APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

20 de Mayo de 2020 - Nota vista 1882 veces

Quedan pocos instrumentos para contener el dólar

El dólar, sobre todo el "blue" que sirve para fijar muchos precios en la economía, le está dando un sosiego al gobierno. También bajan su cotización los llamados dólares "bolsa", el MEP y el CCL. Así, la brecha entre el dólar oficial, unos $70 por unidad, y el resto de las divisas, se redujo a un 75%, siempre en promedio y con los resguardos de los cambios diarios. Las causas hay que buscarlas en las idas y vueltas de la deuda. Y, básicamente, en los incesantes rumores sobre una supuesta mejora en el ánimo de los acreedores para la oferta argentina. Con la historia económica de la Argentina reciente sobre el escritorio, uno puede preguntarse, ¿cuánto nos costará la mejora en el humor de los acreedores?

Mientras tanto, el Banco Central sigue perdiendo dólares, ya que debido al súper cepo, se convirtió en el único oferente de "billetes" en el mercado. La situación lo amerita, sin dudas, pero ser la única canilla tiene sus inconvenientes. Y no sólo para las cada día más escuálidas reservas locales. 

En general, los especialistas explican que actualmente la autoridad monetaria busca frenar la suba del dólar, para evitar los efectos inflacionarios y el síndrome Puerta 12 de enero de 2002, usando algunos pocos instrumentos básicos: ventas de divisas a cuentagotas, colocación de futuros (que se liquidan en pesos), remate de títulos públicos que están en poder de la ANSeS y que licuan el activo de los jubilados, presentes y futuros y suba de tasas para los plazos fijos en pesos. También reinventaron los depósitos indexados y no se descartan nuevos instrumentos de absorción monetaria.

El inconveniente de todo este conjunto de medidas, a los que se deben sumar las anteriores, claro, es que no resuelve el problema de fondo: la lenta pero persistente hemorragia de dólares. El campo, que además tiene sus propios problemas, no liquida dólares por las magras exportaciones y gracias a la brutal recesión (en marzo, la actividad cayó un 11,5%) la demanda legítima de dólares se mantiene en el subsuelo. Así, las reservas de libre disponibilidad, las que realmente cuentan, no superarían los US$10.000 millones. No es poco en una situación normal, pero en la actual situación son un tesoro invaluable.

Claro que toda cruz tiene su cara. En este caso, para los satisfechos poseedores de ahorros en anteriores dólares baratos, precios casi del primer mundo. Un concesionario ofrece vehículos de marca japonesa con un dólar de $120. O sea que con US$10.000 dólares se puede acceder a un auto de gama media/media alta. Ni en Miami se consiguen a ese precio. Y los más informados aseguran que los prestigiosos productos electrónicos de la manzanita están casi agotados, entre otros casos que se van conociendo. En este conexto, que los lácteos cuesten más que en Europa o los medicamentos mucho más que en Estados Unidos, es apenas un detalle. Los que tienen los dólares recontraaltos, aunque seanunos pocos billetes, siguen pasando una cuarentena más feliz.


  • TEMAS DE LA NOTA:
  • DOLAR

Contenido Relacionado