APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Espectáculos

27 de Febrero de 2021 - Nota vista 846 veces

El cine argentino el año 1935 (Primera Parte)

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” - Por Dr. Jorge Norberto Mario



Con una producción cinematorgráfica que venía afianzándose, especialmente en la década de los años 20 en la época muda de nuestro cine nacional; y con el advenimiento del cine sonoro dio paso a nuevos directores, nuevos intérpretes no provenientes del teatro y de hecho nuevos directores de fotografía; varios de ellos que se desempeñaron antes como camarógrafos. Las nuevas técnicas, más una variada temática argumental los años 30 comenzaron en forma diferente, ya les comenté los estrenos luego de los afamados cortos de Carlos Gardel, producidos por Cinematográfica Valle en Octubre de 1930 y sin tener en cuenta sus películas realizadas en Francia y Estados Unidos; surgió nuestra primer película sonora “Tango” y luego le siguieron otras llegando así al año 1935 y se producen los dos primeros estrenos en la ciudad de Buenos Aires y que pertenecen a dos directores debutantes, que titularon “El Alma del Bandoneón” y “La Virgencita de Pompeya”.

“EL ALMA DEL BANDONEÓN”

Es una película del género drama musical, filmada en blanco y negro producida por Argentina Sono Films de 77 minutos de duración; dirigida por Mario Soffici sobre un guión compartido con José A. Bugliot, que contó con la fotografía de Francis Boeniger, siendo responsable del montaje Alfredo Traverso y de la escenografía Juan Manuel Concado, y la música fue compuesta por Enrique Santos Discépolo; de quien en el transcurso del relato se ejecuta por vez primera en el cine el tango “Cambalache”. 

Sus principales protagonistas fueron Libertad Lamarque, Santiago Arrieta, Domingo Sapelli y Dora Davis; a quienes acompañaron Pepita Muñoz, Enrique Serrano, Ernesto Famá, Héctor Calcaño, Dringue Farías, Francisco Lomuto, Miguel Gómez Bao y Gogó Andreu que hace una fugaz aparición representando a un botones de un hotel.

Un adinerado hombre dueño de un gran campo envía a su hijo a la ciudad para estudiar y el muchacho se dedica a otra cosa. El estanciero se opone a que el hijo tenga relaciones con el tango y con sus cultores a pesar de que su mayor aspiración es ser compositor. Nace entonces su relación romántica con una muchacha llamada Elda (personaje de Libertad Lamarque) que quiere triunfar en el canto. La pareja pasa por enormes renunciamientos y sacrificios; y debe atravesar, entre otros dramáticos trances, la muerte de una hijita de dos años y medio; y el asedio de un exnovio de ella, que resulta ser un villano que quiere ponerse serio pero no puede, al menos visto desde las perspectivas actuales.

La radio y sus figuras populares así como sus oyentes son uno de los temas de este filme. Una de sus más logradas secuencias se desarrolla cuando el cantor interpreta el tango “Cambalache" de Enrique Santos Discépolo; y el objetivo recorre las paredes y los sillones colmados del estudio de la radio desde donde se transmite, para encontrarse finalmente con los sorprendidos rostros de quienes en sus casas, están escuchando frente al receptor, y que parecen ilustrar la letra del Cambalache de Discèpolo.

El crítico Néstor (Miguel Paulino Tato), de “El Mundo” alabó la fotografía de la película en estos términos:

“La opera prima de Mario Soffici al servicio de libertad Lamarque y con dignidad para manejar los medios puestos a su alcance y mostrar exteriores ajenos a la trama y para la historia del tango en el Colón con 100 bandoneones en escena”. “El Alma del bandoneón” fue estrenada el 20 de Febrero de 1935 en el cine Monumental de la ciudad de Buenos Aires.-

“LA VIRGENCITA DE POMPEYA” 

Es una película del año 1935, filmada en blanco y negro; es un drama musical de 70 minutos; producida y distribuida por Libertad Films; dirigida por Enrique Cadícamo sobre su propio guion escrito en colaboración con Enrique Pedro Maroni; que contó con la música de Juan Carlos Cobian y Felipe Longiovine con canciones de Carlos López Buchardo; siendo sus protagonistas Nelly Quel, Enrique Pedro Maroni, Luis Díaz, Silvano Espavente, Ines Murray, Santpd Landa, Juan Carlos Cobian, Chola Asencio y Liana Román.

La historia de este drama, gira en torno a la problemática situación que debe sobrellevar una joven, entre el caritativo anciano que la protege; y el muchacho que la ama; disyuntiva que surge de de su relación con ambos. Un comentario después del estreno de un medio que no está identificado en las referencias sobre esta película, decía: “lo único interesante en la película son los dos primeros minutos de las vistas interiores de la iglesia de Pompeya; pero son dos minutos apenas y la película dura una hora y pico”.

Es evidente que a este cronista no le agradó en absoluto el trabajo de Enrique Cadícamo; sonoro y primitivo con el valor de ser el único filme que dirigió Cadícamo; y por su parte el crítico Néstor opinó en el diario El Mundo: “una película de valores mínimos…pobre de ingenio…pobre de recursos y pobre de interes, hay errores de todo género”. Domingo Di Núbila, uno de los grandes críticos cinematográficos que tuvimos, escribió que la película era “primitiva pero no exenta de simpatía”. Lamentablemente no hay muchas referencias sobre esta película, y tampoco se la puede ver por internet.-

“La Virgencita de Pompeya” se estrenó el 14 de Marzo de 1935 en el Cine Palace Theater de la ciudad de Buenos Aires.

Contenido Relacionado