APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Espectáculos

CARLOS SALIM BALAA - 14 de Agosto de 2020 - Nota vista 1650 veces

El actor cómico del mundo infantil más famoso en Argentina cumplió 95 años

Nació el 13 de Agosto de 1925 en Chacarita Bs. As., es descendiente de padres libaneses que llegaron a nuestro país buscando un futuro mejor y se instalaron con un comercio de carnicería y verdulería.

En ese ambiente sencillo de trabajo se formó el artista más relacionado con los niños, que los hizo reir junto a sus padres tantas veces.

Cuentan que cuando Carlitos Balá era pequeño se entretenía en el negocio de su padre Don Mustafá Balaá con cajones de manzanas, con las maderas formaba teatritos y declamaba como el mejor, a pesar de ser un chico muy tímido, por eso se entretenía solito con esas maderas, que él mismo construía en su imaginación de niño.

Cuando ya era adolescente, siempre uno en la vida tiene “un ángel de la guarda” que lo guía y esa persona fue un amigo que se llamaba Isaías y su novia la vedette MORENITA GALÉ, que logran que en Radio Splendid le tome una prueba Don Delfor Amaranto, que era el Director de la “Revista Dislocada”, quien al verlo actuar a Carlitos y su manera de llegar que tenía con la gente (se transformaba el joven tímido en el gran cómico), no duda en contratarlo de manera inmediata y así la carrera que lo acompaña hasta estos días.

Al comienzo se había puesto como nombre artístico CARLITOS VALDEZ, lo que luego desistió y se puso su apellido, quitándole una “a”.

Recorrió junto a los mejores capocómicos y paseó la sonrisa de niños, jóvenes y porque no también de los adultos, con su humor completamente SANO, sin agresividad y con su carácter que todos coinciden, sin maldad con sus pares, se ganó el afecto y el respeto de todos, que es lo más importante en la vida, por supuesto junto a su enorme talento, que siempre lo acompaña.

El comediante tiene varias frases que son muy populares, pero creo que hay una que lo identifica, que es “QUE GUSTO TIENE LA SAL” agregando la etapa tan recordada , que fue el momento que nació el CHUPETOMETRO para que los niños dejaran el chupete.

Se casó con Martha Venturiello en 1962, su compañera de toda la vida quien lo mima haciéndole las comidas que más le gustan a Carlitos Balá que son las empanadas de choclo y de pollo y la sopa de sémola. Tuvieron 2 hijos que se llaman: Martín y Laura.

La Legislatura porteña lo distinguió en Abril de 2017 como “Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Bs. As.”, entre los tantos premios que recibió este artista que esta semana cumplió sus 95 años de vida y que dice esta frase “Soy un tipo feliz, haciendo REIR A LA GENTE”.

FELIZ CUMPLEAÑOS y que sean muchos más con felicidad. Ojalá fuera imitado por muchas personas así el mundo sería distinto.

Por Comisión Homenaje Permanente a “Linares Cardozo” de Concordia

Rosita Ramat- Ferré Inscripta en INAMU Nº 7333. 

Contenido Relacionado