APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario - 27 de Junio de 2020 - Nota vista 1748 veces

Películas mudas argentinas del año 1924 - Tercera parte

El año 1924 fue muy productivo e interesante para la naciente cinematografía argentina que ya venía desarrollando una temática argumental de variadas historias, que comenzaron a atraer al público a las salas de cine con mayor afluencia; comenzando a surgir nuevos directores tras los pioneros que junto a los productores de época, fueron los impulsores de nuestra industria cinematográfica nacional, como Rafael Parodi; Alfredo Martinelli y el retorno del uruguayo Julio Alsina un empresario industrial y a su manera visionario, quien construyó en 1909 el primer estudio y galería de filmación existente en Argentina; en un galpón ubicado en las calles Gascón y Córdoba de la ciudad de Buenos Aires; comenzado a filmar de 1908 a 1910 acompañando a Mario Gallo; y dentro de esta nueva corriente se contó con un director italiano -del que ya me voy a ocupar próximamente- que llega con su esposa a nuestro país y dirige tres películas dos en este año y una en 1925, para luego regresar a Italia. Veamos otros títulos de este año 1924, que como ya les he comentado, casi la mayoría de estos trabajos se consideran perdidos, por lo que la información es un poco efímera y solo en base a los comentarios de críticos de la época y la prensa de aquellos años.

“EL CONSULTORIO DE MADAME RENÉ”

Es una película argentina muda filmada en blanco y negro; y dirigida por el italiano Carlo Campogalliani quien había llegado a la Argentina con su esposa Letizia Quaranta en 1924; y realizó dos películas ese año y otra en 1925, inscribiéndose así en nuestra historia cinematográfica, en esa época en que nuestro cine mudo evolucionaba satisfactoriamente. “El Consultorio de Madame René” se basó en su propio guion y tuvo como actores principales al mismo Carlo Campogalliani, acompañado por Ada Cornaro, Letizia Quaranta, Ángel Boyano, Alvaro Escobar y Augusto Gonçalvez. La trama permitió mostrar lugares desconocidos del barrio de Palermo de la ciudad de Buenos Aires. Otro logro fue realizar tomas aéreas de Mar del Plata y ver una carrera automovilística en esta ciudad, en la que Carlo Campogalliani piloteó uno de los vehículos. El Diario ”Crítica” a través de un periodista comentó lo siguiente: “Es la primera vez que este crítico volvió a su casa satisfecho de lo que había visto, después de asistir a la exhibición de un productor argentino. Ahora creemos que hay entre nosotros personas capaces de entender perfectamente la forma de encaminar la producción local, y es el Sr. Alejandro F. Gómez a quien la industria local le debe su primer triunfo y su primera legítima gloria. Alejandro Gómez le brindó todo su apoyo a Campogalliani, que ya había dirigido “La Vuelta del Toro Salvaje” producida por Federico Valle. “El Consultorio de Madame René” se estrenó el 10 de abril de 1924 en los cines de Buenos Aires.

“VALLE NEGRO”

Es una película muda argentina en blanco y negro de 68’ dirigida Alfredo Martinelli y con fotografía de Emilio Peruzzi; cuyo guion fue adaptado de un libro escrito por Hugo Wast; producido por la compañía Atlanta y se filmó en la provincia de Córdoba; teniendo como protagonistas a Mary Clay y Chita Foras.

La prensa del momento la presentó como un filme de muy buena recepción por parte de la audiencia, y que más allá de sus trivialidades mostró un progreso tecnológico de nuestro cine; respecto de la comparación con las películas extranjeras estrenadas en aquellos tiempos. “Valle Negro” de la que se desconoce referencias acerca de su argumento; ya que muchos filmes de esta época se consideran perdidos se estrenó en los cines de Buenos Aires el 19 de septiembre de 1924. 

“CRIOLLO VIEJO”

Es una película sin sonido filmada en blanco y negro, perteneciente a la productora Tylca Films; dirigida por Rafael Parodi  y protagonizada por Amelia Mirel, Felipe Farah, Álvaro Escobar, Augusto Gonçalvez, Diego Figueroa y Julio Donadille. La película fue rodada en las sierras de la provincia de Córdoba con la fotografía del destacado Emilio Peruzzi; que se estrenó en los cines de Buenos Aires en 1924. La historia se desarrolla en una estancia ubicada en una planicie de las sierras de la provincia de Córdoba, cuyo dueño es Don Armando de la Peña, y administrada por el leal y honesto Pedro Oria, un modelo de viejo criollo que vive con su mujer y sus hijos Juan, Carlos y María. Juan es un joven perezoso, jugador y de mal carácter, en tanto que Carlos heredó las virtudes del padre. Don Armando no está satisfecho con sus hijos, ya que a su hija predilecta, Mercedes, le gusta la vida de la gran ciudad, es coqueta y superficial incluso cuando está en la estancia; y mantiene una actitud de menosprecio hacia Carlos, incluso después de que salva su vida, pero esa actitud esconde un sentimiento naciente de amor. Su hermano, también llamado Carlos, es lo que podría calificarse de mala persona. Con estos personajes se van desarrollando diversos episodios dramáticos. Durante el metraje de “Criollo Viejo” Jorge Finkielman opinó que la película es una muy buena y valorable producción aunque su comienzo es muy lento; un melodrama que pese a su trama simple tiene momentos atrayentes y buenas actuaciones, y que saca muy buen provecho fotográfico del interesante marco de las sierras de Córdoba.

“BUENOS AIRES BOHEMIO”

Es una película muda argentina del 1924 y por supuesto filmada en blanco y negro producida por Julio Alsina y dirigida por Leopoldo Torres Ríos sobre su propio guion con fotografía de Antonio Defranza; que tuvo como actores principales a Elena Guido, Ángel Boyano, Mary Mirvena, Julio Nacial, José Plá, Sara Bromber y Julio Andrada; y que se estrenó en los cines de Buenos Aires en el mes de Julio de 1924; y no hay comentario anexo de su argumento. El diario “Crítica” comentó que Leopoldo Torres Ríos había demostrado de sobra la excelencia de lo que un director puede lograr en su trabajo cinematográfico en Argentina; y que en su trabajo nosotros hemos visto siempre su poder de observación y su constante tendencia a mejorar cada vez que dirige.

Contenido Relacionado