APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” por Dr. Jorge Norberto Mario - 20 de Febrero de 2021 - Nota vista 210 veces

Biografía y cine de Carlos Gardel (Última Parte)

El turf fue una gran pasión de Carlos Gardel; ya que sentía un profundo cariño por los caballos de carrera, y por su amigo el jockey Irineo Leguisamo, por los hermanos Tortercio, por don Francisco Maschio por la gente de los studs, por los hipódromos y por las ventanillas de apuestas, y ello está reflejado en sus tangos. Uno solo lleva su firma con versos del gran poeta y periodista Alfredo Le Pera “Por Una Cabeza” que bailó Al Pacino en la película “Perfume de Mujer”; remake estadounidense de la italiana “Profumo Di Donna”, con Vittorio Gassman. Los demás pertenecen a diversos autores.

En cuanto al boxeo, un deporte muy popular en su época, Gardel era amigo de Pepe Lectoure -el tío del famoso promotor y empresario del boxeo Tito Lectoure-; de Enrique Sobral (que fue durante muchos años masajista del Club Boca Jr.); de Luis Ángel Firpo (considerado padre del boxeo profesional argentino) y de Eduardo Ramos Oromí, que fue uno de los mejores jurados de su época. Solía acercarse a los gimnasios de boxeo, en particular a la Asociación Nacional y el de Laiglón. En el primero entrenaba Firpo, en el segundo el uruguayo Ángel Rodríguez. Gardel era amigo de ambos y los admiraba, como admiraba también a Justo Suárez, a Luis Galtieri, Luis Rayo y Vicente Ostuni.

Nelson Bayardo, que estuvo gran parte de su vida investigando la vida del ídolo, menciona en su libro “Carlos Gardel, a la Luz de la Historia” una entrevista que el periodista Luis Ignacio Lecaldare le hiciera en Montevideo para la revista “Noticias”, que deja muy en claro también su gran simpatía futbolera, comentando que también cantó en el primer Mundial de Fútbol del año 1930 realizado en Montevideo, y del que fue campeón Uruguay ganándole en la final a la Argentina. El 24 de junio de año 2005, por decisión conjunta de las autoridades municipales de las ciudades de Buenos Aires, Montevideo y Tacuarembó, de Uruguay y Medellín, Colombia, donde falleció, se recordaron los 70 años de la muerte de Carlos Gardel. Por primera vez, se obvió esta conmemoración del llamado “Día de Carlos Gardel” en la ciudad francesa de Toulouse. En el barrio del “Abasto” existe una calle con el nombre de Carlos Gardel; barrio que visitó Frank Sinatra, cuando en el año 1980 vino a actuar en el Luna Park patrocinado por Palito Ortega; y estuvo en la esquina donde estaba ubicado el recordado café O’Roudeman, el que había sido demolido y solo existían sus cimientos entre los yuyos y allí depositó una vieja y amarillenta entrada de aquel espectáculo de febrero del año 1934 de la radio NBC de Nueva York, donde escuchó cantar a Gardel; diciendo en su memoria: “Thanks for helping me to live, Mister Gardel” (gracias por ayudarme a vivir, Señor Gardel).

Después del espectacular éxito de “El Día que me quieras'', inmediatamente en el mes de febrero de 1935 se llevaría a cabo la filmación de la que sería la ultima película de Carlos Gardel, que se tituló:

“TANGO BAR”

Es una coproducción de Argentina y Estados Unidos de 62 minutos, de género policial romántico, filmada en blanco y negro por la Paramount Pictures. Es la última película realizada por el cantante de tangos Carlos Gardel; que se filmó en febrero de 1935, un mes después de haberse filmado “El Día que Me Quieras” en los estudios Kaufman Astoria; ubicados en Astoria (Queens) de Nueva York. Fue producida por Samuel Piza y “Exitos Producciones” de Carlos Gardel; y dirigida por el austríaco John Reinhart; que ya había dirigido varias películas con actores latinos. El guion fue escrito por el brasileño Alfredo Le Pera; siendo responsable de la fotografía el estadounidense William Miller, y la música fue preparada por Carlos Gardel y Alberto Castellanos, en la que Gardel canta “Por Una Cabeza”, “Los Ojos de mi Moza”, “Lejana Tierra Mía” y “Arrabal Amargo” y nuevamente participó el actor argentino Tito Lusiardo.

Su elenco estuvo integrado por Carlos Gardel como Ricardo Fuentes; Rosita Moreno (Laura Montalván); Enrique de Rosas (Zerrillo); Tito Lusiardo (Juan Carlos Puccini); Fernando Adelantado (Ramos); Colette D’Arville (Chichita); José Luis Tortosa (Capitán); José Nieto(Inspector) y además Suzanne Dulier, Juan D’Vega, Manuel Peluffo, William Gordon, Jean Brooks, Carmen Rodríguez y Ted Stanhope.

Vuelve a tenerse en cuenta el registro de la voz de Carlos Gardel en vivo, eliminándose el tradicional doblaje de post producción; y la decisión de dirigir el tono del relato hacia el público de los países de habla española, para así alejarse del clásico tono porteñista, y de los estereotipos europeo-estadounidenses, como ya se había tenido en cuenta en “El Día que Me Quieras” y se continuó mejorando el nivel de actuación incorporando a los actores argentinos Enrique de Rosas y Tito Lusiardo a quien Carlos Gardel había invitado a participar en dicha película. La historia gira en torno a un cantor de tangos Ricardo Fuentes que un poco arruinado por las carreras de caballos, viajará en barco a Barcelona, y ya a bordo sube al barco su amigo Juan Carlos Puccini a despedirse y estando con él canta “Por Una Cabeza”; luego Puccini se va. Zarpa el barco en un clima festivo; pero resulta que Puccini no ha bajado y lo descubren como polizón, y el Capitán lo condena a pasear los perros de los pasajeros. Fuentes descubre como un fullero jugando poker reparte las cartas sacando de abajo del mazo para él, y conocerá a la afamada artista Laura Montalván; quien es cómplice del tahúr conocido como Comandante Zerrillo, quien despluma a los pasajeros manipulando las cartas, estando ella con él. Luego será nuevamente testigo de cómo Zerrillo le roba una valiosa pulsera a una señora, y se la da al perro de Laura que se la lleva a ella y la guarda en su cartera. Al darse cuenta la señora, intervendrá el Capitán y Fuentes le dice “no se perdió, fue robada” y el Capitán se lleva a todos los de esa mesa para ser revisados. Posteriormente Fuentes conoce a Ramos y en las conversaciones se ponen de acuerdo en abrir un “Tango Bar” en Barcelona. Encuentra a Laura en la cubierta y le recrimina lo que hizo, diciéndole “yo también soy ladrón, pero no delator”.

Llegan a Barcelona, inauguran el “Tango Bar”; lujoso local con mucho éxito y con espectáculos en los que Fuentes participa, actuando y cantando, y ha contratatado a Laura Montalván, para ayudarla en la delicada situación en que se encuentra, convenciendo a la policía de su inocencia. Con él también está su amigo Puccini. En otro espectáculo Gardel por primera vez baila un tango en el cine. Zerrillo también frecuenta el local y le propone venderle la pulsera juntamente con un malandrín y la compra para que desaparezca la prueba comprometedora para Laura y la guarda en su caja fuerte. Pasado un tiempo y luego de que Laura desestima a Zerrillo, después de un encontronazo con el malandrín defendiendo a Fuentes, ambos se reencuentran en forma afectiva, se declaran su amor y se besan.

Culminada la filmación de esta película; y en medio del éxito con que era reconocido su arte del canto, Carlos Gardel comenzó a preparar una gira que se centraría por varios países latinoamericanos, en cuyo transcurso la fatalidad del destino, le llevaría a sufrir el accidente de aviación sobre la pista del Aeropuerto Las Playas de la ciudad de Medellín, en Colombia; en el que falleció el 24 de junio de 1935.

“Tango Bar” fue estrenada en la Argentina, el 16 de julio de 1935 en el Cine Broadway, de la ciudad de Buenos Aires.

Contenido Relacionado