APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” por Dr. Jorge Norberto Mario - 13 de Marzo de 2021 - Nota vista 801 veces

EL CINE ARGENTINO DEL AÑO 1935 (3ª Parte)

El tercer estreno del año proviene de la mano de un nuevo director con una temática que inicia su presentación en el cine argentino, la de un crimen en medio del bullicio de la gente de teatro; que sentará el futuro de nuevas producciones. Una película atractiva con un destacado espectáculo teatral que se llamó:

“NOCHES DE BUENOS AIRES”

Es una película en blanco y negro del año 1935, del género comedia musical dramática de 75 minutos de duración, producida y distribuida por Cinematográfica “Lumiton” y cabe destacar por si no conocían la presentación de esta productora: se trata de un atleta que golpea un gong; que cuando en 1955 se creó en Inglaterra la Organización Rank; también utilizó un gran gong al que golpeaba un atleta.

“Noches de Buenos Aires” fue dirigida por Manuel Romero sobre un guion escrito con Luis Bayón Herrera; cuya fotografía estuvo a cargo de Luis Romero Carranza; siendo responsable del montaje Francisco Mujica y de la muy buena escenografía Ricardo J. Conord; y la música fue compuesta por Alberto Soifer.

Fueron sus protagonistas Fernando Ochoa como Pablo Rivera y Tita Merello como Dora; acompañados por Severo Fernández como Ponciano; Irma Córdoba como Celia Rivera y además integraron el elenco Enrique Serrano como López, Aída Olivier como Margot; Héctor Calcaño como el Director; Tito Climent; Guillermo Pedemonte; Alfredo Porzio; Inés Edmonson; Alberto Soifer; Juan Mangiante; Alfonso Pisano y Vicente Forastieri; y sin acreditar participaron Joaquín Petrocino y Fernando Campos; contando con la participación de la orquesta folclórica paraguaya de Samuel Aguayo.

Tita Merello interpreta los tangos “Cadena de amor”, “Noches de Buenos Aires” y “Cogote”, los tres con música de Alberto Soifer y letra de Manuel Romero; destacándose en una sobria actuación; e Irma Cordoba en su debut cinematográfico canta una canción paraguaya y una milonga en el espectáculo del Teatro.

Los títulos se presentan con un interesante movimiento y se acompañan con un tango de fondo, sobre imágenes nocturnas de Buenos Aires. La historia se inicia con gente que sale de un teatro; donde junto a la puerta se destaca un afiche que dice Hoy Gran Estreno “Noches de Buenos Aires”. Es el Teatro Trianon y la historia gira en torno a los actores y actrices del mismo; caundo sale Dora con otros y toma un taxi. Luego todos se encuentran en un local folklórico atendido por chicas vestidas de paisanitas; donde Dora le canta al guitarrista Ponciano el tango “Cadena de Amor”. Luego de unas nuevas vistas nocturnas del Buenos Aires de otrora, se describe el ritmo interno del teatro en la preparación del espectáculo.

Pablo Rivera es un recitador radial y teatral que participará en ese espectáculo. Llega el estreno con una sala colmada de público y la orquesta ante el escenario, y luego el gran telón que se abre para la representación de un ambiente litoraleño, donde Celia Rivera entona una canción paraguaya, y luego Pablo Rivera aparece vestido de soldado y recita la historia de la guerra del Chaco. Luego sigue una bailarina rumbera, para pasar al espectáculo de Dora que apoyada en un farol, con una gran orquesta de fondo canta “Noches de Buenos Aires”, y se produce un fundido de escenas que muestran nuevamente al Buenos Aires Nocturno, destacándose los carteles luminosos y entre ellos aparece brevemente el de YPF; luego al culminar de cantar Dora baila el tango con un clásico compadrito, y salen 10 parejas a acompañarles, que divierte al público, por un pequeño acto cómico.

El espectáculo continúa en un cafétin, donde bailan al son de una clásica orquesta típica y Pablo Rivera recita nuevamente y Celia Rivera canta una milonga, y termina bailando con un compadre, al que Pablo se la quita, baila con ella y la arroja al piso, terminando el espectáculo, con un público que aplaude calurosamente. Luego todos se reunen en una fiesta en el mismo teatro; el Director está muy contento y satisfecho. Dora canta acompañada por Ponciano con su guitarra, más un piano y un violin “Cogote” justamente cargoseando a Lopez por estar metido en todo ya que trabaja para el hijo del Director; que está seduciendo a Celia Rivera, y la invita a ir con él a su oficina, pero Margot una de las artistas le avisa a Pablo, que va a la oficina y tras él llega López y algunos otros; y mientras Pablo se va con Celia, los demás reprochan a López y el Director calma a todos. Al irse el hijo, despecha a Margot que evidentemente está enamorada de él; y un gigantón amenza a López que le diga a su patrón que se cuide; y luego cachetea a Margot. Al día siguiente López llama a Celia por teléfono, para hacer una cita; pero cuando atiende Pablo, Lopez corta; y se provoca una discución entre ellos. A la noche luego del espectáculo el Director le trae una nota a Celia y es de su hijo que la invita y ella va al departamento, abre la puerta porque tiene la llave y lo encuentra muerto, llevándose un gran susto grita y sale corriendo a tomar un taxi y confiesa ello a Pablo, que con tranquilidad la consuela. La prensa se hace eco del hecho que sale en todos los diarios. A la noche siguiente el Director le dice a Celia que no se hable más del asunto y a dedicarse al espectáculo; y luego de mostrarse el mismo en una ráfaga de rápidas imágenes; la policía llega y arresta a Pablo por sospechoso del asesinato. En Investigaciones de la Jefatura de Policía; López, parece acusar a Pablo, a quien defienden su esposa, Dora y Ponciano; pero el Jefe saca un pañuelo y se lo da a Pablo, lo que le implica y hace salir a todos, diciéndole a López que se quede. Cuando López se va, Dora y Ponciano salen tras él, invitándole a ir en un taxi donde le presionan, Ponciano lo toma del cuello, y Dora lo amenaza con un alfiler largo de cabello y Ponciano saca una navaja, y López les lleva donde vive Margot, y a traves de la puerta escuchan que le grita a alguien “sos un asesino”. Dora le dice a Lopez y Ponciano que busquen la policía; y ella golpea, el tipo abre y es el gigantón; y Dora se mete preguntando por Margot que está llorando y habla con ella, e increpa al gigantón que es el hermano; cuando golpean la puerta, el tipo saca su arma; y un policía la abre, cuando Dora manotea el arma al tipo; salvando al policía del disparo que da en la pared; y le encañona diciéndole arroje el arma, lo que hace, y le arresta cuando aparecen Ponciano y López. En la Jefatura el tipo confiesa, Pablo es liberado, y Celia le dice adios. Dora la frena diciéndole “y vos adonde vas” y la toma del brazo poniéndola frente a Pablo, y le dice “andá con él, un tropezón cualquiera da en la vida” y Pablo la abraza. Luego junto a Ponciano se ponen a cantar “Noches de Buenos Aires”.

Esta película se estrenó con mucho éxito el 27 de Marzo de 1935 en el cine Monumental de la ciudad de Buenos Aires.

Contenido Relacionado