APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

18 de Febrero de 2021 - Nota vista 262 veces

Donald Trump dio su primera entrevista tras dejar la Casa Blanca y reiteró sus denuncias de fraude electoral

El expresidente de Estados Unidos habló en la cadena Fox News para recordar a su amigo personal, el conductor radial Rush Limbaugh, quien murió este miércoles de cáncer, a los 70 años.

Luego de dejar la Casa Blanca desde el pasado 20 de enero, y tras el segundo juicio político en su contra, este miércoles el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, brindó su primera entrevista desde que culminó su mandato.

El exjefe de Estado habló en Fox News con motivo de la muerte del popular conductor de radio, Rush Limbaugh. Además de recordar a Limbaugh, quien era su amigo personal, el exmandatario reiteró las infundadas denuncias de fraude que viene sosteniendo desde las elecciones de noviembre que ganó Joe Biden.

Limbaugh, a quien Trump otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad -la mayor distinción civil del país- en febrero de 2020 durante el discurso sobre el Estado de la Unión, falleció a los 70 años por un cáncer terminal que padecía desde hacía unos meses.

El exmandatario sostuvo que el presentador radial apoyaba las denuncias de fraude de su Gobierno: “Rush pensaba que habíamos ganado. Yo también, por cierto. Creo que ganamos por amplio margen”.

Trump también tuvo palabras muy elogiosas para Limbaugh, a quien calificó de “leyenda”: “Nunca va a volver a haber otra persona como él”. En esa línea, destacó su facilidad “para hablar durante dos o tres horas”, y remarcó que pese a que “lo amaran o no, la gente lo respetaba”.

El expresidente norteamericano reveló que la última vez que habló con su amigo fue “hace tres o cuatro días”: “Estaba peleando la enfermedad como un león”, dijo.

Durante la entrevista también recordó el esfuerzo que debió hacer Limbaugh para poder asistir a la ceremonia en la que se le entregó la Medalla de la Libertad: “Rush estaba muy enfermo en ese momento. Estaba en un hospital en Boston... Fue muy difícil para él venir a Washington desde donde estaba, y lo hizo”.

Ya en plena lucha contra el cáncer, el expresidente comentó que el deseo del conductor era permanecer en el aire hasta después de las últimas elecciones: “Su deseo era resistir hasta después de las elecciones. Trabajó tan duro, y se perdió muy pocos shows... Trabajó tan duro para pasar las elecciones, y fue genial. Lo logró.

“Perder a un ser querido es terriblemente difícil. Rush siempre será el mejor de todos los tiempos”, concluyó Trump.

Kathryn, esposa de Limbaugh, anunció este miércoles la muerte del presentador en su programa de radio.

En el segundo juicio político en su contra, el expresidente republicano fue absuelto el pasado sábado de los cargos de “incitación a la insurrección” en los disturbios en el Capitolio. Pese a que 57 senadores votaron a favor de la condena al exmandatario, la cifra no alcanzó los dos tercios (67 votos) necesarios para hacerlo.

Después de que se conociera el resultado de la votación del Senado, el equipo de Trump difundió una declaración en la que el exmandatario denunció una “caza de brujas” y prometió “seguir” defendiendo “la grandeza de Estados Unidos. Nuestro magnífico, histórico y patriótico movimiento, Make America Great Again (Hacer a Estados Unidos grande de nuevo), acaba de empezar”, dijo. “En los próximos meses, tendré mucho que compartir con ustedes y espero continuar nuestra increíble aventura por la grandeza de América”, agregó. Entre los senadores que votaron en su contra, figuran 50 demócratas y siete republicanos, el mayor número de deserciones dentro del propio partido en la historia para un presidente. Los siete republicanos fueron Bill Cassidy (Luisiana), Susan Collins (Maine), Richard Burr (Virginia), Lisa Murkowski (Alaska), Mitt Romney (Utah), Ben Sasse (Nebraska) y Pat Toomey (Pensilvania). Minutos después de la votación del Senado, el líder republicano en la Cámara Alta, Mitch McConnell, afirmó que aunque fue absuelto, Trump es “responsable” del asalto al Capitolio. La declaración da la pauta de que, pese que el Partido Republicano salvó a Trump de la condena, los equilibrios internos dentro del Partido Republicano podrían haber cambiado para el magnate.

Contenido Relacionado