APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

por Darío H. Garayalde para El Heraldo - 12 de Julio de 2020 - Nota vista 1032 veces

Don Isidoro De María

Primer biógrafo del Gral. José Gervasio de Artigas Había nacido en Montevideo en 1815, realizando sus estudios primarios en la Escuela Lancasteriana de esa ciudad. Es muy interesante la vida de este singular hombre de la política de ambas orillas y que en su extensa vida, ya que vivió 91 años y en ellos, transcurren años decisivos de la política tanto uruguaya como argentina. Fue un auténtico personaje rioplatense.

Con 14 años, en 1829 comenzó a trabajar de aprendiz como tipógrafo en la Imprenta del Estado, es decir que entra al periodismo aprendiendo a disponer y colocar las letras, repartir el espacio y organizar los tipos armando las planchas de metal del material a imprimir, no fue precisamente como redactor de notas como ingresó.

Se casó en 1833 con Sinforosa Navarrete Artigas (hija de Francisco Artigas, primo del prócer José Gervasio Artigas)

Primero fue redactor del periódico “El Rayo”, de Montevideo. Ya con alguna experiencia fundó también en Montevideo en 1839 el diario “El Censor” que era un diario político.

Siguió su vocación periodística alternando sus ediciones con la política que fue una de sus grandes pasiones, igual que el estudio de la historia.

Se vinculó políticamente con el general Fructuoso Rivera y fue redactor de “El Constitucional” cuyas publicaciones abarcan desde el año 1838 a 1847.

Isidoro De María se manifestó como un continuador de las tradiciones periodísticas uruguayas, porque incursiona con vehemencia en la política de su tiempo, oponiéndose a la intervención extranjera de franceses y unitarios argentinos. Durante la Defensa del Sitio de Montevideo fue un hombre del partido de Rivera, como lo había sido en otro tiempo. Pero su vínculo al riverismo cesó en 1846, cuando el prestigio de Rivera decayó en Montevideo y en general en todo el Uruguay.

Cuando terminó la Guerra Grande del Uruguay y el triunfo del General Urquiza en Caseros, De María fue designado vicecónsul del Uruguay en Gualeguaychú, desempeñándose entre 1852 y 1857, aunque después continuó residiendo en Gualeguay-chú, y fue donde escribió y publicó en 1860 “Vida del Brigadier General don José Gervasio de Artigas, Fundador de la Nacionalidad oriental”, Imprenta De María Hermanos Gualeguaychú 1860.

Durante su desempeño como vice cónsul uruguayo, se produjo la invasión de los generales Juan Madariaga y Manuel Hornos. Una escuadra al mando del comandante Antonio Somellera en cumplimiento de un plan militar elaborado por el gobernador autodesignado Dr. Valentín Alsina, con la intención de impedirle al Gral. Urquiza la inauguración de las sesiones del Congreso General Constituyente en Santa Fe, y la organización del país bajo un sistema republicano y federal y la vigencia de una constitución. Embarcaron 1.700 soldados entrerrianos y correntinos en siete embarcaciones de guerra. El plan era la toma de las ciudades de Gualeguaychú y Concepción del Uruguay. Arribados a las proximidades de Gualeguaychú, el general Hornos desembarca con una partida que logró sorprender un puesto de guardia, dando muerte al oficial Tarragona y apoderándose de los caballos y ya montado y fuertemente armado procedió a la toma de la ciudad.

Lo que allí sucedió lo sabemos por el presbítero Juan Carlos Borques, quien transcribe una carta de Isidoro De María, en la que este cuenta “que el 14 de noviembre de 1852 se daba un baile en la Comandancia y varias familias que asistieron tuvieron que ir en carretas, porque llovía copiosamente (entonces no había ningún carruaje en Gualeguaychú), y que en lo mejor del baile, llegó un chasque con la noticia de que el general Hornos estaba “ad portas” lo que hizo que la concurrencia se desbandara enseguida dándose por terminada la fiesta”, continúa Borques: fue entonces cuando varias personas que se consideraban en peligro, se refugiaron en la casa del Sr. De María poniéndose a salvo bajo la bandera del Vice Consulado de la República Oriental del Uruguay. El general Hornos llegó a nuestra ciudad y la tomó sin que se le oponga resistencia, el comandante militar Rosendo Fraga, ante la inferioridad de recursos, no preparó defensa alguna, ni resistió. Renunció y se retiró a la República Oriental. Hornos se niega a suplantarlo, por lo que los vecinos formaron una comisión y votan al sucesor. Por mayoría de votos resultó electo don José Benítez.

Isidoro De María a lo largo de su muy extensa vida conoció a las principales figuras del proceso fundacional de la República Oriental del Uruguay.

De María fue un prolífico escritor sobre historia del Uruguay y también de multitud de publicaciones en diarios y revistas. En 1877 fundó “La Revista del Plata” que estuvo dedicada a temas de la historia en la que De María dio a conocer ignorados antecedentes de la historia uruguaya que él conoció de primera mano, porque conoció a todos los hombres de la independencia ya que actuó junto a ellos y de los cuales no intervino o de los que no fue testigo, De María los conoció a través del relato y de las memorias de los actores por él obtenidas.

De regreso a Montevideo, fue miembro de la Comisión de Instrucción Primaria del Departamento de Montevideo en 1860 y del Instituto de Instrucción Pública desde 1865, en cuya fecha, luego de la entrada del general Venancio Flores a Montevideo fue designado Inspector General de Escuelas desempeñándose hasta 1872.

La Escuela Pública del Uruguay le debe a De María, tal vez los más grandes adelantos pedagógicos previos a la Reforma de José Pedro Varela (el Sarmiento uruguayo) como los cursos nocturnos para adultos, escuela graduada, educación de la mujer, etc.

Como historiador, tuvo la inmensa virtud de rescatar al General Artigas en la Historia Uruguaya y Rioplatense, ya que el prócer uruguayo, hasta que él lo rescató de la oscuridad facciosa en la que se lo tenía, era Fructuoso Rivera y no Artigas.

Su obra cumbre fue “Vida del Brigadier General don José Gervasio de Artigas” Fundador de la nacionalidad Oriental. Escrito y publicado en Gualeguaychú en 1860.

Murió en Montevideo a los 91 años, en 1906.

También escribió Memoria Histórica del Hospital de Caridad de Montevideo 1864.

Compendio de Historia de la República Oriental del Uruguay 1867-1872.

Rasgos biográficos de hombres notables de la República Oriental 1886.

Geografía física y política de la República Oriental del Uruguay 1886.

Anales de la Defensa de Montevideo 1842 – 1851.

Su hijo Pablo De María, nacido en Gualeguaychú fue abogado, profesor de Derecho en la Universidad de la República, docente de Derecho Procedimientos Judiciales. Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Rector de la Universidad de la República.

Político y fundador del Ateneo de Montevideo y Miembro de la Suprema Corte de Justicia.

Contenido Relacionado