APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

  • TEMAS DEL DÍA

Salud

16 de Octubre de 2020 - Nota vista 279 veces

El coronavirus no para de batir récords en su segunda ola en Europa

Un fuerte rebrote de los casos de coronavirus se registra en Europa. Francia superó los 30.000 nuevos casos de coronavirus en 24 horas, por primera vez desde el lanzamiento de los test masivos, informó la agencia de Salud Pública.

Ante la imparable segunda ola de coronavirus, el Gobierno francés decretó una nueva emergencia sanitaria para todo el país -la segunda desde el inicio de la pandemia- que comenzará el próximo sábado y contará, por ahora, como principal medida con un toque de queda nocturno en las nueve ciudades más afectadas.

“A la vista de la propagación sobre el territorio nacional, como se desprende de los datos científicos disponibles, la epidemia de la COVID-19 constituye una catástrofe sanitaria que amenaza, por su naturaleza y gravedad, a la salud de la población”, explicó el decreto firmado por el primer ministro Jean Castex, tras una reunión del Consejo de Ministros.

Emmanuel Macron, presidente francés

Esta amenaza “justifica que el estado de emergencia sanitaria sea declarado para que se tomen las medidas estrictamente proporcionales a los riesgos sanitarios y apropiadas a las circunstancias de tiempo y lugar”, agregó el texto, publicado por el diario Le Monde.

Según explicó el presidente Emmanuel Macron en una entrevista televisiva con el canal TF1, la primera restricción importante que impondrán para intentar frenar lo que el Gobierno ya califica como “una segunda ola” de la pandemia es un toque de queda entre las 21 horas y las 6 de la mañana en las nueve ciudades más afectadas del país, con París a la cabeza.

Durará cuatro semanas y luego se volverá a analizar la situación sanitaria: “Somos muy prudentes porque la experiencia nos demuestra que no sabemos todo aún”.

Rusia, por otro lado, registró hoy 286 muertos por coronavirus en las últimas 24 horas, un récord diario desde el inicio de la pandemia, e impuso nuevas medidas en la capital, Moscú, epicentro de los contagios, para intentar mitigar los casos.

“En las últimas 24 horas se confirmaron 286 casos letales”, informó el centro operativo para la lucha contra la propagación del coronavirus en Rusia, y precisó que la cifra total de fallecidos trepó a 23.491, indicó la agencia de noticias Sputnik.

Las autoridades sanitarias indicaron además que se reportaron 13.754 nuevos contagios, una leve disminución frente a los 14.231 positivos detectados ayer.

En los otros países

En Polonia, el primer ministro Mateusz Morawiecki anunció un fuerte confinamiento parcial y exhortó a los ciudadanos a regresar “a las recomendaciones básicas”, luego de que en las últimas 24 horas se registrara un récord de 8.099 nuevos casos de coronavirus, cifra que fue en aumento en las últimas semanas.

“Tenemos que volver a las recomendaciones básicas que ya conocemos desde la primavera: quedarse en casa”, declaró Morawiecki mediante un discurso retransmitido vía video, citado por la agencia de noticias AFP.

Varsovia y otras importantes ciudades del país pasan a “zona roja” y desde el sábado los restaurantes deberán cerrar a las 21, se prohibirán las bodas y se impondrán nuevas restricciones en comercios, transportes públicos y servicios religiosos, además del cierre de las escuelas secundarias y la implementación de la educación a distancia.

“Vamos a ganar esta batalla. Pero solo ganaremos si enfrentamos estas recomendaciones, estos rigores que estamos implementando, con solidaridad y responsabilidad”, enfatizó Morawiecki.

Polonia, un país de 38 millones de habitantes, registró hasta la fecha casi 150.000 casos de coronavirus y 3.300 muertes, 91 de ellas en la última jornada.

Con el continente en vilo por su segunda ola de contagios, República Checa, Croacia y Eslovaquia también anunciaron récords de casos diarios, mientras que Portugal comenzó a restringir las reuniones a un máximo de cinco personas.

El Gobierno portugués también hizo obligatorio el uso del tapabocas en lugares abiertos y dijo que impondrá fuertes multas a quienes incumplan las medidas de precaución, luego de que el país anunciara por primera vez más de 2.000 casos en un día.

Algunas de las medidas regirán inicialmente durante 15 días bajo un “estado de calamidad” que entró en vigor luego de haber sido aprobado por el gabinete de ministros del premier António Costa, que por ahora rechaza una cuarentena nacional.

Las bodas y otras ceremonias deberán tener una concurrencia máxima de 50 personas, y los negocios que incumplan los horarios limitados o sirvan alcohol serán multados con hasta 10.000 euros, el triple de la penalidad que regía hasta ahora.

Portugal, con unos 10 millones de habitantes, tiene más de 90.000 casos de coronavirus, incluyendo unas 2.100 muertes.

En la República Checa, el ministro del Interior informó que el Ejército establecerá un hospital de campaña para pacientes con Covid-19 en un centro de exposiciones de Praga, la primera instalación de ese tipo desde el inicio de la pandemia, informó la cadena BBC.

República Checa es uno de los países europeos más afectados por el coronavirus, y el anuncio del Ministerio llegó luego de que las autoridades de salud reportaran un récord de 9.544 nuevos casos registrados en las últimas 24 horas.

El primer ministro Andrej Babis dijo que su Gobierno planea sumar 4.000 camas a los hospitales del país, que actualmente tratan a 2.678 pacientes con coronavirus y que según el Ministerio de Salud podrían llevar al tope de su capacidad para fines de mes.

“Las cifras son catastróficas. Es algo urgente”, dijo Babis a la agencia de noticias checa CTK.

República Checa, de 10 millones de habitantes, tuvo 139.000 casos y 1.172 muertes.

Croacia, por su parte, anunció un récord diario de infecciones por segunda jornada consecutiva, con casi 793, incluyendo 10 muertes.

El país de unos 4,2 millones de habitantes había anunciado 748 contagios y cuatro decesos.

Eslovaquia informó también de un récord diario de 1.929 contagios en las últimas 24 horas.

El Gobierno eslovaco volvió a hacer obligatorio el uso de tapabocas en lugares abiertos y prohibió todos los eventos públicos.

También ordenó el cierre de gimnasios, piscinas públicas, cines y teatros. Los restaurantes no pueden servir comidas en su interior y se limitó el número de clientes dentro de los comercios.

Eslovaquia, con 5,4 millones de habitantes, registró hasta ahora 24.225 casos de coronavirus y 71 muertes.

Contenido Relacionado