APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

15 de Mayo de 2020 - Nota vista 493 veces

Este fin de semana con protocolo estricto vuelve el fútbol en Alemania

Esperan que el regreso en el país europeo tenga una audiencia descomunal por las ganas de ver el deporte. Confían en dar una buena imagen a los espectadores que la verán por televisión.

Para obtener el visto bueno a la reanudación de mañana sábado, la Bundesliga presentó un protocolo sanitario muy estricto, que dirigirá casi todos los aspectos de la vida de jugadores y cuerpos técnicos.

“El objetivo no podía ser garantizar la seguridad 100% de cada uno”, señaló la Liga Alemana de Fútbol (DFL) que elaboró un documento de 51 páginas para convencer a los poderes públicos de la posibilidad de relanzar el fútbol, evidentemente a puertas cerradas.

Para cortar las críticas, el texto precisa que “todas las medidas están condicionadas a que no se dediquen recursos indispensables en la lucha contra el COVID-19 para el conjunto de la población”.

Tests y cuarentenas

El pilar del protocolo es la puesta en marcha de manera masiva de tests de coronavirus para jugadores y técnicos, dos veces por semana como mínimo y la víspera de cada partido. Asimismo, el aislamiento de toda persona que de resultado positivo en el test.

La decisión de no poner en cuarentena al resto del equipo no depende de los clubes, sino de las autoridades sanitarias locales. En Alemania, país federal, cada región tiene su propia política de prevención, lo que explica que el Dresde, de segunda división, fuera puesto en cuarentena tras detectar dos casos este último fin de semana. En tanto que Borussia Moenchengladbach, en la misma situación, pudo continuar entrenándose normalmente.

El estadio

Cerca de 300 personas son admitidas en los estadios los días de partido, pero divididas en tres zonas entre las que no debe haber ningún contacto: zona ‘césped’ (equipos, árbitros, enfermeros y fotógrafos en un número limitado), zona ‘tribuna’ (prensa, también limitada, y cámaras de televisión) y zona ‘exterior del estadio’, que comprende el resto del recinto.

En cada una de las tres zonas habrá un máximo de 100 personas. La vigilancia será responsabilidad de la policía, con especial atención a las posibles aglomeraciones por fuera de los estadios.

Llegada de los equipos

Los equipos llegarán en varios autobuses, con el objetivo de respetar la distancia de 1,5 metros entre las personas. Todos deben portar barbijos.

En los vestuarios la distancia también se respetará y los equipos entrarán al césped uno a uno, de nuevo guardando las distancias. No habrá ningún contacto previo: ni saludos con la mano, ni foto de grupo ni intercambio de escudos.


En el césped

Todos los actores de la zona ‘césped’ llevarán barbijos, incluidos los suplentes en los banquillos. Únicamente los jugadores y los árbitros, en el campo, no la llevarán. Los balones serán regularmente desinfectados durante los partidos.

Los contactos físicos están limitados a las acciones del juego. En un documento anexo enviado a los clubes, la DFL precisa que los abrazos y contactos de manos para celebrar los goles deben evitarse. “Se deben privilegiar los contactos con el codo o el pie”, subraya.

“En el estadio”, precisó la DFL en su protocolo, “los equipos y jugadores profesionales van a estar todavía más observados que habitualmente. Les pedimos tener un comportamiento ejemplar en materia de higiene y de medidas de distancia fuera del terreno de juego”.

Televisión y medios

Ocho páginas del protocolo sanitario están dedicadas exclusivamente a las medidas a tomar por los equipos de televisión. El principio es otra vez el mismo: evitar los contactos y mantener la distancia. Pero además se instalarán muros de plexiglás (plástico) para hacer las entrevistas posteriores a los partidos.

Solo diez periodistas de prensa escrita serán admitidos en cada partido. La conferencia de prensa posterior al duelo es suprimida.

Desplazamientos

Los equipos que se desplacen deben, si es posible, reservar por completo un hotel, o en su defecto una planta entera. El hotel se desinfectará antes de la llegada de la expedición. Los jugadores no podrán utilizar las salas o equipamientos de gimnasio. En las comidas se deben respetar las distancias.

Los clubes deberán limitar el número de acompañantes del equipo a las personas absolutamente indispensables para que se pueda celebrar el partido.

Vida privada

En su vida privada los jugadores deberán someterse prácticamente a una cuarentena, sin contacto con sus vecinos y sin recibir visitas.

Estas restricciones se aplican a todos los miembros de la vivienda. Si fuera necesario, se pueden salir brevemente a hacer compras, pero el jugador no lo tiene permitido.

El protocolo detalla en varias páginas las reglas de higiene para la vida familiar, desde el lavado de manos hasta la manera de preparar la comida.

Contenido Relacionado