APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

18 de Abril de 2020 - Nota vista 2309 veces

Coronavirus, dengue y otras pandemias: diferentes nombres, un solo origen

El Coronavirus (Covid-19), Dengue, SARS, la Gripe Aviar (H5N1), la Gripe Porcina (H1N1), entre otras muchas enfermedades son consideradas ZOONOSIS, es decir enfermedades infecciosas que se transmiten de animales a personas. Una lista muy grande de enfermedades, que tienen un origen en común: la destrucción de la vida silvestre.

Los grandes asesinos de la historia sin dudas son las bacterias y los virus. En los últimos 30 años se han registrado más de 12.000 epidemias que afectaron y afectan a 50 millones de personas aproximadamente. Otras epidemias más conocidas con el mismo denominador, han sido la Peste Negra, la Viruela, el Cólera y la Gripe Española, sobre todo por el número de muertes ocasionadas. Es decir, que aunque esta situación de aislamiento, crisis sanitaria, social, política y económica nos parezca nueva, tenemos una larga historia en estos temas. Sobre todo cuando analizamos el problema estructural, la devastación de la naturaleza, relación que los científicos venimos advirtiendo desde hace más de 40 años.

Cuando hablamos de destruir nuestro ambiente, hacemos referencia a la pérdida de biodiversidad y ecosistemas, y en este sentido las principales amenazas son la destrucción del hábitat, tráfico y comercialización de fauna, la introducción de especies exóticas, la contaminación y el cambio climático. Esta irrupción hacia la naturaleza genera una mayor exposición de las poblaciones humanas a enfermedades zoonóticas y empuja a los animales a un progresivo contacto con las personas favoreciendo de esta manera la propagación de enfermedades.

Un ejemplo claro de lo mencionado es la actual pandemia de coronavirus. Las investigaciones indican que este patógeno tiene un origen animal, posiblemente coexistió con murciélagos de regiones remotas de Asia y, que luego de sufrir mutaciones, fue transmitido al pangolín y a otros animales. Posteriormente, mediante la caza y el tráfico ilegal de diferentes especies, fue transmitido a las personas. Circulo que se repite en las miles de pandemias que conocemos, pero que en este caso particular fue advertido en el 2012 y 2018 por numerosos científicos.

No nos espera un panorama muy alentador. No va a ser la última pandemia que tengamos que enfrentar y no es una opinión apocalíptica. Muchos científicos estudian diferentes virus y bacterias inactivos contenidos en glaciares desde hace miles de años, que por el deshielo provocado por el calentamiento global, podrían liberarse.

Sin embargo parece que todavía nos cuesta asimilar la relación de este tema con la búsqueda de un ambiente sano. Sin ir más lejos, durante esta cuarentena se han denunciado en las provincias de Salta, Chaco y Formosa la deforestación de más de 1000 ha de bosque nativo y la pesca indiscriminada en diferentes puntos de los ríos Paraná y Uruguay. En este sentido, necesitamos un cambio profundo de paradigma. De manera inmediata necesitamos volver a identificarnos como parte de la naturaleza y no como una especie superior que podemos utilizar los recursos como se nos plazca.

Es necesario reconocer el vínculo entre las diferentes pandemias y la crisis socio-ambiental para poder obtener algún aprendizaje de esta problemática. En este sentido, después de esta lamentable vivencia deberíamos ser capases de cuestionar nuestro sistemas sociales, económicos y políticos, donde las prioridades están enfocadas en un uso extractivita de los recursos. Necesitamos entender que temas como conservación de la biodiversidad, equidad social y utilización de los recursos van de la mano. Finalmente y dado el aporte generado en los últimos meses, comprender que la Ciencia y Tecnología junto con el Sistema de Salud Público no pueden dejarse de lado ni ser ignorados.

Dr. Eduardo Etchepare.

Biólogo. CONICET-UTN.

Facultad Regional Concordia

Universidad Tecnológica Nacional.

Contenido Relacionado