APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Turismo

17 de Septiembre de 2020 - Nota vista 964 veces

Argentinos ya piensan en las vacaciones en Uruguay: crecieron 50% las reservas

La Cámara Inmobiliaria de Punta del Este se ilusiona con la posibilidad de que lleguen turistas vía terrestre con auto propio.

Pese a la incertidumbre de cara a la temporada 2021 y la reapertura de las fronteras, muchos ya piensan en las vacaciones de verano en Uruguay.

Mientras el gobierno estudia “hipótesis y escenarios” para “abrir las perillas de las fronteras” para recibir visitas de turistas, los argentinos se anticipan y reservan para congelar el precio de su estadía. En los últimos dos meses, subió hasta 50% la demanda de alojamientos en las playas uruguayas para diciembre, enero y febrero, con Punta del Este a la cabeza.

La plataforma Almundo registró un incremento del 50% de la demanda de hospedajes. “El 5% de las reservas son para octubre y noviembre, el 15% para diciembre y el 80% para enero y febrero”, detalló Erika Schamis, Head of Packages - Hotels & Media de AlMundo.

También crecieron las búsquedas en la plataforma para otros destinos por fuera de Punta del Este. “El 47% corresponde a Punta del Este, pero el porcentaje restante se lo llevan Montevideo, Colonia, Punta Ballena, Piriápolis, La Paloma y José Ignacio”, describió Schamis.

Por su parte, en Despegar aumentó 20% la demanda. “Punta del Este es el destino más solicitado, seguido de Colonia, Piriápolis, Cabo Polonio y Montevideo”, dice Paula Cristi, gerente general de Despegar para Uruguay y Argentina.

“En agosto hubo un 55% más de demanda que en julio. En esta coyuntura, hay compradores que planean sus vacaciones para diciembre porque quieren evitar la concentración de gente”, sostuvo Emiliano Leanza, Business Intelligence de Avantrip, y agregó que, más cerca de la temporada, el país ofrece beneficios: “En noviembre, la oferta y los precios pueden mejorar”.

La Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado también se ilusiona con la llegada de argentinos. “Aunque todavía falta para el verano, se observa un mayor interés por alquileres de casas y apartamentos, impulsado, en buena medida, por la posibilidad de viajar por vía terrestre con auto propio, un incentivo para los que declinan la idea de subirse a un avión o un barco en este contexto”, explicaron en la entidad.

Los precios de los alojamientos

Aunque la intención es mantener los precios del verano pasado, fuentes del sector reconocen que es posible que haya aumentos por la suba del dólar de los últimos meses.

“Las tarifas se mantienen estables con respecto a la temporada anterior y se ofrece flexibilidad. Se les permite a los viajeros hacer cambios de fecha sin penalidad y pagar en cuotas, dos aspectos valorados actualmente”, afirmó Cristi.

Los hoteles de tres, cuatro y cinco estrellas cerca de la playa son los más requeridos. Los valores varían de acuerdo al tipo de alojamiento, ubicación y prestaciones.

Enero es el mes más caro en Punta del Este. Se encuentran hospedajes por 6.500 pesos argentinos (unos US$ 43 al tipo de cambio paralelo de hoy) hasta 35.000 pesos argentinos (US$ 233) por noche. Por ejemplo, se consigue una habitación doble con desayuno en el hotel Romimar, a cuadras del puerto de Punta del Este, por $ 19.610 (US$ 131) la noche, o en el Sisai, hotel boutique de mayor categoría, por 33.566 pesos argentinos (US$ 224) la noche. En diciembre, los precios bajan a la mitad. Por mencionar un caso, la noche en el Romimar tiene un valor de 9.034 pesos argentinos (US$ 60).

En Montevideo y Colonia, las tarifas bajan, sobre todo en febrero. En el Palladium Business Hotel la noche cuesta 7.333 pesos argentinos (US$ 49), mientras que el Esplendor By Wyndham Cervantes, edificio histórico rediseñado con estilo vanguardista a tres minutos de la Calle de los Suspiros en Colonia, sale 6.445 pesos argentinos (US$ 43) la noche.

¿Será posible la llegada de argentinos a Uruguay?

Los operadores turísticos señalan que además de ser un destino favorito de los argentinos y los brasileños, Uruguay fue uno de los países de la región que mejor controló la pandemia hasta el momento, un dato no menor si se tiene en cuenta que muchos temen viajar por miedo a contraer coronavirus.

No obstante, sigue siendo una incógnita si los argentinos podrán vacacionar en Uruguay. Hace unos días, trascendió la posibilidad de que el país vecino realice una apertura “inminente”. Unas declaraciones del ministro de Turismo, German Cardoso, generaron expectativas tanto en veraneantes como en la industria.

Pero tras los dichos de Cardoso, Lacalle Pou puso en suspenso la decisión. “Cuando uno ve el número de casos y muertes diarias es muy difícil pensar hoy en abrir fronteras”, sostuvo el presidente.

En el Ministerio de Turismo, aclararon que, posiblemente, en las próximas semanas se dé a conocer la fecha en que el país abrirá sus puertas al turismo extranjero, un proceso que se llevará a cabo de forma gradual con protocolos estrictos y en conjunto con las autoridades argentinas, aunque está sujeto a la definición del gobierno, que hoy no tiene el tema en agenda, preocupado por el reciente repunte de contagios.

En caso de recibir turistas, quienes lleguen deberán realizarse un hisopado, que en 45 minutos arrojará los resultados, y se les pedirá un certificado de covid negativo, que funcionará como declaración jurada y será obligatorio para entrar, según la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur).

En 2019, el país recibió 3.220.602 visitantes, de los cuales 1.744.643 fueron argentinos, con un gasto per cápita de US$ 544,6, según la cartera de Turismo. El Cronista - RIPE

Contenido Relacionado