APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” por Dr. Jorge Norberto Mario - 20 de Marzo de 2021 - Nota vista 203 veces

EL CINE ARGENTINO DEL AÑO 1935 (4ª Parte)

“MONTE CRIOLLO” Es una película en blanco y negro del año 1935 producida por Arturo S. Mom y para Argentina Sono Films que fue la distribuidora; de género dramático y policial de 65 minutos; que fue dirigida por Arturo S. Mom, sobre su propio guion, y quien se ocupó del montaje; siendo su asesor técnico el Director Daniel Tinayre quien justamente dirigiría una segunda versión de este argumento original en 1946 con el nombre de “Vidas Marcadas”.

La fotografía fue tarea de Francis Boeniger, fotógrafo de cine que por este tiempo estaba poniéndose de moda; y la escenografía estuvo a cargo de Juan Manuel Concado; y fueron los compositores de la música Francisco Pracánico y José Vázquez Vigo; quienes aportaron la inclusión de atracciones musicales” y es así que el dúo de Agustín Magaldi y Pedro Noda entonan la cueca “Como Jugando”; y Azucena Maizani canta el tango “Monte Criollo”, compuesto para la película con letra de Homero Manzi y música de Francisco Pracánico y de paso Florindo Ferrario simula entonar el tango “Muchacho de Cafétín” de los mismos autores.

“Monte Criollo” tiene como principales protagonistas a Nedda Francy como Lucy; Francisco Petrone como Argüello; Florindo Ferrario como Carlos; Domingo Sapelli como Mendieta y les acompañaron Marcelo Ruggero, Azucena Maizani como ella misma, Oscar Villa; Olga Mom, Marino Seré, Héctor Fioriti, Carlos Fioriti, Juan Siches de Alarcón, Agustin Magaldi, Pedro Noda y Miguel Mileo.

Esta ópera prima de Arturo S. Mom, se refiere a la relación entre una mujer y dos hombres, dueños de una casa de baile y juego clandestino y al conflicto que surge tras ello. El nombre de la película alude al juego de monte, original de España y muy popular hasta mediados del siglo XX en variados lugares de Argentina donde se practicaba el juego clandestino.

Lucy, es una mujer de turbio pasado; viene escapando durante la noche de la policía, y se introduce por el ventilete en el sótano de una fonda cuyo dueño el tano Mendieta; despide a la clientela porque es hora de cerrar; y es hora de jugar al Monte criollo, para lo cual su ayudante saca un mazo del cajón que tiene marcada una X en un papel que lo recubre. Argüello manda en la mesa y baraja, estando a su lado su amigo Carlos; y gana la primera mano. Carlos baraja la segunda mano. A todo esto Lucy no puede salir del sótano porque se trabó el ventilete. Después de desplumar a los que jugaron con ellos, Mendieta cierra y traba la puerta. Ahora luego de repartirse el dinero Argüello y Carlos se disponen a jugar ellos, cuando Mendietta cantando se dirige al sótano se escucha un grito. Los amigos se sorprenden y ven a Mendietta forcejeando con Lucy que le cachetea. Carlos la agarra, mientras Argüello va a buscar la policía.

Lucy le dice a Carlos “no he hecho nada”...”quiero vivir…dejenme vivir” y se tranquiliza junto a él; cuando llega la policía el tano se pone a preparar un sandwiche, mientras Carlos convence al policía que no detiene a Lucy y se va. Carlos le ofrece si quiere café o algo. Ella dice que no, y decide irse; dándole la mano a Mendietta cuando le abre la puerta. Cuando camina, retorna, y salen los dos amigos y se ven caminar los pies de los tres hablando; la imagen sige dándose, en variadas oportunidades, cambiando el estilo de los zapatos y la ropa de ella. Lucy ha convencido a Carlos y Agüello; para que instalen un salón de juego ilegal, transformando la fonda en un cabaret donde funciona el juego legalmente; y Mendieta vistiendo como un “master chef” dirige a los mozos que atienden a la clientela. Con el tiempo Argüello se interesa románticamente en Lucy, pero es rechazado porque ella se siente atraída por Carlos, que siempre la ha tratado con cariño.

La obsesión que Argüello tiene por ella le lleva a hacerle trampa en las partidas de juego que mantiene con Carlos y consigue arruinarlo dejándolo sin dinero; mientras Lucy se debate por lo que está pasando, y mantiene una severa discusión con Argüello cuando llega Carlos y lo enfrenta diciéndole que es un tramposo y Argüello le reta a pelear en el muelle y se va. Carlos le dice a Lucy que le perdone si no vuelve; y Argüello los ve a través de la ventana cuando se abrazan.

Argüello lo espera en el muelle fumando. Carlos llega y cuando va a sacar su arma, Argüello le dice “no, a cuchillo”…“tenés razón”, dice Carlos y lo apuñala mortalmente. En ese momento Argüello arroja su cuchillo al agua, y le pide el suyo a Carlos y le dice que se vaya rápidamente; y Carlos sale corriendo. Dos policías de recorrida le ven y uno dice “allí hay un herido” y cuando le interrogan Argüello les dice “no… es un hombre que se va porque quiere a su amigo” y se cae muriendo sin denunciar a su agresor para recobrar así su autoestima como jugador profesional. Lucy angustiada ve aparecer a Carlos, y una sonrisa nace en su rostro y abre los brazos finalizando la película.

Para el crítico King en la crónica publicada en la revista “Mundo Argentino” opinó se trata de “una película magnífica con un nivel no alcanzado hasta ahora en un filme nacional, siendo un argumento que contó con la ventaja de que al construir sus personajes fue dueño de su psicología. De ahí que se sintiera capacitado para moverlos a su antojo. La interpretación tiene su punto alto en Francisco Petrone con esa voz que tantas oímos sobre el escenario del teatro que se registra magnificamente y se capta en todos sus matices y se mueve sin afectación”. Si lo desean la pueden ver por internet.

“Monte Criollo” se estrenó el 22 de mayo de 1935 en el Cine Monumental de la ciudad de Buenos Aires.

Contenido Relacionado