APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

6 de Junio de 2020 - Nota vista 1516 veces

HAZ LO QUE YO DIGO, PERO NO LO QUE YO HAGO

Durante la última sesión del Concejo Deliberante se generó un extenso debate en función de dos resoluciones de repudio presentadas por el Bloque “Juntos por el Cambio” y los despachos resultantes de otros expedientes específicos que marcaban claramente la postura tomada por la bancada de la minoría y de la mayoría oficialista.

Una de las resoluciones que presentó el bloque Juntos por el Cambio habla del aumento otorgado por decreto a los jubilados el cual anula la movilidad establecida por la Ley Nº 27.426.

Más allá de que esta situación traerá al Estado y a los pasivos infinidad de pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo ya que seguramente habrá una gran cantidad de juicios, está claro que esto no interesa, solo importa ahorrarse la diferencia entre el 6.12% otorgado y el 11%.

Está claro que no se ha evaluado la cantidad de juicios que el estado perdería, ¿Estarán pensando que la justicia tardará más de cuatro años y que quizá esos juicios los tenga que pagar otra administración? ¿O esperarán que algunos jubilados ya no estén para cobrar el juicio?

Intento no ser malpensada, pero los antecedentes para desconfiar nos exceden.

No olvidemos que los pasivos pasaban años con juicios ganados esperando que se les reconozca lo que realmente les correspondía, pero el Estado apelaba y estiraba los tiempos y que, en la presidencia de la actual vicepresidenta no se quiso dar el 82%.

Esta situación mejoró mucho en la gestión anterior, con la Ley de Reparación Histórica que les permitió a muchísimos jubilados, con un trámite sencillo, obtener el beneficio y de esa manera cobrar lo que les correspondía, porque como expresé, cualquier reclamo se debía realizar por vía judicial.

También se les otorgó la movilidad, o sea las actualizaciones por ley, que al momento de debatirla fue rechazada por los movimientos sociales y por los bloques del partido que hoy nos gobiernan utilizando el lema “Con los abuelos no”, o “Macri sos la dictadura”, provocando destrozos en la Plaza del Congreso, heridos en las fuerzas de seguridad y hasta las lágrimas de una reconocida periodista y actual diputada nacional por el Frente Renovador.

La doble moral, la que tanto señalan en nosotros, deberían empezar a buscarla por casa.

Los aumentos por decreto y por montos según le parezca al ejecutivo, no solo es un atropello a nuestros abuelos, creo se parecen más a una dictadura, pero para el bloque oficialista no, seguimos siendo la dictadura para la discusión de ayer, entonces me pregunto, ¿Será ésta la estrategia de continuar con el engaño a la sociedad? La ciudadanía tiene derecho a saber que hoy el aumento otorgado por decreto, sin respetar la Ley de Movilidad Previsional, es prácticamente la mitad de lo que le correspondería y esto fue realizado por los que se creen dueños de la “Justicia Social y de los Derechos Humanos”.

 El resto de los partidos, lo que tenemos claro es que los derechos de los jubilados que aportaron más de 30 años fueron vulnerados.

También con la excusa de la pandemia, se defendieron los “superpoderes” otorgados al Jefe de Gabinete de Nación, Sr. Santiago Cafiero, quien podrá disponer libremente del 100% de las partidas presupuestarias, de un presupuesto que no existe, porque a poco de cumplir 6 meses de gobierno aún no lo han presentado.

Con estas facultades tampoco es necesario que tengamos presupuesto, ya que el Jefe de Gabinete podrá modificarlo como mejor disponga.

Es hora de que la ciudadanía deje de comprar engaños y mire los hechos que hablan por sí mismos. Es muy fácil expresar frases grandilocuentes pero que en realidad no significan nada a la hora de otorgar beneficios.

Vamos a defender la institucionalidad y las leyes, por lo que no estamos dispuestos a permitir que las mismas se vulneren por decretos y/o oportunistas.

Tenemos claro que son tiempos de crisis, pero por un lado se les quita a los jubilados y por otro se le perdona una multa por 810 millones por violación de una conciliación obligatoria al sindicalista Hugo Moyano.

Es hora que el estado deje el oportunismo de lado y piense en priorizar gastos y optimizar recursos.

Contenido Relacionado