APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

6 de Octubre de 2020 - Nota vista 1530 veces

Científicos contradicen a la OMS y al Gobierno con pruebas «abrumadoras» de la transmisión aérea del coronavirus

En una carta publicada en «Science» expertos han alertado de que el virus permanece flotando en el aire. Los CDCs de EE.UU. han coincidido en este sentido y han cambiado sus recomendaciones.

Cientos de científicos alertan de que el coronavirus se transmite por vía aérea y piden cambios a la OMS.

Un grupo de científicos ha publicado una carta en la revista «Science» en la que afirman que hay «evidencias abrumadoras de que la inhalación del virus SARS-CoV-2 es la ruta de transmisión principal de la COVID-19», es decir, de que el virus se transmite por vía aérea.

Los autores, encabezados por Kimberly Prather, de la Universidad de California en San Diego, han defendido que «la atención debe dirigirse a proteger frente a la transmisión aérea» y las recomendaciones sanitarias han de ser modificadas.

«Aparte de los mandatos que existen sobre el uso de mascarilla, distancia social, e higiene» —que han de mantenerse— urgimos a las autoridades públicas a añadir recomendaciones claras sobre la importancia de llevar las actividades a la calle, mejorar la calidad del aire en espacios interiores a través de la ventilación y la filtración, y de mejorar la protección de trabajadores de alto riesgo».

Por último, los autores de la carta han subrayado la «necesidad urgente de armonizar las discusiones en torno a los modos de transmisión del virus, desde diversas disciplinas, para asegurarnos de conseguir las estrategias de control más efectivas y conseguir una guía clara y coherente para el público».

Al mismo tiempo, los Centros de Control y Enfermedades (CDCs) de Estados Unidos han actualizado este lunes por la noche sus recomendaciones. Han reconocido que el virus puede transmitirse a veces por vía aérea y que «permanece en el aire durante minutos u horas», por lo que la enfermedad se puede contraer en «espacios cerrados y con ventilación inadecuada».

Contra la versión de la OMS y del Gobierno

Tanto la carta como las recomendaciones de los CDCs contradicen la versión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que afirma que el virus se transmite «fundamentalmente a través de gotículas de saliva o de descargas (...) de tos y estornudos».

También contradicen al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, quien comentó el pasado jueves que «no hay evidencia científica sólida» de que el coronavirus se transmite en espacios cerrados, más allá de los entornos donde se realizan procedimientos médicos con aerosoles.

«No hay evidencias sólidas de que haya habido transmisión probada por aerosoles en medios sociales normales, si bien hay grupos que están proponiéndolo como un mecanismo de transmisión posible», dijo Simón en rueda de prensa.

En julio, 239 expertos en el campo reclamaron a la OMS que reconsiderase sus directrices y que reconociera que el coronavirus se transmite por vía aérea. Un estudio publicado en agosto encontró evidencias de virus SARS-CoV-2 viables a una distancia de 4,8 metros de pacientes infectados con COVID-19, lo que fue considerado como una nueva evidencia de la transmisión aérea de la enfermedad. Por último, la existencia de eventos de supercontagio, en los que unas pocas personas infectan a decenas, son otro claro indicio de que la transmisión ocurre de esta forma.

La diferencia, partículas balísticas o aerosoles

La diferencia fundamental entre el modo de transmisión reconocido por la OMS y este grupo de expertos es que conlleva adoptar unas recomendaciones u otras para frenar al virus.

La OMS hace hincapié en la transmisión del virus que ocurre a corta distancia, a través de gotículas o partículas balísticas, grandes esferas de saliva y moco, cargadas de virus, que se expulsan al toser y estornudar como auténticos proyectiles y que pueden infectar a otras personas si impactan contra su boca o sus ojos. Esto no se considera como transmisión aérea e implica a que se considere fundamental mantener la distancia y usar la mascarilla para evitar el contagio.

Por otra parte, los partidarios de la trasmisión aérea, presentan evidencias de que el virus se contagia también a través de partículas de menor tamaño que se comportan como aerosoles. Los aerosoles, a diferencia de las gotículas, no se lanzan como proyectiles, sino que se liberan al hablar, respirar, toser y estornudar, y quedan flotando en el entorno. Transmitirían el virus, por tanto, al ser inhaladas, no por impacto. Por eso, en este caso gana peso la necesidad de ventilar espacios cerrados y de evitarlos en la medida de lo posible, si bien el uso de mascarilla, bien ajustada, sigue siendo esencial para no expulsar ni inhalar aerosoles.

Recomendaciones para evitar los aerosoles

José Luis Jiménez, experto en aerosoles de la Universidad de Colorado (EE.UU.) resumió las recomendaciones que tienen en cuenta la transmisión aérea: «Hay que imaginarse que la gente que me encuentro por la calle está fumando y está exhalando humo a medida que respiran», comentó en una entrevista concedida a ABC.

Por eso, dijo que para evitar el contagio hay que quedarse en espacios abiertos y con mascarilla. En caso de tener que compartir espacios cerrados con otra personas, dijo: «Si hay que ir adentro, no hay que estar donde hay mucha gente, si es mucho tiempo, si hay poca ventilación o si hay gente que no lleva mascarillas o las lleva mal ajustadas, como suele ocurrir. Tampoco si están hablando o, peor todavía, cantando o gritando». Por eso, dijo que los clubes nocturnos, los ensayos musicales o las clases de los colegios están entre los peores escenarios imaginables.

Contenido Relacionado