APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

2 de Agosto de 2020 - Nota vista 834 veces

Un momento para nosotras...

_ ¿Mamá, puedo dormir en la casa de la abuela hoy? Lo escuché esta mañana. Una pregunta que me hizo volver al pasado solo con una frase.

Mi abuela ya no estaba a mi alcance.

Con mi imaginación viajé lejos en el tiempo.

La casa de la abuela es lo que todo el mundo necesitaría para ser feliz.

La casa de la abuela era el lugar donde el reloj tomaba vacaciones junto con nosotros y pasaban los minutos sin prisa de partida.

La casa de la abuela era donde una simple pasta y un pan casero tenían sabores diferentes, deliciosos, únicos.

La casa de la abuela era donde una tarde podía durar una eternidad de juegos y fantasías.

La casa de la abuela era donde las cajas cerradas se convertían en cofres de tesoros secretos, listos para ser descubiertos.

La casa de la abuela era donde los juguetes rara vez eran comprados, sino que se inventaban en el momento.

La casa de la abuela, donde todo era posible de pasar.

Mágico.

Y sin preocupaciones.

La casa de la abuela... donde la gente encuentra los restos de la infancia de nuestros padres y el inicio de nuestras vidas.

La casa de la abuela, hoy solo en los recuerdos, en la dirección de nuestro afecto más profundo.

Este lujo que solo le pertenece a mi corazón.

_ ¿Puedo dormir en la casa de la abuela hoy?

Y volví a la realidad de mi hoy adulta agradecida por haberlo vivido.

Gladis Espiro

unmomentoparanosotras@hotmail.com

Contenido Relacionado