APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

por Darío H. Garayalde para El Heraldo - 22 de Mayo de 2020 - Nota vista 1873 veces

El Puente Paso de los Libres - Uruguayana

Una historia con sus tragedias

Entre 1934/35 se comenzaba a materializar, con la firma de los Tratados entre los Presidentes Gral. Agustín Pedro Justo y el Dr. Getulio Vargas por el Brasil la construcción del Puente Internacional entre Paso de los Libres y Uruguayana, poniendo fin al aislamiento territorial entre los dos países. Pero como lo señalo en el título de esta nota, la tragedia no sería ajena a esta obra.

El 9 de enero de 1938, ambos Presidentes se reúnen nuevamente a fin de inaugurar sendos monolitos en ambas costas. Los Presidentes culminaron los actos con un abrazo de confraternidad y el desfile de tropas y también el paso de columnas de ciudadanos que celebraban el acto.

En un campo de las cercanías de Paso de los Libres aguardaban los pilotos junto al Lockheed MM. Ya alistado y el Lockheed B12 sin calentar motores aún. Cuando se produce la llegada del Presidente Justo y su comitiva. Luego de recibido el parte meteorológico, a las 6 de la tarde. Se le informa sobre posibles inconvenientes en la ruta por fuertes tormentas -¿Es posible partir?- Pregunta el Presidente, a lo que le contestan afirmativamente. Por esa razón parten sin perder el tiempo con rumbo a Buenos Aires seguidos por los aviones escolta de 6 Curtiss Hawk III.

Y pocos minutos después encuentran la tormenta, por lo que toman más altura entre relámpagos y fuertes vientos casi sin encontrar resquicios que permitieran alguna visibilidad, luego viran hacia el Este, luego hacia el Oeste buscando escapar de las turbulencias, el avión baja hasta que ven brillar el sol sobre los campos por lo que la tormenta quedó atrás, como así también los aviones de escolta que durante la tormenta buscaron ponerse a salvo en forma individual. Aterrizaron finalmente en El Palomar dos horas y media después de la partida, y así también fueron llegando los aviones de escolta. Pero el Lockheed B 12 donde venía el hijo del Presidente, no llegó. Con el paso de las horas la preocupación por la suerte del otro avión donde viajaba Eduardo, el hijo del Presidente fue en aumento y con la llegada de la noche, también se fueron perdiendo las esperanzas. Ya siendo la medianoche y en las primeras horas del 10 de enero, comienzan a llegar informaciones de diversas procedencias, ya que varios países vecinos se sumaron a la búsqueda. Algunas noticias procedentes del Departamento de Artigas de la República Oriental del Uruguay daban cuenta de haber visto caer algo prendido fuego. A pesar del temporal que se extendió por dos días más empeorando la situación a raíz del desborde de incontables arroyos y lagunas de la zona, se organizaron cuadrillas de rescate, tanto policiales como militares incluso vecinales a pie y a caballo.

El avión siniestrado fue encontrado en forma casual por el peón Felipe Olivera, que acompañaba al capataz de la estancia donde trabajaban. Fue Olivera quien enfrentando el temporal y cruzando a nado los arroyos ya desbordados y en plena lluvia, comunicó la mala noticia siendo las 8 de la noche en la comisaría del pueblo de Tomás Gomensoro, ubicado a 6 kilómetros del lugar. No había sobrevivientes.

El avión había caído próximo a la confluencia de los arroyos Itacumbú y Zanja Honda en las inmediaciones de una estancia del Departamento de Artigas (ROU)

El día 12 de enero, un tren trayendo los 9 féretros de los fallecidos, pasó por Concordia con rumbo a la Capital Federal para su sepultura, dándose cita en la estación del ferrocarril numerosas personas para darles el último adiós al hijo del Presidente de la República y a los infortunados integrantes de la comitiva oficial.

El día 14 de enero en Buenos Aires una verdadera multitud acompañaba los restos de los caídos, al cementerio.

La nómina de fallecidos en el accidente:

Teniente Coronel José Berganini Jefe del Regimiento Aéreo Nº 1 (Piloto)

Mayor Víctor Vergani Jefe del Grupo 1 de Observación (Copiloto)

Sargento 1º Victor Ángel Leveratto (Mecánico)

Sargento 1º Rosa León Castillo (Radiotelegrafista)

Coronel Abraham Schweitzer Jefe de la Casa Militar

Teniente Coronel Horacio Posadas Edecán Militar

Teniente Coronel Antonio Berardo Jefe del Regimiento 1 de Artillería

Teniente de Navío Juan Oreschink Ayudante del Ministro de Marina

Señor Eduardo Justo aviador civil e hijo menor del Presidente.

El 20 de febrero de ese mismo año, el Presidente de la Nación General Agustín Pedro Justo entregó el mando presidencial al Dr. Roberto Marcelino Ortiz y se retiró a la vida privada. Habían pasado 42 días de la muerte de su hijo menor.

El Gobierno Argentino obsequió al valeroso gauchito oriental que trató de socorrer a las víctimas, con un apero completo y un pasaje con todo pago para que visitara Buenos Aires.

LA CONSTRUCCIÓN DEL

 PUENTE INTERNACIONAL

Volviendo a la construcción del puente, las obras comenzaron en 1942 y culminaron en 1945, abriéndose el paso al tránsito el 12 de Octubre de 1945.

La parte argentina la construyó la empresa Parodi & Figini ya que el Tratado de 1934/35 determinaba que se construiría por mitades y la parte brasileña por la empresa Matheus Martins Noronha & Cia. El Tratado también establecía que la República Argentina proveería de todo el cemento, mientras que la República del Brasil lo haría con todo el hierro. Así, la construcción comenzó en ambas cabeceras y fueron avanzando para encontrarse en el punto medio del río Uruguay.

Pero un leve error de cálculo por parte del ingeniero proyectista brasileño determinó que hubiera una desviación de algunos centímetros al juntar ambas construcciones en la parte media del puente.

El problema era fácilmente solucionable, pero sin embargo, el ingeniero brasileño responsable del error, no pudo soportar el peso de su equivocación en una obra binacional de esa importancia para ambos países y se quitó la vida de un disparo, poniendo en evidencia los valores morales de ese tiempo y su decoro.

La inauguración postergada varias veces se efectuó oficialmente el 21 de mayo de 1947 por parte de la Argentina, el Presidente General Juan Perón y por su parte el Brasil, el Presidente General Enrico Gaspar Dutra, encontrándose en el punto medio del puente que quedaba oficialmente inaugurado y habilitado.

Se cumplen hoy 73 años de ese acontecimiento.


Contenido Relacionado