chamameceros, sobre todo de Corrientes, estilan sus interpretaciones en tonalidad mayor. Sus obras son muy recordadas como Estancia La Isabel, El Mingo, El Carretel y tantos más todos escritos en tonalidad menor. Mi padre era Héctor Armando y aprendió a tocar el acordeón de su padre Abelardo también autodidacta. Gran compositor igual que mi abuelo por ejemplo nos dejó entre otras obras un chamamé: Como te extraño Villaguay, porque mi papá nació también en la ciudad de Villaguay.

''Yo nací en Buenos Aires y viví muchos años allá, estudié música y composición con varios maestros muy conocidos, porque me gusta respetar lo tradicional, pero innovando cosas y la profundidad del estudio me dio muchas posibilidades que pongo como intérprete en mis recitales''.

Cuando le pregunté qué proyectos tiene para el futuro, se puso serio y pensó; me contestó: ''Tengo muchos proyectos como músico, pero con esto de la pandemia estamos todos los artistas limitados para actuar, yo he sido convocado y he actuado en todo el país en Festivales nacionales, como el del Chamamé en Corrientes entre otros y le digo que en todos, las obras de mi abuelo y de mi padre son muy bien recibidas por el público y además por los colegas músicos, eso me llena de satisfacción y como comprenderá de responsabilidad''.

Ricardo Dimotta tiene sí una gran responsabilidad con el apellido que lleva, pero les aseguro que a él le sobra conocimientos como artista en todos los sentidos, una digitación con gran tecnicismo en el acordeón, un criterio especial en cada obra que le pone su gusto para interpretar cada tema (digo esto porque lo tuve muy cerquita escuchando y hasta tocamos una canción juntos) y además por si esto es poco, tiene, repito, una gran humildad algo que muchos artistas famosos se olvidan y es la formación más importante que debe tener el ser humano.


Por Comisión Homenaje Permanente a “Linares Cardozo” de Cdia.

Rosita Ramat-Ferré Registrada en INAMU nº 7333.


Contenido Relacionado