APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

Violencia doméstica - 4 de Septiembre de 2020 - Nota vista 754 veces

Las mujeres más afectadas tienen entre 22 a 39 años

Así se desprende de un informe elaborado por la Oficina de Violencia Doméstica. En los últimos dos años y medio, se recibieron casi 19 mil denuncias de adultas y/o adolescentes.

La Oficina de Violencia Doméstica (OVD), dependiente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, recibió en los últimos dos años y medio 18.600 denuncias de mujeres, adultas o adolescentes, con un vínculo de pareja con su agresor.

Según el Centro de Información Judicial (CIJ), así surge de un informe de la OVD sobre mujeres mayores de 14 años de edad que, afectadas por hechos de violencia, concurrieron a la oficina de la calle Lavalle 1.250 de esta capital, en 2018, 2019 y el primer semestre de 2020.

De esos casos, la mayoría de las víctimas se ubicaban en la franja etaria de 22 a 39 años y el tiempo promedio del maltrato era de casi 6 años.

MALTRATO PROLONGADO EN EL TIEMPO

El informe consignó que las afectadas fueron víctimas de violencia por períodos mayores a tres años y hubo un caso, entre los denunciados por primera vez, en el que el maltrato se habría extendido por algo más de seis décadas.

El CIJ precisó que “entre las mujeres afectadas, el vínculo mayoritario fue de expareja (63 %): 7 de cada 10 no cohabitaba con el agresor” que “solo el 20 % era convivientes, 14 % cónyuges y 3 % novios”. Agregó que “el 56 % de los denunciados tenía antecedentes de violencia con parejas anteriores”, que “el 41 % asoció los celos del agresor con los episodios de maltrato” y que “5.464 mujeres fueron amenazadas de muerte” de las cuales 8 de cada 10 eran con hijos convivientes.

TODO TIPO DE VIOLENCIA

La OVD, que registra casos de violencia física, psicológica, simbólica, económica, ambiental, social y sexual, detalló que “en los últimos dos años y medio, ingresaron al refugio 165 mujeres y la oficina gestionó la entrega de 1093 dispositivos antipánico”.

“De la observación de los casos resulta que en ocasiones se verifica el entrampamiento vincular de las personas afectadas en lo que se denomina el ciclo y espiral de la violencia, que produce un deterioro sistemático y dificultades tanto para la efectivización de la denuncia así como para sostener las medidas de protección requeridas y/o la decisión de finalizar la relación”, concluyó el informe.


Contenido Relacionado