APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

23 de Mayo de 2020 - Nota vista 1760 veces

¿Cuánto más vas a esperar…?

Muchas veces, en la vida, nos quedamos esperando el momento oportuno, que el otro decida, o que todo esté dispuesto de manera perfecta para actuar, para vivir plenamente. Y nos convencemos a nosotros mismos que la vida será mejor después que pase este momento, o después que tengamos ese título, que nos graduemos, y luego al obtenerlo, nos decimos que todo será diferente cuando consigamos el primer trabajo, y luego, que la felicidad llegará cuando nos casemos, y más tarde, cuando tengamos el primer hijo, el segundo…

Y así, la vida se transforma en una carrera infinita hacia el futuro, poniendo condiciones a la felicidad. Y así, cada lunes… esperamos con ansias el fin de semana, luego las vacaciones… o tener un auto mejor para viajar, o una casa más bonita para invitar amigos… y hasta esperamos a jubilarnos para hacer lo que nos gusta. Y esperando…. se nos va la vida.

Y el gran secreto está en vivir el AQUÍ Y AHORA, que es el único momento que tenemos.

Obviamente que es muy bueno tener metas, fijarnos objetivos para crecer y evolucionar, pero sin quedarnos anclados en el futuro, llenos de ansiedad y apegados a los resultados; porque así, nos perdemos del momento presente. La vida está hecha de pequeños instantes y el futuro se construye tomando decisiones inteligentes en el AHORA.

Por eso, deja de esperar adelgazar esos kilos de más para sentirte atractiva; o que llegue una pareja, o que te den un ascenso o el instante perfecto para emprender…hazlo ya!!... No esperes el próximo lunes, la próxima primavera… o el año que viene. Decídelo ya, ponte en marcha en este momento y disfruta del proceso. La vida no es un destino, es un trayecto.

ESPERANDO EL MOMENTO PERFECTO

Cuantas veces nos quedamos atascados en las antesalas de algunos eventos (imaginados en nuestra mente)… donde, luego, definitivamente nada ocurre. Esperamos una conversación o un encuentro o el regreso de alguien que nos importa, o aguardamos que el otro accione, o que las cosas pasen tal como imaginamos y… así, nos creamos altas expectativas… pero luego la vida nos presenta una realidad diferente; y nos frustramos y nos estancamos en la tristeza.

Este círculo vicioso y nocivo nos frena la energía del cambio, nos coloca en la eterna espera, en la inacción, que luego trae angustia y la tristeza; y caemos en el rol de víctimas del afuera, de las circunstancias.

Hoy mismo, mucha gente está “esperando” que termine la cuarentena, o ya la cincuentena… esperando a volver a la “normalidad”… sin construir nada nuevo, o mejorar aquello que sea necesario en nuestras vidas para resurgir mejores y más plenos.

Pero, en definitiva, la realidad la estamos construyendo nosotros mismos, día a día, tanto con la acción o con la falta de acción. Cuando decidimos esperar, nos volvemos improductivos, dejamos de ser efectivos y nuestras metas se alejan cada vez más, junto a nuestra felicidad. La vida está hecha de tiempo, y el tiempo no espera a nadie.

CUANDO DEJAS DE ESPERAR, LA VIDA CAMBIA

¡Cuánta energía se va en la espera!… energía que podríamos utilizarla para accionar, para crear algo nuevo, para encender los motores y transitar el camino de nuestros sueños. Al concentrarnos tanto en el mañana, al poner el foco en un futuro que nos sabemos si va a llegar o como va a llegar… estamos evitando tomar decisiones en el presente, y por ende, dejamos de vivir.

Cuando al fin tomamos una decisión, dejamos de depender del entorno y recuperamos nuestro poder y sabiduría. Cuando elegimos dar ese “paso”, decir “basta” a esta situación; o “ahora sí” es el momento; o “pase lo que pase, lo hago igual”… nuestro corazón toma un gran respiro, aliviamos tensiones y nos ponemos en movimiento.

Ser proactivo es salir en busca de las oportunidades; es dejar de esperar el momento perfecto o algo de los demás… es un acto de responsabilidad personal, de dignidad y amor por la propia vida. Es creer en uno mismo, y confiar en la propia capacidad para accionar e ir hacia adelante.

Cuando tomamos acción y decidimos jugarnos la vida… la energía cambia, nuestros días se iluminan y la motivación nos inunda; esa valentía tiene más fuerza que el miedo a la incertidumbre y a lo desconocido; tomar acción es la única forma de llegar a la meta.

Un proverbio árabe dice: “Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo”.

EMPEZAR A SORPRENDERNOS

Cuando dejamos de esperar que algo suceda en el afuera para ser felices, cuando soltarnos expectativas y aceptarnos la vida tal como se presenta, cuando la abrazamos (con sus luces y sombras) y marchamos hacia adelante, tomando decisiones… nos dejamos “sorprender”.

Decir “sí” a la vida tal cual se presenta, es apreciarla, es decirle “gracias” por las bendiciones que tenemos y abrirnos a recibir todo lo nuevo que tenga para darnos.

AHORA es el momento, deja de esperar el instante perfecto, o que termine la cuarentena, o ese llamado o que regrese esa persona… deja de esperar del afuera, del entorno, de las circunstancias. Toma la iniciativa, acciona, ponte en movimiento y crea la vida que realmente anhelas. Tu vida es AHORA!... Los días pasan los días, y cada segundo desperdiciado ya no regresa. Si tienes sueños, si tienes metas…. empieza AHORA!


COACH MARIA INES FRANCISCONI

LIDERAZGO Y VIDA CONSCIENTE

Facebook / Instagram: Ine Francisconi

Contenido Relacionado