APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

12 de Febrero de 2021 - Nota vista 537 veces

Tocilizumab y dexametasona, la combinación que evita las peores consecuencias del coronavirus

El estudio Recovery muestra que los beneficios del tocilizumab se extienden a todos los pacientes con covid con niveles bajos de oxígeno e inflamación significativa.

Un fármaco para la artritis, tocilizumab, reduce el riesgo de muerte entre los pacientes hospitalizados con covid-19 grave, acortando también el tiempo de recuperación y disminuyendo la necesidad de ventilación mecánica.

Así lo muestran los resultados del ensayo Recovery, que ha estado probando una variedad de tratamientos potenciales para covid-19 desde marzo de 2020.

Los datos pueden servir para dilucidar si tocilizumab tiene algún beneficio para los pacientes con covid-19 después de una serie de resultados recientes de ensayos mixtos, algunos decepcionantes como el publicado en «The BMJ» hace apenas un mes que concluyó que tocilizumab no solo no reducía el número de fallecimientos, sino que en el grupo tratado con este medicamento hubo un mayor número de muertes a los 15 días, lo que provocó que el ensayo se detuviera antes de tiempo.

«Ahora sabemos que los beneficios del tocilizumab se extienden a todos los pacientes con covid con niveles bajos de oxígeno e inflamación significativa», afirmó Peter Horby, de la Universidad de Oxford e investigador principal del Recovery.

El pasado mes junio este ensayo mostró que un medicamento barato y disponible en todo el mundo, el esteroide dexametasona, reducía las tasas de muerte en cerca de un tercio entre los pacientes con covid-19 más grave.

Desde entonces, ese medicamento se ha convertido rápidamente en parte del estándar de atención recomendado para pacientes graves.

Tocilizumab es un fármaco de anticuerpos monoclonales antiinflamatorios intravenosos que se usa para tratar la artritis reumatoide.

Se añadió al ensayo en abril de 2020 para pacientes con covid-19 que requerían oxígeno y tenían evidencia de inflamación.

En esta nueva fase se incluyó a 2.022 pacientes con covid-19 que fueron asignados al azar para recibir tocilizumab por infusión intravenosa; el 82% de los pacientes estaba tomando un esteroide sistémico como la dexametasona.

Los resultados mostraron que el tratamiento con tocilizumab redujo significativamente las muertes: 596 (29%) de los pacientes del grupo de tocilizumab fallecieron a los 28 días, en comparación con 694 (33%) pacientes del grupo de atención habitual.

Esto se traduce en una diferencia absoluta del 4% y significa que por cada 25 pacientes tratados con tocilizumab, se salvaría una vida, explicó Horby.

Además, los beneficios del tocilizumab se sumaban a los de los esteroides.

«Usado en combinación, el impacto es sustancial», afirmaron.

Los resultados, indica el investigador Martin Landray «muestran claramente los beneficios del tocilizumab y dexametasona para abordar las peores consecuencias de covid-19: mejorar la supervivencia, acortar la estancia hospitalaria y reducir la necesidad de ventiladores mecánicos».

En conclusión los datos sugieren que en pacientes con covid-19 con hipoxia (que requieren oxígeno) e inflamación significativa, la combinación de un corticosteroide sistémico (como dexametasona) más tocilizumab reduce la mortalidad en aproximadamente un tercio para los pacientes que requieren oxígeno simple y casi la mitad para aquellos que requieren ventilación mecánica invasiva.

Los resultados preliminares del Recovery estarán disponibles a través de medRxiv en breve y se enviarán a una revista médica revisada por pares.

Contenido Relacionado