APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

15 de Mayo de 2020 - Nota vista 322 veces

La Ministra Romero negó injerencias en el Poder Judicial

La ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, negó que realice “injerencias indebidas” en otros poderes del Estado y afirmó que no dedica “un solo minuto” a dañar a instituciones o personas. Sus declaraciones aparecieron luego de un fuerte comunicado del radicalismo y de que la pelea entre integrantes del Superior Tribunal de Justicia reviviera la acusación del vocal Emilio Castrillón de que Romero influye en la Justicia provincial.

Romero expuso: “Quiero expresar claramente (quienes me han seguido y conocen lo saben): no dedico un solo minuto de la vida a ninguna práctica, ni idea, ni gestión que sea para dañar a las instituciones o a otras personas”.

“Toda la labor desarrollada por el equipo del Ministerio, con el que el gobernador (Gustavo Bordet) me ha honrado, está vinculada a la construcción de un mejor funcionamiento y orientada al mejor cumplimiento de los organismos bajo mi competencia. Por eso, pueden ver los logros de los años en que he participado en política y verán que pueden quedarse tranquilos: no encontrarán en mi persona una injerencia indebida en otro poder del Estado. Pueden verlo también en el nivel de actividades diarias que sostenemos, que ocupa mañanas y tardes en incesante labor”, agregó.

“Quienes imaginan otra cosa podrán comprobar, en mi trayectoria, que no hallarán conductas que infrinjan ni rocen siquiera, el orden jurídico. Tengo otras formas de entender la política y me cuesta entender las acusaciones infundadas y el agravio. Muchos de mi generación, que han trabajado por la conquista de la democracia, por la vigencia de los derechos humanos, por la igualdad de género, podrán dar cuenta de las mismas formas de ejercer el poder, y aun la crítica, dentro de un sistema que atesoramos porque hemos peleado por él. Porque aun siendo adversarios, entendemos que se debe obrar con respeto y buena fe”, abundó.

Antes, había confirmado: “Como ministra de Gobierno y Justicia, tengo diálogo permanente en torno a las cuestiones vinculadas a mi cartera, reuniones y trabajo compartido. Así, durante años y en los distintos cargos que he ocupado con responsabilidad, he trabajado: por la reforma constitucional de 2008, por la ley de responsabilidad del Estado, por la sanción de la Ley Procesal de Familia, por la puesta en vigencia de la ley de narcomenudeo, por la sanción de un nuevo diseño del Patronato de Liberados y por el concurso de dicho cargo que se ha realizado recientemente, por la introducción de mejoras en el Poder Judicial, desde lo que compete al Poder Ejecutivo (edificios, terrenos, propiciar transferencias, etcétera), por la implementación en la provincia del nuevo sistema de juicio por jurados, entre otras innumerables acciones en estos cuarenta años de mi carrera profesional y política”.

• Cuestionamientos

Días atrás, el Comité provincial del Radicalismo emitió un duro documento en el que cuestionaba el espectáculo que está dando la cabeza del Poder Judicial, luego de la denuncia por violencia de género que le realizó la vocal Susana Medina a su par Emilio Castrillón, sustentada en un mensaje por Whatsapp.

Allí, el centenario partido expuso: “Si bien nunca la mencionó públicamente, es archiconocida la vieja rivalidad que existe entre Castrillón y la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, sobre quien pesa la etiqueta de hábil operadora política que juega para sí y su cooperativa siempre ávida de poder, pero que prefiere el silencio cuando su Ministerio se mancha de sangre debido a su inoperancia”.

La respuesta de Romero no hace mención directa a este texto, pero fue publicada apenas 48 horas después. Cabe mencionar que la titular de la cartera de Gobierno esquivó una interpelación en la cámara de Diputados pedida por la oposición para que explique el accionar previo al femicidio de Fátima Acevedo.

La Ministra tampoco hizo alusión expresa a los dichos de Castrillón, referidos a la denuncia de Medina y su correlato con las declaraciones que había hecho el vocal del STJ antes de abandonar la presidencia del Alto Cuerpo.

A fines del año pasado, Castrillón generó un gran revuelo al declarar que existía connivencia, sobre todo en causas de corrupción, entre un sector del poder político al que ubicó en el Ministerio de Gobierno, el Ministerio Público Fiscal que conduce Jorge Amílcar García y cierta prensa.

Consultado acerca de si la demanda podría ser un remezón de aquella situación, aseveró: “No lo descarto porque hay gente que es rencorosa, yo no. Siempre aclaré que lo único que hubiese cambiado de aquella nota era lo de ‘mafia’, no lo hubiese dicho. Al resto, siempre lo consideré así”, sostuvo.

Contenido Relacionado