APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Ecología

29 de Septiembre de 2020 - Nota vista 802 veces

Los argentinos somos campeones mundiales en firmar acuerdos/compromisos y cumplirlos a medias

Por Tomi Lombardi

Hoy, los países más avanzados se preocupan y se ocupan del calentamiento global. No es casualidad que, cuando el mundo se paralizó por el COVID-19, el resultado ambiental fue positivo.  

Me llama la atención como nuestra ciudad, una vez que Argentina firmó el Acuerdo de París, no haya avanzado de forma ambiciosa en un plan integral para tener una Concordia más sustentable.

Nuestra cultura desmejorada, creo yo, se convirtió en “atar todo con alambre” y así estamos. Hay problemas que necesitan ser solucionados sin una mirada cortoplacista y tampoco a las “apuradas”.

Tener puntos verdes en algunos lugares como diríamos los jóvenes: “garpa”. Pareciera que para muchos es “la solución a todos los problemas” ambientales. Es una herramienta más.

El tiempo en Concordia va en camino a estar marcado por los Jóvenes. Tenemos que involucrarnos y pensar ideas modernas que mejoren la calidad de vida de todos. Esta es una causa totalmente noble que nos moviliza y encuentra para generar políticas integrales.

Estoy convencido que haciendo un uso eficiente de los recursos se puede avanzar en reformas profundas.

Por eso, es importante el trabajo en equipo entre el sector privado y público. Son necesarias las PPP. Hay proyectos muy interesantes y viables como terrazas verdes, mallas contenedoras de plásticos en los ríos, puntos verdes en las grandes cadenas de supermercados, compost comunitarios, etc.

Necesitamos sumar voces para cuidar el planeta.

“Mucha gente pequeña, en sus lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo” (Eduardo Galeano)

Modernizar la ciudad es una invitación abierta. Va a estar bueno.



Contenido Relacionado