APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario - 11 de Abril de 2020 - Nota vista 967 veces

Películas mudas argentinas del año 1921

José Agustín Ferreyra

“LA GAUCHA”


Es una película argentina en blanco y negro de carácter dramático; dirigida por José Agustín Ferreyra sobre su propio guion escrito en colaboración con Leopoldo Torres Ríos, protagonizada por Lidia Liss como Marga, la gaucha, Elena Guido como Justiniana, la malquerida; Jorge Lafuente como José María, el peón de campo; Elsa Rey como Rosita, la hija del capataz; José Plá como Don Pablo, el capataz; Enrique Parigi como Ernesto Valvi, el hijo del patrón; Rosa Guido como Juanita, la ardilla; Armando Barbé como Juancho, el buen muchacho; Álvaro Escobar como Lamento, el trovador del pago; Eduardo Leal Pizano como Jorgito, el impecable; Antonio Magatón como Don Braulio, el Tata viejo; Yolanda de Maintenon como Judith, la amante maltratada de Ernesto; y María Halm como Marga, una mujer con “toda la belleza de las pampas, toda la fuerza de la raza y todo el amor de la naturaleza” también víctima de las circunstancias.

José María, es el peón de campo, que persigue el amor de Rosita, la hija de Don Pablo el capataz de la estancia, que también es pretendida por Ernesto, el hijo del patrón que está pasando un tiempo en el lugar.

Jorge Miguel Couselo crítico y estudioso del cine argentino; señala que además de la trama dramática, la película contiene algunos reclamos sociales, tales como las alusiones a la llegada de la “civilización” y al desplazamiento de los “auténticos dueños de las tierras”. Dice también que Ferreyra buscaba en forma constante mejoras e innovaciones, como por ejemplo el uso de la iluminación artificial que ya había empezado a utilizar en “La Muchacha del Arrabal” con lámparas de carbón de alta intensidad que sustituía la luz solar utilizada en las salas de filmación vidriadas; en “La Gaucha” el director la vinculó a la trama y así fue que utilizó la iluminación diáfana para mostrar el carácter transparente de los paisanos y la sombría oscuri- dad para la muerte, el cafetín y la villanía. El argumento del filme fue publicado posteriormente en forma de folletín, cuya “sencillísima trama gira en torno del amor puro de una paisana y peón de estancia, ante la pretensión del hijo del estanciero de ganarse el amor de la muchacha en un oscuro panorama que finalmente se disipa”. que se estrenó el 27 de abril de 1921 en el cine Smart Palace

“LOS HIJOS DE NAIDES”

Es una película argentina muda en blanco y negro producida por el célebre empresario Federico Valle dirigida por Edmo Cominetti sobre un guion del actor italiano Nelo Cosimi -ya radicado en nuestro país- que desempeña el papel principal de Pablo Luque; acompañado por Susanne Grandals como Celia Aguirre; Alfredo Zorrilla como Pedro Aguirre y la surgente actriz Nelly Olmos; que fue estrenada el 27 de agosto de 1921 en los cines de Buenos Aires. Pablo Luque, es un joven del sur argentino que está buscando trabajo, después de que su madre ha fallecido; y deambulando llega a “Los Cardales” una floreciente estancia, cuyo dueño es Pedro Aguirre, a quien le cae bien y lo contrata. Luque en realidad es un joven de malos modales por falta de educación y roce social; pero a pesar de ello despierta la curiosidad de la joven hija del dueño del establecimiento; que lo ve muy diferente del resto de los peones. Tiempo después Pablo Luque, a quien se tenía por un muchacho tímido, apocado y un poco maleducado; demostrará el valor de su corazón y su gran coraje, cuando debe defender a su patrón ante una circunstancia adversa que podía haberle costado la vida. Según el diario “La Época”, esta película se destacó por sus cualidades técnicas y artísticas, teniendo una emocionante y organizada trama, bien dirigida con destreza y confianza. El filme alcanzó tal éxito que llegó a estrenarse en salas de la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos, lo que representó para nuestra cinematografía nacional que venía evolucionando, un logro muy importante por tratarse de un país donde el cine ya se vislumbraba como una gran industria y comenzaba a evolucionar técnica y argumentalmente con el advenimiento de emprendedores y calificados directores.

“MILONGUITA”

Es una película argentina sin sonido y en blanco y negro producida por Federico Valle y dirigida por el peruano José Bustamante y Ballivián sobre su propio guion basado en el personaje del tango del mismo nombre de Samuel Linning que se estrenó en abril de 1922 interpretada por Atilio Calandra y María Ester Lerena. ​Carlos Gardel había grabado el tango Milonguita en 1919 y gira en torno a una joven que deja su casa y su barrio para ir a un bulín del centro y vuelve desengañada. Domingo Di Nubila apunta que en la película Bustamante y Ballivián utilizó juegos de planos, acción paralela, contraluces y demás invenciones del director D. W. Griffith de quien era admirador. José Bustamante y Ballivián se radicó en Argentina y trabajó para Federico Valle y entre 1914 y 1915 instaló un laboratorio para subtitular películas extranjeras de hecho sin sonido y producía películas de propaganda comercial.

A estas últimas Bustamante y Ballivián les daba tal originalidad y valores didácticos que en algunos casos llegaron a exhibirse centenares de veces, en ocasiones reclamadas por el público. Vuelto a su país, Bustamante y Ballivián se desempeñó como director del diario El Universal de Lima ​y en las elecciones del 22 de octubre de 1939 fue elegido senador del Congreso peruano.

Contenido Relacionado