APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

Ser + Humanos - 30 de Mayo de 2020 - Nota vista 508 veces

Cerrando Ciclos

Muchas veces nos preguntamos cómo cerrar un ciclo, aunque en realidad los ciclos forman parte de nuestra vida, y no se cierran de manera absoluta y definitiva; la vida es cambio permanente, es evolución y los ciclos forman parte de ella. Así como el símbolo del infinito, cuando un ciclo se cierra, otro se abre y así indefinidamente.

Un ciclo es un proceso de la vida, que inicia, se desarrolla y luego termina. Es un conjunto de experiencias, de momentos vividos llenos de emociones (agradables y no tanto). El punto clave para cerrar un ciclo, es aceptar que llegó su fin, es permitirnos soltar, dejar ir lo vivido, para empezar con una nueva energía aquello que llega, que – inevitablemente - se inicia.

El problema surge cuando, a pesar que ha culminado esa etapa, solemos apegarnos a cosas, lugares, situaciones o personas, atándonos al pasado, a ese vínculo afectivo que nos unió, resistiendo dar paso a lo nuevo. Incluso, cuando se termina una relación amorosa, laboral, una mudanza, lo que fuere… y la “mente” queda atrapada en la sensación de “fracaso”, seguramente llegará el sufrimiento, la angustia, el enojo, la tristeza…

Y aquí es fundamental que tengamos presente que no se trata de “olvidar” lo vivido, sino de aprender de esa experiencia para crecer, para salir fortalecidos y seguir evolucionando. Cuando logramos comprender que todo lo vivido tuvo su razón de ser; cuando aceptemos la vida tal cual se presenta (sin querer que sea como nosotros deseamos), cuando soltamos expectativas, la necesidad de control… e incluso, perdonamos, empezamos a sanar el pasado. Y recién allí, cuando logramos “recordar” esas experiencias con cariño, sin dolor, y agradecer todo lo bueno que aportaron a nuestra vida… en ese momento… hemos cerrado el ciclo.

Generalmente, cuando nos aferramos indefinidamente al pasado, perdemos de disfrutar el momento presente y crear nuevas oportunidades para el futuro que está llegando.

EL AVANCE PERSONAL

Lo importante de cerrar un ciclo en paz, en armonía, en plena aceptación con lo que fue, nos predispone con una energía saludable para abrir la etapa que llega, estando atentos a las nuevas oportunidades y experiencias por vivir. Si resistimos el cierre y todos los días lo evocamos, permanecerá abierto y seguramente interferirá en el avance personal hacia nuevos desafíos; porque no podemos crear nada nuevo y productivo, si aún permanecemos en aquellas energías del pasado que perturban la mente y el corazón.

Los seres humanos solemos aferrarnos (por instinto) a lo conocido, por más negativo que haya sido; las costumbres son poderosas, nos llevan a permanecer en la inercia; por eso cuesta tanto salir de nuestra “zona de confort”, cerrar ciclos… y nos llenamos de miedo ante la incertidumbre, ante lo desconocido. Incluso hay un dicho popular que nos enseñaron desde pequeños que dice: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”… Ya está!... con esta creencia en la mente, es difícil tomar decisiones, cerrar ciclos y seguir adelante.

Un ciclo se cierra cuando el proceso ya se completó, y por eso, el primer paso es aceptar que ese momento llegó; y reconocer que la vida sigue; por tanto, es necesario “dejar ir” lo que fue, y darle la bienvenida a la nueva realidad. Es importante soltar en paz, agradeciendo lo vivido, dando valor a esas experiencias que hemos elegido en ese momento de nuestras vidas; por eso, es muy sanador, regalarnos la oportunidad de recordar, sin dolor, todo vivido (agradable o no) que nos llevó a aprender, a fortalecernos y engrandecernos. Como diría Jorge Bucay: “es necesario vaciarse para volverse a llenar”,

EN LO PERSONAL, ME DESPIDO DE ESTE ESPACIO

Hablando de cerrar ciclos, ha llegado nuestro momento. Quería aprovechar esta oportunidad para comunicarles que a partir del mes de Junio, me llaman a otros desafíos; y como he mencionado anteriormente, es necesario cerrar ciclos para abrir nuevos. La vida es cambio constante, y así la tomo, como el infinito.

Estoy muy agradecida a todos ustedes por leerme cada sábado, por todo este tiempo compartido, por tantos años juntos; gracias por permitirme entrar a sus hogares y a su corazón con mi mensaje.

Muchas gracias, también, a la Redacción del Diario “El Heraldo” por el espacio brindado, por esta columna semanal; a todo el personal de Diseño y al equipo de Magazine, por su gran acompañamiento durante estos seis (6) años de trabajo conjunto y por el profesionalismo de siempre.

Hoy se cierra un ciclo, y seguramente se abrirán otros, tal vez más adelante nos volvamos a reencontrar. Me voy con el corazón llego de paz y de alegría, contándoles que siempre estoy presente en mis redes sociales como “Ine Francisconi”, donde me encontrarán con facilidad.

¡Gracias, Gracias, Gracias infinitas!

UN ÚLTIMO MENSAJE PARA VOS:

Como toda despedida, este momento está lleno de emociones.

Y antes de irme quería recordarte algo:

“Que… tienes un potencial inmenso en tu corazón; está allí (tal vez un poco tapado) pero listo para ser activado cuando lo decidas. Eres alguien muy valioso para el mundo; anímate a “emprender” la vida que sueñas; a descubrir los talentos que guardas en tu corazón, a conectar con tu sabiduría infinita, con tu grandeza, con tu propósito superior (ese “para qué” has venido a esta Tierra) y sé siempre fiel a tu plan de vida. Has traído talentos únicos para expandirlos y compartirlos con los demás, embelleciendo la vida de todos. Escucha tu corazón, sigue tus sueños, toma decisiones. No te conformes con una vida “a medias” o llena de insatisfacciones... Has venido a brillar, a vivir plenamente, en amor, en alegría y abundancia.”

Te abrazo,

Por siempre…


COACH MARIA INES FRANCISCONI

LIDERAZGO Y VIDA CONSCIENTE

Facebook / Instagram: Ine Francisconi

Contenido Relacionado