APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Espectáculos

21 de Marzo de 2021 - Nota vista 1140 veces

Una modelo confesó que le ofrecieron plata para destruir la carrera y el matrimonio de Djokovic

Natalija Scekic contó que le propusieron darle 60.000 euros y un viaje si lograba dañar la imagen del reconocido tenista.

Hace algunos días, Novak Djokovic se convirtió en el tenista que más semanas estuvo como número uno del ranking ATP. Es por eso que el serbio decidió hacer una fiesta para celebrar este nuevo logro con sus familiares y amigos.

El Anuncio termina en 32s

Esta celebración fue el escenario ideal para que dos personas idearan un plan para lograr dañar la carrera y el matrimonio de Djokovic, así lo reveló la revista de espectáculos serbia Svet&Scandal, después de que una fuente asegurara al medio que desde Inglaterra se contrató a un hombre de mucho dinero para que se encargara de ese trabajo.

La intención, según relató el magazine, era convencer y contratar a una modelo para que lo seduzca en esa reunión y grabara cualquier encuentro íntimo que tuvieran con la intención de difundir posteriormente esas imágenes.

“Es cierto que un tipo me contactó. Lo conozco de la ciudad y lo consideraba un tipo serio. Conozco sus trabajos y estuvieron bien. Cuando me pidió una cita, pensé que era para un asunto comercial. Sin embargo, a medida que avanzaba la conversación, vi que no tenía nada que ver con mi vida”, aseguró Natalija Scekic a Svet&Scandal días después de aquel festejo.

“Pensé que se trataba de una cámara oculta cuando me dijo que tenía que seducir a Novak y grabarlo, pero que no me preocupase de eso porque él ya se ocupaba de esas cosas. Me dijo que podía conseguir unos 60.000 euros por eso y un viaje adonde yo quisiera”, reveló la modelo que se negó rotundamente a participar en esa desagradable propuesta.

“Me reí, esperando que dijese que era una broma, pero el hombre hablaba muy en serio. Me sentí muy ofendida y humillada”, se lamentó y agregó: “Sé que dicen que las modelos son de una forma u otra, pero todo el tiempo traté de hacerme un nombre en este negocio sin manchas, para que alguien me dijera literalmente que tengo que acostarme con alguien por dinero...”.

“En ese momento se me ocurrió pegarle, echarle agua, pero me contuve porque estábamos en un lugar público. Recogí mis cosas y me fui”, detalló la mujer, que se había reunido para almorzar y escuchar la oferta.

Contenido Relacionado