APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario - 13 de Junio de 2020 - Nota vista 1275 veces

Películas mudas argentinas del año 1924 Primera parte: el cine de Julio Irigoyen

Julio Irigoyen cuyo nombre completo era Julio Luis Irigoyen Bernat fue un guionista y director de cine argentino que nació en la ciudad de Buenos Aires en 1892​ falleciendo en Buenos Aires el 29 de Agosto de 1967.

En 1913, en plena etapa del cine mudo, fundó la empresa Buenos Aires Film que comenzó editando el noticiario fílmico “Buenos Aires” en modesta competición con el de otros dos grandes productores de entonces: Max Glücksmann y después, Federico Valle, con su Film Revista Valle; realizando también películas documentales y publicitarias.

Estimulado por el éxito tremendo que acababa de tener “Amalia”, producida por Max Glücksmann, que había sido estrenada el 12 de Diciembre de 1914, en el teatro Colón decidió iniciarse en el cine de ficción, siendo también guionista y productor de varias de sus películas. Se caracterizaba por producir filmes clase “C” de muy bajo presupuesto y poca calidad artística, que en general eran historias con los personajes característicos de la ciudad: guapos; prostitutas; cantores de tango; jugadores de oscuros cafetines, hipódromos y salones aristocráticos. La mayoría eran películas de gauchos o típicamente porteñas, con tango o con canciones de tierra adentro. Era dificultoso obtener adecuada información para los periodistas cinematográficos de esos años acerca de las películas de la productora Buenos Aires Films, debido a que en gran parte sus producciones no se estrenaban en Buenos Aires; porque lo hacían en ciudades de provincias del interior de Argentina y también se estrenaban fuera de Argentina en otros países de América Latina; y por ello la prensa cinematográfica especializada demostraba muy escaso interés por sus trabajos; y lo peor de todo esto era que Julio Irigoyen no conservaba los negativos de sus películas considerándose perdida la mayor parte de sus producciones de la etapa muda.

Fue partícipe de las dos etapas del cine argentino: la muda y la sonora; llegando a realizar 9 películas sin sonido y 25 sonoras hasta 1953 cuando se retira de la actividad. Lamentablemente hay muy poca referencia de sus películas mudas por las razones explicadas. Veamos algunos de sus títulos:

“EL ÚLTIMO GAUCHO”

Es una película argentina del año 1924, etapa de nuestro cine mudo y filmada en blanco y negro producida por Buenos Aires Film empresa de Julio Irigoyen dirigida y fotografíada por él mismo según su propio guion escrito en colaboración con Leopoldo Torres Ríos siendo sus intérpretes: Ada Cornaro, Arturo Sanchez, Francisco Podestá, Aparico Podestá, Matías A. De Torres, Lía Dalvi. “El Último Gaucho” tuvo su primer proyección en una función privada del 31 de Marzo de 1924, y luego se estrenó en los cines de Buenos Aires.

El diario “Crítica” comentó que el filme era un “simple melodrama” en el que lo mejor era la actuación de Lía Dalvi en su debut cinematográfico y que “el público necesita de estas películas simples para aprender a apreciar nuestras producciones locales, y más aun, dado que es evidente la eficienciente técnica que se ha utilizado, uniendo situaciones contrapuestas y coordinando la actuación en hermosos ambientes naturales. No hay detalles del argumento por las razones explicadas al comienzo.

“LA AVENTURA

DEL PASAJE GÜEMES”

Es una película argentina por supuesto sin sonido de la etapa muda de nuestro cine y filmada en blanco y negro del año 1924; que fue dirigida por Julio Irigoyen sobre guion de Alberto Weisbach y producida por Buenos Aires Film, empresa de Julio Irigoyen siendo sus intérpretes Mister Neubour, Matías A de Torres, Rodolfo Vismara que fue estrenada en 1924. Otro filme de muy bajo presupuesto y relativa calidad artística; y por las razones ya expresadas resultaban de escaso interés por la prensa especializada, careciéndose de información de la mayoría de sus producciones consideradas casi todas desaparecidas.

“LA CIEGUITA

DE LA AVENIDA ALVEAR”

Es una película argentina sin sonido filmada de hecho en blanco y negro; producida por Buenos Aires Film, empresa perteneciente a Julio Irigoyen y dirigida por él mismo sobre su propio guion, acerca de la dramática historia de un médico que se enamora de una joven que es ciega, cuyo padre es un escritor que no quiere curarla para que no vea las perversidades del mundo, resultando finalmente el médico ser hijo también del escritor. Este drama aparentemente estuvo inspirado en el filme mudo de Charles Chaplin  “Luces de la Ciudad” con la actuación de la gran actriz del teatro y cine Eva Franco, que gozaba de una gran popularidad y que con este trabajo hizo llorar a las espectadoras sensibles de aquella época. Fue acompañada por Elsa Conti, Diego Figueroa, Aparicio Podestá Totón Podestá, Ada Cornaro y Adolfo Torres. “La Cieguita de la Avenida Alvear” se estrenó el 29 de Abril de1924 en los cines de Buenos Aires. Cabe destacar que Julio Irigoyen en 1939 dirigió una nueva versión de esta historia; pero ya con el adecuado sonido.

“LOS MISTERIOS

DEL TURF ARGENTINO”

Es una película sin sonido de Argentina, filmada en blanco y negro y dirigida por Julio Irigoyen y producida por Buenos Aires Film, empresa de la que Julio Irigoyen era propietario. Fueron los intérpretes Manolita Poli, Lilian Olivilla, Totón Podesta, Arturo Sanchez, Augusto Gonçalvez, Lía Balvi, Adolfo Torres, Aparicio Podestá, Julio Andrada y Oscar Caprerella. ​Jorge Finkielman escribió que es un melodrama convencional acerca de una joven que se enamora de un humilde jockey, que contiene una escena muy bien filmada de una carrera de caballos en las pistas del Hipódromo Argentino; y que la deficiente actuación, dirección, producción y fotografía estan al mismo nivel que se encuentran en otras películas estrenadas en la época tanto por este como por otros productores. “Los Misterios del Turf Argentino se estrenó el 18 de Septiembre de 1924 en los cines de la ciudad de Buenos Aires. 

Contenido Relacionado