APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Agro

14 de Diciembre de 2020 - Nota vista 621 veces

Una colonia agroecológica en Gualeguaychú, está en marcha

Un sector de la reserva municipal Las Piedras, gracias a un convenio firmado por la comuna de Gualeguaychú, consolida el trabajo de 10 familias huerteras agrupadas en la UTT. “Seguimos avanzando en la producción de alimentos sanos y de cercanía”, le dijo a Conclusión Manuel Trujillo, integrante de la Unión de los Trabajadores de la Tierra.

“Al modelo de producción se le discute con las manos en la tierra”, supo decirme un agricultor indígena perteneciente a Desvió a la Raíz (Santa Fe). Palabras que supieron hacerse semilla, una arenga que no ha dejado de resonar jamás, en los tímpanos de aquellos que eligieron no retroceder ante los embates del agronegocio.

El extractivismo pese a ser interpelado profundamente, sigue avanzando, mutando en características pero conservando su médula expoliadora que todo lo erosiona hasta hacerlo colapsar. El modelo productivo y su paquete tecnológico se encuentran atravesando una profunda crisis, solo se sostienen gracias al furibundo lobby mediático y estatal que no ha cesado en la lucha por contrarrestar las críticas del pueblo consciente.

Mientras que la pandemia desnudó las raquíticas respuestas que puede ostentar el modelo agroexportador a la hora de empujar soluciones al hambre y la pobreza, el mismo busca seguir imponiendo su agenda a como dé lugar. Casi la mitad de los argentinos no tiene cubiertas sus necesidades básicas, a seis de cada diez pibes les han cercenado el derecho a soñar, es por ello que sin un viraje valiente en torno a las políticas productivas, el cuadro de situación seguirá empeorándose radicalmente.

La ley de Acceso a la Tierra es imprescindible, sobre esa discusión se sostienen los procesos del campesinado que resilientemente, siguen resignificando el suelo para producir alimentos saludables, sin el uso de agrotóxicos, estrechando lazos en la comercialización, asegurando la trazabilidad y la confianza.

Entre Ríos al igual que las distintas provincias fumigadas, viene luchando contra un modelo expulsivo, concentrador y envenenador. El latifundio arrollador de voluntades, jamás pidió permiso en un país que siempre ha oficiado de garante de los privilegios de unas pocas familias en detrimento de la enorme mayoría.

Pero lejos de estar perdida, la batalla por un nuevo paradigma a la hora de producir, sigue su curso sumando procesos transformadores que abrazan argumentos tan sólidos como esperanzadores. Ese es el caso de la primera granja agroecológica que nació en 15 hectáreas ubicadas en la reserva municipal Las Piedras, a las afueras de la ciudad de Gualeguaychú.

Allí 10 familias de huerteros han iniciado un camino luminoso que busca generar ese tan ansiado efecto contagio, que pueda hacer avanzar de manera sostenida a la emancipadora soberanía alimentaria.

“Hemos trabajado en conjunto junto al municipio de Gualeguaychú para seguir generando condiciones favorables para los pequeños productores del lugar. Particularmente vengo trabajando con la Unión de los Trabajadores de la Tierra (UTT) desde sus inicios en la agroecología, me ha tocado ser el impulsor del diálogo con el municipio trayendo esta propuesta que hoy es una realidad, la de darle vida a una colonia en el lugar”, indicó Manual Trujillo (UTT) quién se encuentra trabajando en una hectárea de las diez que hay disponibles.

Una granja agrícola que busca abastecer de alimentos saludables a una población habida por los mismos. “Estamos tratando que aquellas familias que lleguen a la colonia cuenten con todas las condiciones, tanto del terreno como de sus hogares.

Desde este lugar vamos a iniciar capacitaciones para nuevos técnicos en producciones, productores, generar la posibilidad de que quienes se acerquen puedan aprender a producir en estos lugares, esta es solo una de nuestras metas”.

La Reserva Municipal de Las Piedras cuenta con una serie de propuestas que crecen desde el pie, brindando las garantías necesarias que solo pueda asegurar un comercio de cercanía. “De mi parte como productor agroecológico de verduras estoy llevando adelante dos parcelas con un par de familias. Cabe destacar que dentro de la reserva también hay pastoreo racional, apicultura, pollitos de gallinas, parques frutales y la biofábrica, donde se crean insumos mediante la fermentación de distintos abonos”.

Hacer las veces de faro, en este laborioso viaje hacia un nuevo y necesario modelo agrícola. “Este proyecto de tener una huerta dentro de la reserva, fue un verdadero desafío que pudimos llevar adelante. Seguiremos construyendo, tratando de llevar adelante esta propuesta, buscando ser un modelo que se replique tanto en Gualeguaychú, como en el resto de la provincia, ese es nuestro sueño”, concluyó Trujillo.

Por último, y en el marco de las políticas públicas de alimentación sana, segura y soberana, el intendente Esteban Martín Piaggio, junto con el secretario de Desarrollo Social, Ambiente y Salud Martín Roberto Piaggio y el  equipo del PASSS, recibieron a Rosalía Pellegrini, Nahuel Levaggi, Manuel Trujillo, Rolando Ortega y Andrés Sousa da Ponte de la UTT. El motivo de la reunión tuvo su anclaje en el trabajo realizado, con la intención de avanzar en proyectos conjuntos que se desarrollarán en la Reserva Municipal Las Piedras, para producir y abastecer de alimentos sanos a la población.

El intendente Piaggio afirmó que “Gualeguaychú ya decidió que sobre su territorio no se usan venenos para trabajar la tierra. Acompañar al sector productivo en la transición del modelo actual a uno que permita abastecer con alimentos sanos sin agrotóxicos es una tarea fundamental que nuestro gobierno realiza mediante la implementación de acciones para fomentar la producción agroecológica.

Con la UTT hemos desarrollado un fuerte vínculo gracias al trabajo conjunto en Las Piedras y coincidimos en profundizar sobre lo realizado para producir y comercializar de alimentos sanos proveniente de nuestra propia tierra”. (I: Alejandro Maidana)

Contenido Relacionado