APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Economía

15 de Octubre de 2020 - Nota vista 371 veces

China avanza con su moneda digital

China ya está probando el futuro de las finanzas, mientras que el resto del mundo está atascado tratando de obtener permisos y regulaciones. En las últimas dos semanas, las autoridades chinas en ciudades como Shenzhen y Chengdu entregaron la nueva moneda digital y están instando a un despliegue aún más rápido del token en todo el país.

El banco central de China distribuyó la moneda a los ganadores de la “lotería” que, según se informa, la gastan en miles de minoristas, incluidos supermercados y farmacias locales e incluso Walmart.

“Debemos servir a la circulación dual con innovaciones lideradas por fintech”, dijo Chen Yulu, vicegobernador del Banco Popular de China, en un artículo publicado el domingo en la revista China Finance del Banco Popular de China.

“Debemos construir una infraestructura financiera independiente y de alta calidad, acelerar el ritmo de investigación y desarrollo de la moneda digital del banco central y asegurarnos de que las pruebas piloto demuestren que (la moneda digital) es controlable y salvaguarda la seguridad de los pagos”.

Por otro lado, el Banco de Pagos Internacionales y siete bancos centrales, en su mayoría occidentales, incluidos la Fed, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra, publicaron un informe la semana pasada que detalla los “principios y las características fundamentales” de una potencial moneda digital del banco central (CBDC) con el fin de “guiar la exploración y apoyar los objetivos de política pública”.

Ninguno de los bancos centrales se comprometió a buscar o producir una moneda digital como parte del informe.

La pandemia del coronavirus aceleró el alejamiento del mundo del papel moneda y la producción del primer CBDC del mundo podría poner a China en el asiento del conductor para dirigir el futuro de los pagos y la moneda.

“Si se toman los últimos 250 días, lo que ha sucedido es que hemos entrado en un ritmo diferente de lo digital”, dijo Charlotte Hogg, directora ejecutiva de operaciones europeas de Visa, durante un panel en la reunión anual del Instituto de Finanzas Internacionales esta semana.

“Todo lo que podemos ver es que las personas que nunca antes usaron pagos digitales los están usando.

Van a continuar usándolos, particularmente a medida que los más vulnerables en nuestras sociedades continúen protegiéndose y será cada vez más importante para nuestra recuperación para que todas nuestras comunidades empresariales puedan utilizar formas de pago digital”.

Facebook intentó producir una moneda digital que hubiera sido convertible a través de las fronteras y brindó a los usuarios la oportunidad de gastarla e intercambiarla, pero fue rechazada por los reguladores estadounidenses e internacionales preocupados por una empresa con fines de lucro que tiene tanta influencia en el suministro de dinero.

Esa preocupación sigue siendo una fuerza impulsora detrás de los esfuerzos de los bancos centrales: eso y el deseo de garantizar que los bancos comerciales no se queden al margen una vez que los pagos digitales hagan que muchos de sus servicios sean obsoletos.


Contenido Relacionado